Off the record

Foto archivo Anadolu

Más presión de EU

Un experimentado exdiplomático colombiano le dijo a varios periodistas que si algo había quedado claro esta semana, tanto por el discurso del “estado de la nación” del presidente estadounidense Donald Trump ante el Congreso el martes pasado, como en la forma en que resultó absuelto en el juicio político que terminó el miércoles en el Senado, es que las posibilidades de reelección del titular de la Casa Blanca cada día con más altas. “… Esa lectura la tiene que saber hacer la Cancillería, el presidente Duque y quien sea designado como nuevo embajador de Colombia en Estados Unidos… En la medida en que el gobierno Trump aumente su percepción de que podrá continuar por cuatro años más, es posible que la Casa Blanca y el propio Departamento de Estado aumenten la presión al gobierno Duque sobre los resultados antidroga, más aún porque la política de mano dura le está dando mucho resultado a la Casa Blanca ante la opinión pública norteamericana, que es la misma masa votante clave para las elecciones de noviembre”, precisó.

 

No descuidarse

La misma fuente agregó que la bancada Demócrata no se “puede descuidar” porque no solo manejan varios comités clave en la Cámara de Representantes, en donde ese partido es la mayoría, sino que además tienen una alta capacidad de influencia e interacción con un sector importante de la  prensa y ONG de primer nivel. Lo cierto es que, por el momento, se continúa insistiendo en que a la embajada en Washington iría el excanciller Guillermo Fernández de Soto, hoy en la ONU. Pero en los corrillos políticos se continúa ampliando el sonajero, incluyendo nombres de hoy ministros que podrían salir en medio del remezón que se está adelantando en la Casa de Nariño.

 

Campanazo hídrico (I)

Si bien no hay por el momento ninguna señal de alerta en torno al nivel de los embalses en Colombia, es claro que el intenso verano está prendiendo las alarmas, sobre todo en el centro del país por las intensas heladas y bajas temperaturas durante las madrugadas y el calor en horas del día. Por ejemplo, la CAR indicó al comienzo de la semana que en enero el acumulado de las lluvias fue deficitario en la jurisdicción de esta corporación regional, que abarca a Cundinamarca y Boyacá, alcanzando solo el 35% de lo que cae normalmente en el mes de año. Es decir, recalcó la CAR, hubo un déficit del 65%, agregando que de manera notable las bajas precipitaciones incidieron en la zona occidental donde, en condiciones normales, se presentan aguaceros habituales por esta época. Las reservas hídricas reguladas mediante embalses están de la siguiente manera: Embalse Agregado Norte: 43% de su capacidad total (Neusa 60%, Tominé 38% y Sisga 53%); Sistema Chingaza: 60% de su capacidad total (Chuza 50%, San Rafael 93%); La laguna de Fúquene se encuentra bastante baja (nivel de 1,08 metros, equivalente a 2538,80 metros sobre el nivel del mar).

 

Campanazo hídrico (II)

La CAR, eso sí, fue clara en puntualizar que por la operación, manejo y regulación hídrica de los embalses (Agregado Norte), los municipios de la sabana de Bogotá y la capital del país no sufren por desabastecimiento, garantizando de esta manera la óptima distribución de agua a los habitantes de estas zonas. Además de ello febrero se caracteriza por ser un mes seco, especialmente en la zona central y oriental. Sin embargo, la corporación advirtió que al tratarse de la fase final de la temporada seca, es la época en que se registra la oferta hídrica más baja en la mayoría de las cuencas por la acumulación de las bajas precipitaciones y altas demandas de agua.