La superindustria emite guía de buenas prácticas para influencers

Foto cortesía

Es indudable que las redes sociales han creado formas de comunicación muy variadas. Ahora, un influenciador, una persona con más de 5.000 seguidores en redes sociales, puede promocionar marcas con un fin lucrativo. 

Al ser una práctica nueva y sin regulación estricta, es probable que algunos de estos personajes puedan generar un impacto negativo o dañino en el consumidor. Es por esto que la Superintendencia de Industria y Comercio lanzó la “Guía de buenas prácticas en la publicidad a través de influenciadores”. 

Es una cartilla de 20 páginas en la que este ente orienta a los influenciadores sobre la forma en la que se deben comunicar los mensajes publicitarios, así como generar nuevas y buenas prácticas. 

Así mismo, la guía incluye un pasaje para que los consumidores puedan identificar cuándo se trata de publicidad un mensaje.

Recomendaciones de la SIC 

Una primera recomendación brindada por la SIC es que el influenciador identifique cuándo está teniendo una relación comercial con un anunciantes, es decir, que a cambio de dar publicidad o la exposición a la audiencia de un producto esté recibiendo un beneficio. Este bien puede ser monetario o en especie. 

Así mismo, si un anunciante o agencia contrata su servicio, este debe comunicarle los lineamientos para identificar esto como publicidad. En caso de que un anunciante le pida que oculte que es un mensaje publicitario, la SIC recomienda abstenerse de hacerlo.

Y quizá uno de los puntos más importantes: un influenciador debe abstenerse de hacer pasar un “un mensaje publicitario como uno natural y espontáneo que surge de su experiencia”.

A los anunciantes también recomendó cerciorarse de que sus mensajes sean tratados como publicidad y que sea plenamente identificable esto. Para cumplir con todos los estándares y que no se engañe al consumidor, a los anunciantes crear políticas de transparencia para este tipo de actividades

Con esto la SIC busca proteger a los consumidores de caer en mensajes publicitarios que se hacen pasar por mensajes orgánicos.

Consulte el documento completo aqui: