Reforma a justicia continúa en vilo

La creación de Tribunal de Aforados y la eliminación del Consejo Superior de la Judicatura serán temas que tratarán de ser revividos en la Cámara de Representantes.

Sin embargo, a pesar de que se aprobó en segundo debate la reforma a la justicia, nadie quedó contento en la plenaria del Senado y hubo hasta reparos por falta de impulso por parte del Gobierno.

El coordinador ponente Germán Varón, de Cambio Radical, anotó que muchas de las funciones de orden electoral que tenían las Cortes fueron suprimidas, se establecieron períodos constitucionales y se da una fórmula que constitucionaliza la autonomía presupuestal de la rama judicial.

Varón recalcó que el proyecto “queda abierto para introducir temas como el Tribunal de Aforados, el Consejo Superior de la Judicatura, que, por determinación de la plenaria, en esta ocasión no se tocó”.

El Senador también destacó la aprobación del precedente judicial, el cual es un tema de la mayor importancia, “que lo que hace es acercar al ciudadano a la justicia”.

“Se aprueban mecanismos de orden arbitral para poder agilizar la administración de justicia, desjudicializar ciertos temas por medio de una ley estatutaria que se desarrolla, y se establece una serie de condiciones para la creación de juzgados de descongestión”, dijo, agregando que todas esas medidas tienen como propósito permitir que el ciudadano tenga una justicia más pronta.

 

Reclamo al Gobierno

La senadora Paloma Valencia, del Centro Democrático, salió de la plenaria reclamándole al Gobierno por no convocar a sus mayorías para sacar adelante los puntos clave de la reforma.

Pero no solo señaló al Gobierno. “Yo lamento mucho que el Congreso, y en especial el Partido Verde, que con la senadora Claudia López en la legislatura pasada defendimos tanto en Tribunal de Aforados, no quiera comprometerse con acabar con la impunidad para los de cuello blanco. Es muy grave que en este país el ‘cartel de la toga’ y todos los escándalos de los altos dignatarios no terminen nunca en nada”, sostuvo.

“Colombia necesita justicia y lamento mucho que el Gobierno que yo ayudé a elegir no ayude en convocar a unas mayorías para solucionar un problema de fondo que tenemos los colombianos. Los de cuello blanco no pueden seguir teniendo impunidad”, anotó.

Valencia consideró es posible revivir la discusión sobre temas como el Tribunal de Aforados, pero que seguirá siendo difícil hacerlo.

El presidente del Senado, Ernesto Macías, copartidario de Valencia, consideró que “hubo una amplia discusión. Ya se logró sacar del Senado. Va para la Cámara. Esperamos que antes de 16 de diciembre se termine la primera vuelta para continuar con el debate que se debe modificar seguramente en la Cámara y posteriormente en la segunda vuelta en Senado y en la Cámara”.

 

Gobierno insistirá

La ministra de Justicia, Gloria María Borrero, destacó que se avanzó en la eliminaron de las facultades electorales y en determinar una fórmula para que cada cuatro años se aumente el presupuesto de la Rama.

También enfatizó, que “se aumentan los requisitos para ser magistrados” y “se aumenta una inhabilidad de cuatro años para los magistrados para cargos de elección popular”.

“Avanzamos en la reforma a la justicia y el Gobierno va a insistir en la trasformación del Consejo Superior de la Judicatura”, precisó, llamando la atención sobre que se le dio luz verde al artículo que consagra que los jueces en sus providencias deberán acatar las sentencias de unificación de las altas cortes, esto con el fin de garantizar seguridad jurídica.

 

Artículos aprobados

Se aprobó el artículo que instaura el precedente jurisprudencial de la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado como de obligatorio cumplimiento para autoridades administrativas. Además será de obligatorio cumplimiento para las autoridades judiciales, excepto cuando se hagan explícitas las razones por las cuales se aparten de la jurisprudencia en vigor sobre la materia objeto de escrutinio judicial y demuestren suficientemente que la interpretación alternativa desarrolla de mejor manera los derechos, principios y valores constitucionales.

Sobre los 25 años de experiencia como requisito para ser magistrado, se deberán acreditar en el desempeño de cargos en la Rama Judicial o en el Ministerio Público, o haber ejercido con buen crédito por el mismo tiempo la profesión de abogado o la cátedra universitaria en disciplinas jurídicas en establecimientos reconocidos oficialmente. Adicionalmente, para acceder a un escaño en la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado, la experiencia deberá ser afín al área de la magistratura a ejercer.

Igualmente se aprobó que los magistrados de la Corte Constitucional, de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado serán elegidos para períodos individuales de 12 años, no podrán ser reelegidos y permanecerán en el ejercicio de sus cargos mientras observen buena conducta, tengan rendimiento satisfactorio y no hayan llegado a edad de retiro forzoso.