Ecopetrol pagó $14,2 billones y ya es dueño del 51,4 % de ISA

Foto AFP

Con un solo pago de $14,23 billones, la compañía Ecopetrol informó que cerró la compra por el 51,4% de las acciones de ISA. Esta transacción entre entidades públicas, pero con accionistas privados, se convierte en un récord en el país por la rapidez de su operación que se desarrolló prácticamente en seis meses.

La empresa informó que se cumplieron satisfactoriamente las condiciones de cierre del contrato interadministrativo firmado el pasado 11 de agosto con el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, para la adquisición de 569.472.561 acciones de Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) y que representan el 100% de propiedad del ministerio en dicha sociedad.

El cierre de la transacción tuvo lugar con el pago por parte de Ecopetrol al ministerio del precio acordado por la totalidad de las acciones, a razón de $25.000 por unidad.

Dicho pago se realizó en su equivalente en dólares de los Estados Unidos por un monto de US$3.672 millones, utilizando la tasa representativa del mercado vigente en la fecha de cierre de la transacción de $3.876.08 por dólar.

El cierre también se protocolizó con la transferencia de las acciones a Ecopetrol, como su nuevo titular, mediante la respectiva anotación en el libro de accionistas de ISA por parte del Depósito Centralizado de Valores de Colombia S.A.

“El cierre de la adquisición de la participación en ISA marca un hito en el desarrollo de la estrategia de transición energética del Grupo Ecopetrol, que busca maximizar la vida y valor del portafolio de hidrocarburos, mientras se avanza en la descarbonización y diversificación hacia negocios de bajas emisiones”, indicó Ecopetrol.

Crédito

Como la empresa había establecido con anterioridad, se había asegurado un crédito US$4.000 millones, casi $15,4 billones, luego de que el Minhacienda le hubiera dado el aval para contratar un crédito externo con la banca internacional por esa suma.

La petrolera señaló que “el contrato de crédito será suscrito entre Ecopetrol y Banco Santander S.A., Citibank N.A., JPMorgan Chase Bank, N.A. y The Bank of Nova Scotia, cada uno con una participación del 25% de la facilidad”.



De acuerdo a lo conocido, las condiciones de la financiación son: “el pago de capital 100% al vencimiento en un plazo de 2 años, a partir de la fecha de suscripción del contrato; una tasa de interés de Libor US$3M + 80 puntos básicos; y una comisión inicial agregada de 30 puntos básicos”.

Según lo establecido por el Gobierno, el Ministerio de Hacienda emitió el permiso a través de una resolución, en la que se plantea que Ecopetrol ha cumplido con los trámites y aprobaciones tanto internas como externas requeridas para celebración del contrato del crédito.

A su vez, Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol, dijo que ISA y la petrolera crecerán de manera conjunta: “Esta operación no solo será transformacional en el contexto de la política de transición energética, sino que también despejará el camino para que las dos compañías líderes crezcan de manera conjunta”.

Expectativas

En este mismo sentido, la agencia calificadora Standard and Poor’s (S&P) aseguró que las condiciones del cierre de la compra se mantienen en línea con las expectativas que la entidad había lanzado con anterioridad.

“En nuestra opinión, pro forma a la transacción, el apalancamiento ajustado de Ecopetrol aumentará temporalmente a alrededor de 2.3x (veces), que está por encima de nuestro detonador para una potencial baja de calificación de 2.0x. Sin embargo, esperamos que la compañía regrese los indicadores de apalancamiento a un nivel consistente con nuestra evaluación actual de su perfil crediticio individual, dentro de los próximos 12 a 18 meses”, expuso la calificadora de riesgo.

Esto, principalmente, como resultado de las sinergias esperadas, precios favorables del petróleo, sólidos resultados operativos y financieros, así como la oferta de capital esperada.

La agencia considera que esta transacción generará un proceso de transformación para Ecopetrol, esto porque logrará diversificar sus operaciones en un segmento de transmisión regulado y más previsible.