“8 donaciones de órganos por cada millón de habitantes es cifra lamentable”

Foto cortesía

El representante Gabriel Santos explicó que un donante tiene la capacidad de salvar o mejorarles la vida a 55 personas

 

EL NUEVO SIGLO: ¿De qué trata este proyecto?

GABRIEL SANTOS: El proyecto contempla actualizar y modernizar la legislación en Colombia sobre donación con unas cuantas innovaciones.

Por ejemplo, crear una organización que sea rectora en materia de política pública, que tenga autonomía presupuestal y administrativa para unificar y legislar en razón a la donación.

Incluir, además, unos módulos obligatorios en todas las universidades e institutos que gradúen médicos y enfermeras para que tengan los elementos básicos de identificación de los posibles donantes.

Ampliar criterios para aumentar el universo de donación. Por ejemplo, a la parada cardiaca o asistolia que muchos médicos requieren esa certeza legal para realizar esos procedimientos.

Y unos temas más específicos que nos pueden llevar a aumentar la tasa de donación por millón de habitantes en Colombia. Hoy en día con ocho por millón es absolutamente lamentable.

ENS: Dicen que Colombia tiene buena legislación frente a donación de órganos, pero que no existe legislación para transportar los órganos de las regiones, ¿esta ley tiene alguna innovación al respecto?

GS: Sí, esto tiene unas especificidades en cuanto al transporte de órganos. Lo más importante es que cuando se cree esta entidad va a ser la responsable de normativizar estos temas.

Hoy en día no se tiene certeza si son las autoridades nacionales o locales en materia de salud o transporte las que dan las habilitaciones y eso termina por tener elementos de transporte sin habilitaciones o que se transporten los órganos por medios de alguna forma piratas.

Aquí damos una claridad en la regulación: quién puede, quién no y sobre todo cómo. Y por supuesto, unas exenciones al Código Nacional de Tránsito para que se haga de la manera más rápida posible.

ENS: Luego de la aprobación de la ley, ¿quién será el encargado de transportar esos órganos?

GS: De manera principal la Organización Nacional de Donación, Ablación e Implante de Órganos será la que decida quién da la habilitación, pero como norma genérica deberán ser las autoridades nacionales de transporte las que habiliten a quienes quieran transportar órganos.

ENS: ¿Esta ley genera gasto fiscal?

GS: Por supuesto, porque contempla la creación de una entidad, pero están contemplados los recursos para financiarla: recursos exógenos al Presupuesto General de la Nación, que pasan por una sobretasa de cerca del 3% a los cigarrillos para financiar la publicidad, funcionamiento e inversión de esta nueva entidad.

ENS: ¿Qué han dicho los ministerios de Hacienda y de Salud frente a esta iniciativa?

GS: El Ministerio de Hacienda está estudiando la especificidad de los costos de creación de la entidad. Con ellos redactamos la propuesta. Esperamos un visto positivo. El Ministerio de Salud también está en esas consultas para crear el organigrama de esa entidad.

ENS: ¿Si los ministerios dicen que no, seguirá adelantando la iniciativa?

GS: Esta iniciativa requiere un aval del Gobierno porque se trata de crear una nueva entidad, algo que no se puede hacer sin el aval del Gobierno, pero nosotros no contemplamos la posibilidad de que el Gobierno se oponga. Este proyecto es bueno. Sabemos que el presidente Duque es una persona joven, en favor de la donación, y esperamos que él y los ministros nos acompañen, y que sea él quien inaugure antes de 2022 la nueva Organización Nacional de Donación, Ablación e Implante de Órganos.

ENS: A parte que solo ocho de cada millón de habitantes donan órganos, ¿cómo está la donación en el país?

GS: Esa cifra es lamentable. En el mundo el mejor caso de donación lo tiene España, con cerca de 48; pero en el continente países que crearon su organización lograron aumentar esta taza de manera muy rápida. Por ejemplo, Argentina. Y eso esperamos que se logre. Con esa cifra estamos muy por debajo del promedio de América Latina y por supuesto muy por debajo del promedio mundial.

También es importante decir que un donante tiene la capacidad de salvar o mejorarles la vida a 55 personas por medio de la donación de órganos y tejidos.