Pocos avances y muchas tensiones por plan verde entre EEUU y UE

Foto cortesía

Representantes de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) se para discutir sobre comercio y tecnología, en un encuentro donde los subsidios estadounidenses para su industria ecológica y que Europa considera anticompetitivos, estuvieron en el centro del debate y las tensiones.

Los delegaciones tocaron temas como las consecuencias de la invasión rusa a Ucrania y preguntas sobre la coerción económica, pero durante una reunión del Consejo de Comercio y Tecnología de Estados Unidos y la UE, celebrada en las afueras de Washington, todos los ojos estuvieron puestos en la histórica Ley de Reducción de la Inflación (IRA, por su nombre en inglés). 

La ley, diseñada para acelerar la transición de Estados Unidos a una economía baja en carbono, contiene alrededor de 370.000 millones de dólares en subsidios para energía verde, así como recortes de impuestos para baterías y automóviles eléctricos fabricados en Estados Unidos.

Los países de la UE han criticado la IRA, viéndola como una amenaza para los empleos europeos, especialmente en los sectores de energía y automóviles.

Las conversaciones del lunes, las terceras de su tipo, son parte de un impulso "para hacer crecer la relación comercial y de inversión bilateral", según un comunicado del Consejo de Seguridad Nacional.

Ambas partes evaluaron la labor de un grupo de trabajo dedicado a la IRA y señalaron "progresos preliminares logrados", dijo un comunicado conjunto publicado el lunes. "Reconocemos las preocupaciones de la UE y subrayamos nuestro compromiso de abordarlas de manera constructiva", agregó.

"Una respuesta más sólida" 

"Claramente, están tratando de exponer nuestras preocupaciones de una manera no conflictiva", dijo el lunes a los periodistas un funcionario europeo involucrado en las conversaciones. 

"Se marcó como una disputa, obviamente, a la que creo que todavía estamos esperando una respuesta más sólida", agregó. 

Cuando se le preguntó sobre los "ajustes" mencionados recientemente por el presidente estadounidense, Joe Biden, para que las empresas europeas no sean tratadas injustamente, el funcionario dijo que "la evaluación es que esto será extremadamente difícil". 

Pero ambas partes llegaron a un acuerdo sobre una serie de otros temas, incluido un sistema de intercambio de información sobre el apoyo público al sector de los semiconductores para aumentar la transparencia. 

También lanzaron una "iniciativa transatlántica sobre comercio sostenible" con el objetivo de descarbonizar las industrias que consumen mucha energía y ayudar con la transición hacia economías más circulares, agrega el comunicado.



No dan suficiente espacio 

El comisionado de Mercado Interno de la UE, Thierry Breton, decidió no participar en las reuniones, informó su oficina, al entender que ya no dan suficiente espacio a los temas que preocupan a muchos ministros de industria y empresas europeas. 

El mes pasado, Breton amenazó con apelar a la Organización Mundial del Comercio y considerar "medidas de represalia" si Estados Unidos no revertía sus subsidios. 

El plan también fue tema de discusiones entre el presidente Biden y su homólogo francés, Emmanuel Macron, en una visita de Estado la semana pasada. 

Biden dijo que ambas partes acordaron discutir pasos prácticos para coordinar y alinear sus enfoques, aunque agregó que no se disculparía por el acto, que nunca tuvo la intención de perjudicar a los aliados de Estados Unidos. 

El Consejo de Comercio y Tecnología está copresidido por el Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, la Secretaria de Comercio, Gina Raimondo, y la Representante Comercial, Katherine Tai, así como los Vicepresidentes Ejecutivos de la Comisión Europea, Margrethe Vestager y Valdis Dombrovskis.