UE prohíbe importación de bienes procedentes de la deforestación

AFP

La Unión Europea (UE) firmó un acuerdo pionero que prohibirá importar productos que hayan contribuido a la deforestación, como el cacao, el café o la soja en ciertas regiones, en vísperas de la COP15 de la biodiversidad en Canadá.

El convenio atañe a otros productos como el aceite de palma, la madera, la carne bovina y el caucho, además de varios derivados como el cuero, el chocolate, los muebles, el papel y el carbón vegetal, según el texto elaborado tras largas negociaciones entre el Parlamento Europeo y los 27 Estados miembros de la UE.

"¡Se trata de una primicia mundial! Es el café del desayuno, el chocolate que comemos, el carbón de los asados, el papel de nuestros libros. Es radical", celebró Pascal Canfin, presidente de la comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo.

Con la COP15 de biodiversidad a las puertas, que se celebra en Montreal desde hoy y hasta el 19 de diciembre, la decisión de la Unión "no solo cambia las reglas del juego del consumo europeo, sino que incita enormemente a los otros países a cambiar sus prácticas", comentó Anke Schulmeister-Oldenhove, de la oenegé Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

La UE es responsable del 16 % de la deforestación mundial a través de sus importaciones (sobre todo de soja y de aceite de palma, según cifras de 2017), y es el segundo mayor destructor de bosques tropicales detrás de China, según WWF.


Le puede interesar: Pocos avances y muchas tensiones por plan verde entre EEUU y UE


La importación de productos a la UE se prohibirá si estos proceden de tierras deforestadas después de diciembre de 2020. Las empresas importadoras, responsables de su cadena de suministro, deberán probar la trazabilidad mediante datos de geolocalización de los cultivos y fotos satelitales.

La presión judicial y social se hace sentir cada vez con más fuerza en Europa frente a los desafíos del cambio climático y la degradación ambiental.

En la mira de muchas acciones se hallan los productos procedentes de la selva amazónica, donde la deforestación, en la parte brasileña, tuvo un avance de 60 % durante el mandato del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro.

El texto aprobado fue propuesto en noviembre de 2021 por la Comisión Europea (Ejecutivo de la UE) y asumido en términos generales por los Estados miembros.