Llamado urgente a proteger y conservar a las aves migratorias

/Foto Raúl Guáqueta-CAR

Ante la temporada de migración austral que trae a miles de aves al territorio nacional en busca de mejores condiciones climáticas y disponibilidad de alimentos, debido a los cambios de estaciones en el norte y sur de la tierra, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) y la Secretaría Distrital de Ambiente, hicieron un llamado para protegerlas y evitar su caza.

Alrededor de 275 especies llegan al país de las cuales 10 de ellas están en peligro de extinción debido a la caza ilegal por parte de los pobladores de regiones aledañas y al acecho de animales que las atacan e impiden su paso.

“Desde la CAR hacemos un llamado a la comunidad para proteger y conservar estas especies, de aves migratorias, para que las cuidemos y auxiliemos cuando estén heridas o perdidas y denunciemos ante las autoridades locales cualquier tipo de actividad que atente contra su vida”, dijo el director de la CAR, Luis Fernando Sanabria.

La Corporación explicó la importancia de estas especies en el momento en el cual pasan por Colombia pues contribuyen al desarrollo de los ecosistemas.

“Es fundamental salvaguardar a las aves migratorias porque brindan múltiples beneficios a su paso por el territorio ya que ayudan a conservar el equilibrio del ecosistema, regeneran los bosques con la dispersión de semillas, controlan a los roedores e insectos y polinizan las flores para la cosecha de sus frutos y plantas”, dijo Paula Catalina Kecan, bióloga de la CAR.

De acuerdo con la funcionaria estas especies buscan refugio, sitios de reproducción, anidamiento y crianza, principalmente en bosques, humedales y zonas verdes como parques urbanos del territorio CAR.

Las aves migratorias empezaron a llegar desde octubre y engalanan los humedales y cielos de Bogotá. La tingua azul es una de las especies que hace presencia en Bogotá como parte de su recorrido migratorio que se extenderá hasta abril del próximo año.

“Hasta marzo es la temporada de aves migratorias en Bogotá. Atraviesan enormes distancias para pasar el invierno en temperaturas más cálidas a veces se pierden o se desorientan al llegar a la ciudad. Por eso, hacemos un llamado a la ciudadanía y a los medios de comunicación para que nos ayuden a difundir la información y los números de la Secretaría de Ambiente para que nos llamen y podamos acudir a asistir estas aves, recuperarlas y liberarlas lo antes posible para que continúen en su camino”, dijo la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

La campaña de “Recuperación y liberación de la tingua azul (Porphyrio martinica) en Bogotá”, que se viene realizando desde el año 2000, tiene como objetivo recuperar y rehabilitar todos los individuos de esta especie que suelen sufrir accidentes contra estructuras y tejados.

La tingua es un animal que, debido a su alto desgaste energético, puede extraviarse y terminar en tejados, parques y, en ocasiones, sufrir depredación de otros animales. De igual manera, es capturada por inescrupulosos que buscan conservar esta especie como mascota.

Durante la campaña anterior (octubre 2019 - abril de 2020), la autoridad ambiental logró recuperar 1.663 individuos de esta especie, de los cuales 1.324 fueron liberados de manera inmediata. La época migratoria incluye el último trimestre de cada año y el primero del siguiente, con picos significativos entre noviembre y enero.

La tingua es un ave que en algunos casos habita humedales y zonas pantanosas. Tiene el pico de color rojo con amarillo, la frente azul clara, las alas grises -que se van volviendo azules-, y las patas largas y amarillas. Los especímenes juveniles son claritos y su lomo es café.



Las aves migratorias

Una Gaviota recorre 64.000 Km al año, siendo éste sólo un ejemplo de las grandes distancias que debe recorrer un ave migratoria, que se da por la búsqueda de comida y de territorios cálidos que encuentran a lo largo de su trayecto. En el mundo existen alrededor de 200 especies de aves migratorias neotropicales, entre las que se encuentran las aves cantoras, playeras, rapaces y las aves acuáticas.

En Colombia el 32,8% de las aves acuáticas son especies migratorias. Los hábitats más utilizados por las aves acuáticas son los humedales. En Colombia, el área total de ocupación de humedal para el interior del país es de 202.525 Km2.  De las áreas protegidas del sistema de Parques Nacionales Naturales en Colombia, al menos 15 involucran zonas con hábitats importantes para las aves acuáticas, tanto para las residentes como para las migratorias.

¿Qué hacer si se encuentra una tingua azul o cualquier otra ave migratoria?

Tomar una caja de cartón, libre de residuos y olores, y hacerle varios orificios que permitan el ingreso de aire y luz.

Recoger la tingua y ponerla en la caja de cartón.

Suministrarle agua potable con un poco de azúcar, arroz crudo o cocinado y vegetales.

Llamar a la Secretaría de Ambiente para que técnicos especializados acudan a su atención y cuidado.

Si hay presencia de perros o gatos, o si esta ave se encuentra sobre una vía pública, es necesario retirarla y ponerla a salvo.