ATENTADOS EN CÚCUTA RESPONDERÍAN A UNA ESTRATEGIA DE GRUPOS DELINCUENCIALES
Seguridad en frontera con Venezuela: de mal en peor

Anadolu

La seguridad en la frontera con Venezuela ha sido un constante dolor de cabeza para el Gobierno colombiano, especialmente en los últimos años, por la presencia de grupos armados ilegales dedicados al narcotráfico, el contrabando de combustible y otros delitos. Sin embargo, de unos meses para acá se ha producido una oleada de atentados contra instalaciones militares y de Policía, así como secuestros y ataques a uniformados, que respondería a una estrategia de las disidencias y el Eln frente a la mayor presencia de Fuerza Pública en la zona y los golpes que les han propinado.

Incluso el pasado 26 de junio se registró un atentado contra el helicóptero en que se transportaba el presidente Duque y los ministros de Defensa, Diego Molano, y del Interior, Daniel Palacios. Cuando el aparato se aprestaba a aterrizar en el aeropuerto Camilo Daza, de Cúcuta, fue impactado desde tierra con tiros de fusil. 

Por estos hechos hay seis capturados, algunos de los cuales según la Fiscalía tendrían vínculos con el frente 33 de las disidencias. 

También existiría un plan de estas y el Eln para secuestrar uniformados, como se ha visto en el departamento de Arauca, en donde la semana pasada fueron plagiados el sargento segundo Fabián Andrés Espitia y el soldado profesional Elvis Andrés Flórez.

En abril pasado también en el departamento de Arauca, en el municipio de Saravena, fue secuestrado el coronel del Ejército Pedro Enrique Pérez Arciniegas, de quien hace pocos días hicieron llegar una prueba de supervivencia y según las autoridades lo habrían llevado a Venezuela.

El comandante del Ejército, general Eduardo Zapateiro, señaló por este plagio a "los criminales alias ‘Chiqui’ y alias ‘Chulo’, integrantes del grupo armado organizado residual décimo".

El hecho más reciente del accionar de los grupos delincuenciales contra la Fuerza Pública se produjo en la madrugada del pasado sábado en la vereda Juju, municipio de Arauquita, Arauca, en donde fue atacada con  artefactos explosivos, ráfagas de fusil y ametralladora  una unidad que desarrollaba operaciones militares, dejando como saldo cinco uniformados muertos y seis heridos.  

El presidente Duque, el ministro de Defensa, Diego Molano, y el Ejército atribuyeron esta acción a una alianza que habría del Eln y las disidencias, favorecidos por la protección que el régimen de Nicolás Maduro le brindaría a estas organizaciones.


Le puede interesarAprobada la tributaria ¿a qué apostará ahora el Congreso?


El Jefe de Estado dijo al respecto que “lamentamos y condenamos el cobarde ataque terrorista contra un pelotón de nuestro Ejército en Arauca. Nos duele el asesinato y lesión de varios de nuestros héroes. Esto, claramente, se trata de un acto entre Eln y las disidencias de las Farc planificado desde Venezuela”.

Añadió que “estos hechos cobardes son producto del desespero ante la presión militar. Por la memoria de nuestros héroes seguiremos atacando al narcoterrorismo y desmantelando sus estructuras”.

Mientras que el Ministro de Defensa señaló que “esa alianza entre Eln y disidencias Farc y el juego macabro de planear en Venezuela y actuar en Colombia dejó cinco soldados muertos y seis heridos”.

Por su lado el general Luis Fernando Navarro, comandante de las Fuerzas Militares, anunció una millonaria recompensa de $638 millones por información que permita la captura de los principales sospechosos de este atentado terrorista.

Navarro señaló a los cabecillas alias ‘Nacho’ del Eln y alias ‘Arturo’ del grupo organizado residual como los principales sospechosos del atentado.

Atentados en Cúcuta

Además del atentado contra el presidente Duque en Cúcuta, se han presentado tres ataques con explosivos en los últimos tres meses en esta ciudad.

La semana anterior se registró un nuevo hecho contra una unidad de la policía de tránsito, que cobró la vida de una mujer y dejó cinco heridos: cuatro uniformados y una ciudadana que pasaba por el lugar.

El general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional, reveló que este atentado “reúne características similares al ocurrido en Cúcuta hace unos días (el 30 de agosto en Atalaya), el cual el Eln se adjudicó. De acuerdo con lo que nos dicen los técnicos en explosivos, este tiene condiciones de armado muy similares a lo que permanentemente el Eln arma en sus artefactos para atentar contra la Fuerza Pública y las personas en Colombia”.

El atentado al que alude el general Vargas el pasado 30 de agosto fue ejecutado contra el Primer Distrito de Policía en esta capital, que dejó once uniformados y dos civiles heridos.

Mientras que el pasado 15 de junio se produjo un atentado con carro-bomba contra las instalaciones de la Brigada 30 del Ejército, que dejó 36 uniformados heridos.

El Ministro de Defensa dijo que detrás de los atentados contra la Brigada 30 del Ejército con sede en Cúcuta  y contra el helicóptero en que se transportaba el presidente Iván Duque, están las disidencias del frente 33 de las Farc cuyo principal cabecilla es alias 'Jhon Mechas', quien opera desde territorio venezolano.


Además lea: Más de 34 mil migrantes irregulares han llegado al país en el último mes


En declaraciones a EL NUEVO SIGLO el comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, general Oscar Moreno Miranda, indicó que en esta región del país operan el Eln, el ‘Clan del Golfo’ y grupos residuales de las Farc, de la ‘Segunda Marquetalia’ y de facciones armadas organizadas como 'La Frontera', que se disputan los corredores de movilidad para el narcotráfico en la extensa zona limítrofe con Venezuela.

“Es un escenario con unos ingresos criminales altos y con una línea de frontera extensa de unos 500 kilómetros de extensión en el departamento de Norte de Santander y en el área metropolitana de cerca de 150 kilómetros. En consecuencia, se registra un alto accionar delictivo en esta zona”, señaló el general Moreno.

Agregó que “ahora (estos grupos) con estas acciones terroristas se quieren hacer notar en Cúcuta, con una particularidad adicional: que aquí en la línea de frontera se enquistan con la protección de las autoridades venezolanas”.

El experto en seguridad Jairo Libreros indicó a este Diario que hay tres razones que explicarían los recientes ataques a la Fuerza Pública y a la sociedad civil en la frontera con Venezuela: el primero es que la zona limítrofe "es el reino de nadie,  no solamente en Venezuela, también en el lado colombiano la Fuerza Pública tiene serías dificultades para garantizar el control territorial" frente a la presencia de los grupos armados dedicados a actividades como el narcotráfico y la trata de personas.

Una segunda razón es que ante la proximidad de las elecciones "en algunos casos como el Eln y las disidencias de las Farc con pensamientos absurdos fundados en ideas que ya murieron, por lo menos en términos políticos en el siglo pasado, creen que con posiciones de fuerza pueden tener una ventana abierta para un eventual proceso de negociación de paz".

Y en tercer lugar, dijo Libreros, "para el Cartel del Golfo y otros actores menores vinculados directamente con el narcotráfico también están presionando viendo el tema de las elecciones presidenciales para tener mejores condiciones para someterse a la justicia”.