Consejos para combatir la temida retención de líquidos

Foto Europa Press

La temida retención de líquidos trae algunas consecuencias que, pese a no ser graves, generan problemas en nuestro día a día. Mala circulación, hinchazón del abdomen, bolsas bajo los ojos, celulitis y, hasta para eso tenemos mala suerte, afecta sobre todo a las mujeres.

Sin embargo, gracias a la farmacéutica Rocío Escalante, experta en nutrición, hoy traemos unos cuantos consejos que ayudarán a combatir este molesto inconveniente que afecta a muchas más personas de las que nos imaginamos.

Las principales causas de la retención de líquidos son una mala alimentación que suele ser rica en sal, los cambios hormonales, como la menstruación, la menopausia y el embarazo, llevar una vida sedentaria o el consumo de ciertos fármacos, como los anticonceptivos, además de algunas enfermedades derivadas del corazón, hígado, riñones o tiroides.

Las claves para combatir esta temida retención de líquidos son más fáciles de lo que en realidad se cree. ¡A tomar nota y empezar a ponerlas en práctica!

- Moverse a diario: lo ideal es realizar algún deporte, pero también se puede caminar o subir escaleras. Además, se debe incentivar el movimiento siempre que sea posible, así como adecuar la intensidad del ejercicio a cada forma física. Si el trabajo es sentado, es importante levantarse cada hora.

- Hidratarse bien: aunque pueda parecer contradictorio, para luchar contra la retención de líquidos hay que beber abundante agua. Hay que acostumbrarse a tener siempre a mano una botella para ir bebiendo. Además, es aconsejable tomar infusiones diuréticas y que favorezcan la eliminación de líquidos, como la de cola de caballo, hinojo, diente de león, ortiga, té verde, entre otras.

- Evitar el uso de ropa y calzado muy ajustados, elevar las piernas si se pasa muchas horas sentada o acostada.

- Llevar una dieta equilibrada: hay que reducir el consumo de sal, así como de alimentos que la contienen como embutidos, quesos grasos, ahumados, comidas preparadas y precocinadas.

Tampoco conviene ingerir mucho azúcar, a la vez que se deberá evitar el consumo de bebidas con gas y alcohol. Al contrario, se deben incluir alimentos ricos en potasio, como aguacate, plátano, papaya, espinacas, acelgas, tomates y  patatas, que contrarrestan el nivel de sodio del organismo, y mantienen el equilibrio de líquidos.

Y no se deben olvidar los alimentos diuréticos, que le ayudarán a eliminar líquidos, como piña, puerros, apio, pepino, espárragos, calabacín, alcachofa, melón, sandía, pera, entre otros.