Ecuador abre investigación a Correa por Odebrecht

Foto Anadolu.

La Fiscalía de Ecuador abrió una investigación al expresidente Rafael Correa, siete exfuncionarios de su gobierno y la constructora Odebrecht por el crimen de delincuencia organizada.

Entre los exfuncionarios que serán investigados esta el exvicepresidente Jorge Glas, quien fue condenado a seis años de cárcel por el delito de asociación ilícita en el caso Odebrecht y cumple su sentencia en una cárcel de Quito.

También serán investigados Alexis Mera, secretario jurídico de la Presidencia; José Serrano, exministro del Interior; los exfiscales generales Carlos Baca y Galo Chiriboga; el excontralor Carlos Pólit y el exprocurador Diego García.

El ministerio público inició la indagatoria como respuesta a una denuncia presentada por el exasambleísta César Montúfar, el pasado marzo pidiendo a la justicia ecuatoriana investigar la trama de sobornos liderada por la constructora brasilera Odebrecht, en la que pagaba millonarios sobornos a funcionarios del Estado a cambio de que le otorgaran obras públicas.

Le puede interesar: El chavismo y sus dislates sobre la migración.

El abogado de Jorge Glas, Eduardo Franco, rechazó la investigación a través de un mensaje publicado en Twitter. “Las infamias y arbitrariedades siguen. (La) Fiscalía utilizada como trampolín político y persecución injusta contra Rafael Correa y Jorge Glas”, afirmó el abogado en un trino. “En un Estado auténtico de Derecho esto no pasaría, pero todo esto deleznable y abusivo tendrá su fin. ¡A resistir estoicamente esta conjura!”, añadió.

Después de conocer la investigación, Correa convocó a una protesta contra el gobierno del presidente Lenín Moreno. La manifestación se realizará el próximo jueves en Quito y otras ciudades del país. Diversos políticos y sectores sociales se sumaron a la convocatoria.

La constructora brasilera Odebrecht es acusada de entregar USD 788 millones a funcionarios gubernamentales de diferentes países a cambio de obras públicas. Información del Departamento de Justicia de Estados Unidos afirma que la red de sobornos ha salpicado a unos 12 países, 10 de ellos en Latinoamérica. La constructora aceptó las acusaciones y colabora con la justicia en el esclarecimiento de las redes de corrupción.