¿Alza en desempleo se debe a los migrantes?

Foto archivo AFP
Todos los sectores se preguntan para dónde se fueron los 298 mil empleos perdidos en 2018. ¿Están los venezolanos cubriendo los trabajos que perdieron los colombianos?

__________

Una gran incógnita se presenta en el país luego de que el DANE diera a conocer que en enero la tasa de desempleo se disparó a 12,8% y que en un año se perdieron 298.000 puestos de trabajo. En efecto, de acuerdo al reporte, en enero de 2018 el número de desocupados era de 2.978.000 pero en el primer mes de este año se llegó a 3.177.000.

Muchos expertos consideran que gran parte de esos puestos fueron a parar a los migrantes venezolanos. Coincidencialmente y de acuerdo con cifras extraoficiales, en el país cerca de 300.000 venezolanos han conseguido empleo legal durante el último año, pero esa cifra podría triplicarse en trabajos independientes que desarrollan los migrantes como lavadores de carros.

Sin embargo, otros analistas consideran que los puestos perdidos se deben a que muchas empresas, por la situación económica, tuvieron que reducir su nómina, como sucedió con algunas constructoras y el sector agroindustrial.

Para el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, “el impacto de la migración venezolana empieza a presionar las cifras del mercado laboral”.

Monitoreo

Sobre esta situación, Mejía recomendó al Gobierno continuar monitoreando especialmente el “componente urbano”, al igual que la situación en las zonas de fronteras, teniendo en cuenta regiones como Cúcuta en Norte de Santander, que sigue teniendo la tasa más alta de desempleo en el país.

Consideró que se deben implementar “planes de choque” especialmente en estas zonas de frontera, afectadas por el impacto de la migración masiva de venezolanos a Colombia.

Controvirtió el análisis del DANE, afirmando que no se trata de un tema derivado del sector rural, “la tasa de desempleo en el trimestre móvil del sector urbano muestra que se está deteriorando el empleo”, mientras que en el sector rural el deterioro fue marginal.

Así lo explica la caída en el desempleo de áreas como en el comercio y actividades inmobiliarias.

Sin embargo, asegura que se trata de un tema estacional, teniendo en cuenta que todos los eneros la cifra se incrementa a dos dígitos, aunque sí alertó del incremento en más de un punto porcentual teniendo en cuenta enero del año inmediatamente anterior.

Reacciones

De otra parte, para las centrales obreras como la CUT, la CGT y la CTC,  la alta tasa de desempleo se debe a que el Gobierno no ha logrado dinamizar la generación de empleo, sumado al 1.200.000 migrantes venezolanos que llegaron a Colombia.

El secretario de la Confederación General del Trabajo, Percy Oyola, dijo que la tasa de desempleo se incrementó este año porque el Gobierno no ha podido dinamizar el tema de generación de empleo, como quiera que la informalidad no cede, sino por el contrario aumenta, sumado al impacto de la presencia de 1 millón 200 mil migrantes venezolanos que están en Colombia.

“Tenemos conocimiento que en algunos lugares los venezolanos están siendo contratados y desplazando trabajadores colombianos de planta. Por ejemplo un operador de servicios de telefonía en Colombia, está despidiendo trabajadores de planta y contrata de manera informal la gente que viene del vecino país”, señalo el dirigente sindical.

Por su parte para el fiscal de la Central Unitaria de Trabajadores, Fabio Arias, es una contradicción lo que se presenta en Colombia entre el crecimiento de la economía y la alta tasa de desempleo, por lo que la situación es mucho más grave que lo que dice el DANE.

“Se debe revisar el modelo económico porque si no se rectifica a tiempo las cifras de desempleo seguirán creciendo y desafortunadamente los que pagamos los platos rotos somos los trabajadores, sumado a la migración venezolana” afirmó.

Sorpresa

El presidente de la Confederación Colombiana de Trabajadores, Luis Miguel Morantes, la cifra de desempleo de enero genera sorpresa y preocupación, porque el empleo es la mejor herramienta para ponerle fin a la pobreza.

Por su parte el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dijo que el dato de desempleo es muy “insatisfactorio”, pues no está “dentro de las cifras que esperábamos, puede ser parte del choque de la migración venezolana”.

Lo anterior lo contrastó al decir que 2018 fue mejor que 2017, ya que, considera, “muestra que la economía tocó fondo y ya se está recuperando (...) el crecimiento para 2019 va a ser más alto que el 3,4%, alrededor de 3,6%”.

Además, contestó al Consejo Gremial que no se han dado cambios en la metodología. “No se han presentado ajustes para medir el desempleo. Hay evidencia del golpe que recibió la economía nacional a raíz de la migración venezolana”, dijo.

Respaldo

Asimismo el presidente de la ANDI, Bruce Mac Master, señaló que otro coletazo de la crisis venezolana es la masiva migración de sus ciudadanos, quienes en su mayoría llegan a Colombia y han desencadenado serios problemas sociales como más personas en búsqueda de empleo y mayor demanda del sistema de salud, lo que requiere millonarios recursos del Estado.

“La migración sin duda tiene un impacto en términos fiscales y de empleo. En enero las cifras mostraron la afectación en esta materia ya que tenemos una mayor población activa dispuesta a emplearse; la tasa de participación es más alta”, dijo Mac Master.

Para el presidente de la ANDI Colombia tiene una responsabilidad histórica con Venezuela, “ya que en algún momento cerca de 6 millones de colombianos estuvieron en el vecino país y aquí tenemos que actuar de igual forma pero ojalá la solución fuera que ellos recuperaran su país y el poder adquisitivo”.

Según cifras del Banco Mundial, al menos 2,3 millones de venezolanos habían abandonado su territorio hasta agosto de 2018. De esa cifra, 1,2 millones de personas se habían trasladado a Colombia.

El organismo alerta que la movilización está poniendo “presiones significativas en las instituciones”, lo que afecta la provisión de servicios, el mercado laboral y las dinámicas sociales en las áreas receptoras.

Igualmente el BID plantea que el Gobierno de Colombia debe destinar un 0,5% del Producto Interno Bruto (PIB), que equivale a 1.348 millones de dólares, para atender a los migrantes.

No obstante, el informe destaca que para lograr los resultados positivos de la migración venezolana, Colombia debe priorizar una rápida incorporación al mercado laboral al tiempo que insta a disminuir las vulnerabilidades del éxodo en un corto plazo.