Prisión perpetua a punto de ‘estrenarse’ en Colombia

Anadolu

SE APLICARÍA A AUTORES DEL CRIMEN DE DOS NIÑOS EN VALLEDUPAR

 

Los autores materiales del crimen de dos niños de 13 y 15 años de edad, hermanos entre sí, en zona rural de Valledupar, cuando intentaron evitar el abuso sexual a su mamá, no solo conmocionó al país sino que activó las alarmas de la Fiscalía General de la Nación que le pedirá a un juez ‘estrenar’ la cadena perpetua con los dos agresores.

Los hechos ocurrieron el pasado 25 de julio hacia las 8:00 p.m. en la finca Villa Cielo, ubicada en la vereda Camperucho, del corregimiento de Caracolí, zona rural de Valledupar, capital del departamento del Cesar, hasta donde llegaron Luis David Pérez Pertuz, alias ‘Lucho Rabo’ y Deibis Rapalino García, quienes de acuerdo con la investigación ingresaron al predio de manera violenta, al parecer, preguntando por uno de los residentes de la finca.

Al no encontrar a la persona que buscaban arremetieron contra dos mujeres que se encontraban en el sitio a quienes golpearon en varias oportunidades.

Además, habrían intentado abusar de una de ellas, madre de los menores, por lo que los dos adolescentes intervinieron para evitarlo. Fue cuando los dos procesados atacaron a los menores con arma blanca causándoles la muerte.

La Fiscalía informó que Pérez Pertuz, de 20 años, fue capturado en flagrancia por agentes de la Policía Nacional quienes llegaron al lugar gracias al aviso de los vecinos. Mientras que García fue detenido por las autoridades en una casa del municipio de San Diego (Cesar), el pasado 27 de julio.

En la presentación de los dos sujetos ante el juez Séptimo Penal con función de control de Garantías de Valledupar los dos detenidos aceptaron los cargos imputados por la Fiscalía General: homicidio agravado.

Trascendió que en las audiencias preliminares uno de los capturados confesó que el adolescente de 15 años de edad recibió varias heridas con arma blanca en el cuello, y el otro menor en el pecho.



Cadena perpetua

El fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado, destacó la celeridad con que sus funcionarios del Grupo de Trabajo Nacional de Violencia de Género que afectan a mujeres, niños, niñas y adolescentes

resolvieron este caso.

Desde la Plaza Alfonso López, de Valledupar, el funcionario aseguró que “la Fiscalía esclareció este hecho de forma rápida”, y advirtió: “Este es el primer caso en Colombia en donde se aplica la ley de cadena perpetua para asesinos y abusadores de niños, niñas y adolescentes”.

De ser así, con Pérez Pertuz y García se estrenaría la Ley 2098 del 6 de julio de 2021 promulgada por el presidente Iván Duque el pasado 6 de julio, que reglamenta el acto legislativo 01 de 2020 que modificó el artículo 34 de la Constitución Nacional que endureció con prisión perpetua el abuso y crimen de menores de edad.

Por ello, todos los hechos ocurridos a partir de ese día y que se enmarquen en los alcances de esta ley, pueden ser cobijador con la norma.

Es distinto al caso de Ismael Darío Lopera, alias ‘Manolo’, el hombre señalado de supuestamente abusar de 22 niños en un jardín infantil de Medellín, a quien no se le aplicará esta drástica sanción porque los hechos ocurrieron con anterioridad a la expedición de la ley reglamentaria.

Sin embargo, un experto consultado por EL NUEVO SIGLO explicó que aunque la Ley 2098 del 6 de julio de 2021 está en revisión por parte de la Corte Constitucional, sus alcances se podrán aplicar mientras el alto tribunal no falle en contrario.

Pero, dice la fuente, en caso de que la Corte declare inexequible la ley, “como los dos acusados aceptaron cargos, lo que podrán hacer es pedir que se les aplique la norma que más los favorezca y que esté vigente antes de la expedición de esa ley”.



Alcances de la ley

Si bien la cadena perpetua es considerada un castigo ejemplar y aplicable en casos excepcionales para proteger a la niñez de posibles agresiones contra su vida y su integridad sexual, también tiene detractores que consideran que en la legislación ordinaria existen suficientes normas para castigar estos hechos punibles.

No obstante, el Acto Legislativo 01 de 2020 modificó el artículo 34 de la Constitución Nacional que impedía la cadena perpetua en Colombia. Pero faltaba la ley reglamentaria.

La norma llegó al Congreso en marzo pasado con mensaje de urgencia por el ministro de Justicia, Wilson Ruiz, y aprobada a mediados de junio pasado por el Congreso de la República.

La norma establece la cadena perpetua para crímenes atroces contra niños, niñas y adolescentes, por ejemplo, asesinatos y abuso sexual.

Sin embargo, determina que la pena podrá ser revisada por un juez en un plazo no menor de 25 años para evaluar la resocialización del condenado. Pero, la pena final no puede ser menor –en caso de descuento por resocialización- a los 50 años efectivos de cárcel, o de 60 años cuando se trate de un concierto de delitos.

En caso de que esa revisión sea negada, solo podrá solicitarse una nueva revisión diez años después. Pero no admite ningún tipo de acuerdos o negociaciones entre el aparato judicial y el imputado o condenado.

Obviamente, como toda legislación penal, la norma no es retroactiva, y mucho cuando se trata de imponer una sanción más drástica.

El articulado incluye la imprescriptibilidad de la acción penal cuando se trate de delitos contra la libertad, integridad y formación sexual, incesto y homicidio agravado, contra niños, niñas y adolescentes.

Tampoco, dice la Ley, se aplicará la pena de prisión perpetua revisable a menores de 18 años y se elimina la posibilidad de libertad condicional para aquellos que se les haya impuesto la pena de prisión perpetua revisable.

Los autores de esta norma, que lleva el nombre de la fallecida senadora Gilma Jiménez, quien intentó en varias ocasiones sacarla adelante, pretende advertirles a los abusadores y asesinados de niños que les espera el resto de vida en prisión, a pesar de que este tipo de crímenes se siguen presentando.

Solo durante 2020, de acuerdo con el Instituto Nacional de Medicina Legal, se registraron 18.043 casos de delitos sexuales, de los cuales 15.359 fueron contra niñas, niños y adolescentes entre 0 y 17 años (85,1% del total de agresiones sexuales denunciadas).

Además, la entidad reveló que el año pasado fueron asesinados 579 menores de edad fueron asesinados, 56 de ellas con edad entre 0 y 4 años.

Incluso, el informe ‘Forensis’, de Medicina Legal, estableció que los abusadores y asesinos de niños pequeños (entre 0 y 12 años) están en la propia familia.