Comentarios de Biden sobre Taiwán “vulneran compromisos”

Foto cancillería de China

China fustigó las afirmaciones del presidente estadounidense, Joe Biden, según las cuales Estados Unidos defendería Taiwán en caso de intervención china, y las consideró una "grave vulneración" de las promesas diplomáticas de Washington.

"Es una grave vulneración del compromiso importante de Estados Unidos a no apoyar la independencia de Taiwán. Esto envía una mala señal, grave, (de apoyo) a las fuerzas separatistas de Taiwán", lamentó Mao Ning, una portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores.

En una entrevista el domingo, preguntado sobre si las tropas estadounidenses defenderían a Taiwán, Biden dijo que "sí", en caso de "un ataque sin precedentes".

Washington rompió las relaciones diplomáticas con Taiwán en 1979, pasando a reconocer a Pekín como único representante de China, que luego se convirtió en un importante socio comercial. Pero al mismo tiempo, Estados Unidos mantuvo un papel decisivo, aunque a veces delicado, en el apoyo a Taiwán.

"Estamos dispuestos a hacer los mayores y sinceros esfuerzos para ir hacia la perspectiva de una reunificación pacífica", dijo ayer Mao pero insistió en que “nunca toleraremos ninguna actividad que busque dividir el país, y nos reservamos la opción de tomar todas las medidas necesarias", agregó.

Las relaciones entre Pekín y Washington están cada vez más tensas, especialmente tras la visita a Taiwán de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y aliada clave de Biden.

China vio su visita como una escalada y reaccionó organizando ejercicios militares intimidatorios por mar y aire en torno a Taiwán.

El presidente Biden señaló que las fuerzas estadounidenses defenderían a Taiwán de una invasión china, mientras que la Casa Blanca dijo que la política de Washington no había cambiado.

No es la primera vez que Biden dice que las fuerzas estadounidenses participarían en una eventual guerra entre China y Taiwán, y la Casa Blanca parece dar un paso atrás en sus comentarios. La vez anterior fue en mayo durante una visita a Japón.



En un movimiento reciente, un comité del Senado estadounidense dio el primer paso hacia el cambio de la política actual, al tratar de asignar directamente 4.500 millones de dólares en ayuda militar durante cuatro años para Taiwán, en lugar de limitarse a seguir vendiendo armas a la isla, tal cual lo obliga una ley anterior para garantizar su autodefensa frente a las fuerzas armadas de Pekín que son mucho más grandes.

Empero Washington mantiene lo que se llama oficialmente "ambigüedad estratégica" sobre si intervendría militarmente.

Esa política está concebida tanto para evitar una invasión china como para disuadir a Taiwán de provocar a Pekín declarándose independiente.

Cuando se le preguntó si la última declaración de Biden significaba un cambio en esa ambigüedad estratégica, un portavoz de la Casa Blanca dijo: "El presidente ha dicho esto antes, incluso en Tokio a principios de año. También dejó claro entonces que nuestra política hacia Taiwán no ha cambiado. Eso sigue siendo cierto".

Tras su afirmación en Tokio de que "sí" participarían fuerzas estadounidenses, a Biden se le preguntó posteriormente si el concepto de ambigüedad estratégica había muerto y respondió que "no"./AFP