Ecuador podría volver a mirar al abismo de la inestabilidad

EFE

Una mirada reciente sobre la situación general que atraviesa Ecuador lleva a pensar que dicho país podría estar al borde de un estallido social y económico. Cientos de muertos en las cárceles y un malestar generalizado por una pobreza exacerbada por la pandemia, son algunas de las consideraciones.

La criminalidad, en buena parte ligada a las drogas, ha dejado casi 1.900 fallecidos este año y el viernes de la semana pasada le arrebató la vida al atleta Álex Quiñónez, uno de los mejores velocistas del mundo y quien fue asesinado a bala.

El narcotráfico

Este año el narcotráfico estalló en las narices de un Ecuador que fue un remanso de paz durante los conflictos armados vividos por sus países vecinos.

El presidente Lasso tuvo que declarar el estado de excepción por 60 días para sacar a los militares a las calles en apoyo a la Policía, sin restringir de momento las libertades civiles, y hace unos días declaró que "la soberanía nacional está amenazada por el narcotráfico", dijo el mandatario.

Esto conllevó a que la tasa de homicidios pasara de 7,8% por cada 100 mil habitantes en 2020 a 10,6% entre enero y octubre de 2021.

La nación "está entre los corredores que conducen a los países de mayor consumo de droga como es el caso de los Estados Unidos, por la cuenca del Pacífico, y de Brasil, por la cuenca del río Amazonas", señaló a la AFP el experto en seguridad Fernando Carrión, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

Añadió que los narcos tienen sus ojos puestos en Ecuador por sus fronteras permeables, una economía dolarizada e importantes puertos marítimos para la exportación.

Así mismo, un tercio de la cocaína colombiana ingresa al país, en donde apenas "el 40% de lo que se mueve en términos de flujo monetario está bancarizado", indicó a la AFP Fredy Rivera, director de la Revista Latinoamericana de Estudios de Seguridad Urvio.

Los decomisos de drogas pasaron al récord anual de 147 toneladas entre enero y octubre de este año y expertos consideran que el consumo interno bordea las 100 toneladas.



Cárceles ensangrentadas

Otro factor a considerar es el de los cruentos choques armados entre presos de bandas, vinculadas a carteles como los mexicanos de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, que han dejado el saldo de unos 240 muertos en lo que va del año.

En septiembre, 119 reclusos de una prisión de Guayaquil murieron en una de las peores masacres penitenciarias en Latinoamérica y las penitenciarías son "comandos centrales criminales", de acuerdo con el analista Rivera.

Frente a este hecho Lasso desplegó tropas militares hacia las cárceles, con capacidad para 30 mil personas y con una superpoblación de 30%.

Ecuador carece de "una respuesta contundente frente a un problema mayor, que es la penetración del crimen organizado transnacional", anotó Daniel Pontón, decano de la Escuela de Seguridad y Defensa del Instituto de Altos Estudios Nacionales (Iaen).

De hecho, refirió el analista, las dos principales organizaciones criminales de Ecuador suman unos 20 mil miembros.

Manifestaciones esta semana

Por último, a esto se suma que el presidente Lasso incrementó el viernes hasta en 12% los combustibles, con lo que el galón de diésel pasó a 1,90 dólares frente al dólar que costaba hace un año. La medida no fue bien recibida y el día de mañana habrá marchas en la capital ecuatoriana para exigir un congelamiento de los precios anteriores tras alzas mensuales desde 2020.

"En vez de bajar las tensiones, esto está provocando tremendamente la molestia, el descontento de los trabajadores y el pueblo", manifestó a la AFP el dirigente sindical Ángel Sánchez.

En la protesta estará la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), que participó en revueltas que derrocaron a tres mandatarios entre 1997 y 2005, y que lideró las manifestaciones de 2019 contra la eliminación de subsidios a los combustibles, con saldo de 11 muertos, las cuales obligaron al entonces presidente Lenín Moreno (2017-2021) a dar marcha atrás.

Si el gobierno "decide irse por la alternativa coercitiva, imponerse, este conflicto, estas tensiones, van a escalar y no van a llegar a un buen puerto", advirtió a la AFP la politóloga Karen Garzón-Sherdek, de la universidad SEK.