"Gracias a Dios por este paso positivo": Uribe tras conocer preclusión

Foto Diana Rubiano - El Nuevo Siglo

Una solicitud de audiencia de preclusión de la investigación que se sigue contra el exsenador Álvaro Uribe Vélez será radicada este viernes por el coordinador de la Fiscalía Delegada ante la Corte Suprema de Justicia, Gabriel Ramón Jaimes Durán, de manera virtual ante el Centro de Servicios Judiciales del Sistema Penal Acusatorio de Bogotá, hacia las 10 a.m.

Tras analizar los elementos materiales probatorios, la evidencia física y la información legalmente obtenida durante el curso del proceso, según el ente acusador, "el fiscal del caso estableció que varias de las conductas por las cuales se vinculó jurídicamente a Uribe no tienen la característica de delito, y otras que sí lo son, no se le pueden atribuir como autor o participe".

Estas conclusiones responden a la aplicación de los parámetros fijados en la Ley 906 de 2004, es decir, el Sistema Penal Acusatorio y serán expuestas en diligencia pública ante el juez Penal del Circuito que disponga el sistema de reparto.

"A su vez, podrán ser controvertidas por el procesado y su defensa, el agente especial de la Procuraduría General de la Nación, y de quienes reclaman su calidad de víctimas con sus apoderados",añade el comunicado de la Fiscalía.

La investigación adelantada por el ente acusador se realizó en el marco del ordenamiento jurídico y a su vez, se actuó en cumplimiento del deber que le asiste y que está consagrado en el artículo 250 de la Constitución Política de Colombia.

Finalmente, la Fiscalía hizo un llamado a la ciudadanía a a seguir la audiencia de preclusión en la fecha que disponga la Judicatura y conocer con detalle los argumentos de la decisión, esto con el fin de formar un criterio propio "alejado de opiniones, disputas personales e intereses políticos".

Por su parte, el exsenador Uribe reaccionó al anuncio de la Fiscalía General de la Nación a través de sus redes sociales. 

Caso

El expresidente Álvaro Uribe afronta un proceso judicial que, inesperadamente, dio una vuelta de tuerca en febrero de 2018 cuando una denuncia suya de 2012 contra su homólogo del Polo Democrático, Iván Cepeda fue precluida en favor del dirigente de izquierda y, en cambio, la Corte decidió abrirle un proceso por presuntos soborno en actuación penal y fraude procesal, al expresidente.

Desde entonces, miles de folios componen el voluminoso expediente que contiene cientos de elementos entre testimonios, videos, audios y manuscritos en los cuales, a juicio de la defensa, “no existe una sola prueba” que incrimine al jefe del Centro Democrático con las conductas que le endilga el alto Tribunal.

Una de las paradojas de este proceso es que mientras la Corte decidió en un expediente de 220 folios precluir el proceso en favor del senador Cepeda, la providencia de la Sala de Instrucción solo para definir la situación jurídica de Uribe se tomó 1.554 páginas.

Por unanimidad de sus cinco magistrados -la Sala de Instrucción la componen seis magistrados pero la magistrada Cristina Lombana fue apartada del caso tras una recusación aceptada por sus compañeros-, Uribe fue cobijado con medida de aseguramiento de detención preventiva.

No obstante, el pasado 10 de octubre de 2020, la jueza 30 de garantías de Bogotá, Clara Ximena Salcedo, decretó la libertad del exsenador y expresidente Álvaro Uribe Vélez, quien cumplió más de dos meses de reclusión domiciliaria en su finca el Ubérrimo, en zona rural de Montería.

La decisión se tomó después de que la Corte Suprema perdiera competencia sobre el caso luego de que Uribe decidió renunciar a su curul en el senado, con lo que pasó a la Fiscalía y fue argumentada bajo la premisa de que no puede haber privación de la libertad sin una imputación de cargos.

Este es el comunicado de la Fiscalía: