REVELA ENCUESTA DE LA OCDE PARA UNICEF
Colombia entre los países del mundo donde menos se estudia

Foto Mineducacion

Según una reciente encuesta realizada por OCDE para Unicef, los países desarrollados fueron lo que menos cerraron los colegios y las escuelas, en promedio 53 días y fueron los que le dieron mayor relevancia al acceso a la educación para los habitantes de sus países. En las naciones de ingreso medio y bajo, entre los que se encuentra Colombia, el tiempo con los colegios cerrados fue de 115 días y el promedio mundial en 2020 fue de 79 días de cierre. Es de anotar que se cuentan días lectivos, es decir de lunes a viernes, y sin contar festivos.

En Colombia fueron 173 días hábiles cerrados y fueron afectados más de 10 millones de estudiantes, la mayoría de colegios públicos. Casi cinco millones de estudiantes de secundaria, otros cuatro millones de primaria y millón trecientos de pre escolar. Sin contar con vacaciones y días festivos, los dos países miembros de la OCDE con mayor tiempo con las escuelas y colegios cerrados fueron Costa Rica y Colombia. Y entre los diez países con más tiempo con los colegios cerrados estuvieron México, Brasil, Argentina y Perú, es decir Latinoamérica es la región donde más tiempo han estado los colegios cerrados, esa situación aumenta la brecha con los países ricos y de mejores ingresos. Por otra parte, se ven amenazados los objetivos de la educación propuestos en la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

Por otra parte, la OCDE expresa que el reingreso o retorno puede crear desigualdades en el aprendizaje de los que no quieren o pueden regresar a las aulas y que eso va a aumentar el rezago y las diferencias entre los que pueden estudiar y los que no.

Para completar la situación crítica, es que los países que más tiempo tuvieron los colegios cerrados son los que tiene los peores resultados en la prueba Pisa, que además de Colombia, son Costa Rica, Brasil, México y Argentina también países como Turquía, Eslovaquia, Italia, Rusia, Lituania, Israel y Chile. De ese modo, la crisis del Covid-19 amplificó las desigualdades educativas y las brechas de desempeño entre países.

Los estados que tuvieron menos tiempo los colegios cerrados fueron Estonia, Irlanda, Nueva Zelanda, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia, Corea del Sur, Inglaterra, Portugal y los Países Bajos, varios de ellos entre los 10 mejores del mundo en los resultados de la Prueba Pisa.

De igual forma, países como Bélgica y España, también tuvieron pocos días las escuelas cerradas en su totalidad, sólo lo hicieron en los momentos de los picos más altos, pero al igual que otras áreas estratégicas se mantuvo la importancia de mantener las instituciones educativas abiertas.



Según la encuesta, el 71% los profesores colombianos manifestaron que ya habían desarrollado estrategias digitales antes de la pandemia y que eso permitió que se pudiera desarrollar varias de las actividades remotas. De igual forma, el 78% de los profesores colombianos expresaron que en su formación profesional desarrollaron competencias TIC para el desarrollo de sus clases. En ambos casos lo que expresan los profesores nacionales es superior al promedio mundial, donde en el primero es de 56% y 67% respectivamente.

Respecto al acceso a los materiales tecnológicos de nuevo se evidencia la brecha entre Colombia y el mundo. El 62% de los estudiantes manifestaron poder tener un computador o aparato electrónico para hacer las clases, mientras que el promedio mundial es del 89%. Cuando la encuesta se centra en el cuartil de la población con menos recursos, solo el 23% de los estudiantes tienen acceso a una computadora, mientras que el promedio de la OCDE se encuentra en el 78%. Respecto a los estudiantes que afirman poder contar con un espacio silencioso para estudiar, el 75% de los estudiantes colombianos afirman tenerlo frente al 91% del promedio mundial.

En síntesis, la situación de Colombia se hace compleja desde tres aspectos. El primero, ser uno de los países del mundo con mayor tiempo de las escuelas cerradas y a la vez de uno de los que no tienen acceso a computadores o internet un porcentaje importante de los estudiantes. Eso sumado a la ausencia de materiales educativos de calidad.

De nuevo, el estudio deja en evidencia que la situación de país abre más las brechas y además que la calidad de la educación se pierde cada vez más. Un panorama que se pone oscuro cuando al quedar un año para el fin del gobierno, la calidad no se encuentra en la agenda del Ministerio de Educación y en la última rendición de cuentas, ni siquiera existe el concepto de calidad y de educación digna como prioridad.

*Especialista en Educación