¿Por qué conseguir trabajadores en EE.UU. se ha vuelto misión imposible?

Foto archivo AFP

Para que pueda seguir funcionando la sala de degustación de cervezas que acaba de abrir en el Estado de Nueva York, a Peter Chekijian no le queda más alternativa que hacer trabajar a sus empleados clave siete días a la semana. Tiene problemas para contratar personal para aliviar la carga.

Las cubas de la cervecería siguen sin funcionar ya que los subcontratistas también tienen problemas de mano de obra. "Es un gran problema encontrar a gente para terminar el trabajo", explica a la AFP este propietario de la pequeña cervecería Twin Fork Beer. 

Este es tan solo uno de los miles de ejemplos de lo que está ocurriendo no sólo en la Gran Manzana sino en todo Estados Unidos donde conseguir empleados se volvió una tarea difícil porque son muchos los trabajadores que declinan algunos puestos o incluso renuncian a los lugares que ocupan, porque decidieron una jubilación anticipada.

Se creyó que, con el fin a las ayudas sociales en septiembre, las que iniciaron en el gobierno del republicano Donald Trump y mantuvo hasta este septiembre su sucesor, Joe Biden, se iba a reactivar el empleo. Pero no ha sido así y la escasez de trabajadores se mantiene alta, lo que ha disparados los salarios y amenaza el crecimiento.

Más de 10 millones de empleos estaban vacantes a fines de agosto. Y la tasa de actividad, es decir la parte de las personas que trabajan o buscan empleo, ha pasado del 63,3% antes de la pandemia al 61,6% en septiembre.

Las razones, como explicamos, son tantas como diversas. Van desde que algunas personas temen contagiarse con el coronavirus y la jubilación anticipada, hasta que otras prefieren cambiar el equilibrio entre vida privada y profesional o simplemente están hartas de los bajos salarios.

Ventas minoristas, transporte, industria manufacturera, cuidado de niños... Los empleadores de numerosos sectores encuentran problemas para contratar, en particular cuando se trata de empleos en la franja más baja de la escala salarial.

Esto "refleja el envejecimiento de la mano de obra, los cambios en los tipos de empleos que las personas quieren y el tiempo necesario para formar trabajadores", reflexionó el miércoles uno de los gobernadores de la Reserva Federal (Fed, banco central), Randal Quarles.

"Las dificultades para el cuidado de niños y la obligación de vacunarse fueron ampliamente citadas entre las causas del problema, así como las ausencias ligadas al covid", explicó la Fed en su informe de coyuntura conocido como "Libro Beige", que se realiza en base a una encuesta entre las empresas del país.

A pesar de la reapertura de escuelas, son lugares en las guarderías que hacen falta. Estos establecimientos, la mayoría de las veces privados y muy caros en Estados Unidos, no logran contratar personal, y deben reducir sus lugares y aumentar tarifas.

Además, los temores a contraer covid siguen siendo altos en una parte de la población.

Y la obligación de vacunarse para trabajar en algunas empresas o sectores puede frenar a los más reticentes, aunque el número de renuncias vinculadas a esta exigencia fue menor a lo esperado según las empresas interrogadas, por ejemplo, en Minneapolis.



Con oferta en mano

Resultado: la expiración, el 6 de septiembre, de los subsidios por desempleo ampliados que eran distribuidos desde el inicio de la pandemia no estuvo acompañada de una corrida hacia puestos de trabajo como se esperaba, destacan muchos empresarios.

Aún faltan 3 millones de trabajadores para volver al nivel de población económicamente activa (PEA) que se registraba antes de la crisis, según datos del Departamento de Trabajo.

Es "poco probable", según Randal Quarles, que la participación en el mercado de trabajo vuelva al nivel de febrero de 2020 (63%), antes de que la pandemia llevara a frenar muchas actividades económicas.

Ejecutivos de la región de Filadelfia estiman incluso que "los cambios operativos y la automatización permitirán a sus empresas funcionar con menos trabajadores", precisa el Libro Beige.

Una agencia de colocaciones con sede en Nueva York señaló no obstante que espera un aumento de las contrataciones, por el momento "moderadas", a medida que las personas vuelvan a las oficinas en mayor número.

Por el momento, "muchos candidatos llegan a la entrevista (de trabajo) con otra oferta en mano", detalló la Fed.

Eso presiona a las empresas: salarios, primas de contratación, seguros médicos, mejores condiciones de trabajo. Todo forma parte del paquete.

Salarios en alza

Las farmacias CVS, las tiendas Target, los restaurantes Chipotle, o el gigante Amazon, entre otros, superaron los 15 dólares la hora al momento de contratar, el doble del mínimo federal y la cifra que el presidente Joe Biden quería para el salario mínimo nacional.

Biden renunció a su objetivo en medio de una fuerte oposición en el Senado.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, vio con buenos ojos que las pequeñas empresas estadounidenses deban aumentar salarios para atraer mano de obra ante la competencia de grandes grupos.

"Deberán, tal vez, pagar más. (...) Pero es una buena cosa para los trabajadores", indicó Yellen, consultada sobre la posibilidad de que los restaurantes, por ejemplo, ofrezcan salarios más altos que los propuestos por gigantes del comercio como Amazon, que contratan masivamente.

"Muchos trabajadores del sector servicios tienen salarios siempre bajos y condiciones de trabajo y beneficios sociales" insuficientes, indicó.

El salario horario medio en Estados Unidos pasó de 28,52 dólares en febrero a 30,85 dólares en setiembre de 2021, según el Departamento de Trabajo.

Pero para las empresas, grandes o pequeñas, que no logran seducir candidatos, la actividad se reduce.

"Muchas empresas del sector de distribución, hotelería e industria manufacturera redujeron sus horas o su producción porque no tienen suficientes trabajadores", detalló el "Libro Beige".

En el fondo, es el crecimiento que se ve perjudicado, con una cadencia menor al inicio del otoño boreal, "penalizado" por esta falta de personal, a la que se agregan las dificultades mundiales de aprovisionamiento y los temores vinculados al impacto de la variante delta.



Temor por fin de año

Al tiempo de la masiva campaña de vacunación, los restaurantes, los lugares turísticos y los espectáculos han vuelto a abrir. Y ahora, todos los distribuidores se preparan para la temporada de fiestas.

"Hay muchos empleadores que tratan de reclutar al mismo tiempo", dice Aaron Sojourner, economista de la Universidad de Minnesota. "Esto crea un desequilibrio".

Para atraer candidatos, "buscamos pagar lo máximo que podemos (...), ofrecer un conjunto de prestaciones sociales", dice Chekijan. Pone anuncios, hace entrevistas, va a ferias de empleo. Pero "es terriblemente lento". Y esto ralentiza "indudablemente" el crecimiento de la empresa, asegura.

Para Maryclaire Hammond, responsable de recursos humanos de la empresa de logística GXO, que busca reclutar 9.000 personas para la temporada navideña en Estados Unidos, "hay una fuerte competición a todos los niveles (...), una guerra absoluta". 

Para asegurarse de que los paquetes se entregarán a tiempo para Navidad, las grandes empresas tratan de reclutar temporeros a toda máquina: 150.000 en Amazon, 150.000 en Walmart, 100.000 en Target, 100.000 en UPS, 90.000 en Fedex...

Algunos desempleados tienen todavía problemas para conseguir una entrevista o dudan de la voluntad real de las empresas para hacer esfuerzos.

"Los empleadores podrían gastar más dinero para atraer candidatos y mejorar las condiciones de trabajo. Los que lo hacen encuentran más fácilmente", asegura Aaron Sojourner, al tiempo que agrega que “muchos empleadores son reticentes a aumentar los salarios porque reduce sus beneficios y les obliga a aumentar a todo el mundo…Por ello prefieren pagar más por las horas extras”.