Contracción económica de EU fue menos aguda de la prevista

Freepik.

La economía de Estados Unidos (EU) registró una contracción en el segundo trimestre del año por los efectos de la pandemia en el consumo y en las empresas. El Departamento de Comercio informó que en el segundo trimestre la contracción fue de 32,9%, sin embargo estas cifras son más alentadoras que las previsiones de los analistas y que el FMI emitieron y que coincidían en anticipar que la contracción sería de más del 35%.

El Departamento de Comercio indicó que "la caída del producto interior bruto (PIB) refleja la respuesta al Covid-19, que implicó medidas de confinamiento entre marzo y abril, que fueron parcialmente compensadas por la reapertura de una parte de la actividad en algunas regiones del país en mayo y junio".

El presidente Donald Trump sostuvo que gracias a sus medidas, se experimentará una recuperación acelerada de la economía en los últimos trimestres.

Estas cifras muestran el crecimiento anualizado por lo que no son comparables con los indicadores que usan otras economías avanzadas, que comparan un trimestre con el mismo periodo del año anterior.

En el primer trimestre, el PIB de la primera economía del mundo se había contraído un 5% por el efecto de las primeras medidas de confinamiento impuestas a mediados de marzo.

Con respecto al segundo trimestre de 2019, la caída es de 9,5%, un desempeño comparable con las de los países europeos que también fueron golpeados con fuerza por la crisis sanitaria y económica.

La contracción se debe en gran medida a la caída del gasto en consumo, que es el principal motor del PIB y que cayó en el segundo trimestre.

En tanto, el Departamento de Trabajo publicó que a pesar de que se han creado empleos, continúan los despidos.

Los datos muestran un mercado laboral en modo de "estancamiento", Jared Bernstein, experto del Center on Budget and Policy Priorities.

EU registró un aumento de las solicitudes de ayuda por desempleo cuando los negocios comenzaron a cerrar a mediados de marzo por el confinamiento para intentar frenar la expansión del virus para el cual no hay cura. Ese mes, este indicador marcó un máximo histórico, sin embargo luego comenzó a mejorar.

Los datos dan cuenta de una situación difícil en momentos en que se negocia en el Congreso sobre un nuevo plan de ayuda para estimular la economía, a pocas horas que expire la entrega de un monto de 600 dólares mensuales para los desempleados.

El vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de EU, Neil Bradley, calificó los indicadores como "impactantes".

Estos datos "deberían obligar al Congreso a actuar" rápido para dar más ayuda a los trabajadores y las empresas, dijo.

Por otra parte en Alemania, la mayor economía europea, el PIB de se hundió en el segundo trimestre de 2020 un 10,1% respecto de los tres meses anteriores, cuando la 'locomotora europea' había registrado ya una contracción del 2%, según la estimación preliminar publicada por la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

Destatis destacó que en el segundo trimestre del año se produjo "un desplome" de las exportaciones e importaciones de bienes y servicios, así como del gasto en consumo de los hogares y de la formación de capital en maquinaria y equipamiento por parte de las empresas. Por su parte, el gasto del Gobierno se incrementó sustancialmente durante la crisis.

En comparación con el segundo trimestre de 2019, la contracción del PIB de Alemania alcanzó un 11,7%, frente a la caída del 1,8% interanual de los tres primeros meses de 2020.

El analista de Dekabank para las economías industrializadas, Andreas Scheuerle, señaló que esta crisis se trata de una "turbo recesión", centrada en marzo y abril, con síntomas de mejoría ya evidentes a partir del mes de mayo, aunque "probablemente llevará al menos hasta el final de 2021 antes de que pueda hablarse nuevamente de normalidad".

Por su parte, el analista Oliver Rakau, de Oxford Economics, subraya que el desplome del PIB de Alemania viene a confirmar que Europa atraviesa por una recesión, aunque la contracción en el segundo trimestre no ha sido mucho mayor de lo esperado y se ha situado muy por debajo de lo que la consultora espera para otras grandes economías del euro.