Constituyente agudizaría la polarización política: Burbano

Foto: Universidad Libre

“Con la polarización política que vive el país, la Constituyente solo contribuiría a agudizarla”, consideró el director del Observatorio Constitucional de la Universidad Libre, Kenneth Burbano Villamarín.

EL NUEVO SIGLO: Si el Congreso no ha podido reformar la justicia y la Constituyente no es conveniente, ¿cuál sería el camino?

KENNETH BURBANO: La reforma hay que hacerla vía Congreso de la República. Ya se ha intentado y por ejemplo, se hicieron algunas modificaciones en el Acto Legislativo 02 de 2015.

Pero una verdadera reforma a la justicia vía Congreso tiene que ser incluyente, participativa, no puede ser solamente con las propuestas del Gobierno y las altas Cortes. Requiere participación de las bases de la justicia, como los empleados y jueces, las facultades de Derecho y los abogados litigantes.

ENS: ¿Es viable una Constituyente limitada en la reforma a la justicia?

KB: El artículo 376 de la Constitución dice que el pueblo en votación popular debe decidir si convoca a una Asamblea Constituyente con la competencia que la ley determine, pero con un mecanismo de estas características, aunque se convoque para un tema determinado podría ampliar su temática.

ENS: ¿El ambiente político actual da para una Constituyente que tenga como principal objetivo una reforma estructural de la justicia?

KB: Es necesario y urgente una reforma integral a la justicia y el ambiente político se tiene que lograr ante un tema tan trascendental. También aquí hay una deuda del Gobierno. Pero definitivamente no por Asamblea Constituyente. Con la polarización política que vive el país, la Constituyente solo contribuiría a agudizarla. Es una pésima idea en este momento.

ENS: Una de las propuestas para esa Constituyente es establecer una corte única. ¿Qué opina?

KB: La realización de una Asamblea Constituyente y la creación de una sola Corte me parecen impertinentes e inconvenientes. Aunque ya se había hecho esa propuesta, ponerla nuevamente sobre la mesa luego de la detención del senador Uribe, se percibe como una retaliación y tal vez como una prueba de lealtad hacía el Presidente. No es el momento político, hay tensión y polarización.

Ahora, jurídicamente el procedimiento es largo, empezando por que se requiere una ley aprobada por la mayoría de miembros de ambas cámaras, más la elección de los miembros de la Asamblea por el voto directo de los ciudadanos, entre otros requisitos.

La creación de una sola Corte es contraria a toda una tradición política y jurídica en nuestro país. Y además significaría dar al traste con el importante avance de la Constitución de 1991 al crear la Corte Constitucional. Tampoco son nuevas las tensiones con esta Corporación de justicia, en especial sobre el Acuerdo Final de Paz.

Funcionalmente veo difícil la operatividad de un solo Tribunal. Me parece que hay que mejorar y optimizar las Cortes que tenemos, empezando por incrementar significativamente su presupuesto y aumentar el personal.

Lo que sí necesita una modificación son las facultades electorales de las cortes.

ENS: Respecto a las tensiones entre el presidente Duque y la JEP, ¿qué se puede decir?

KB: El Acuerdo Final de Paz hay que cumplirlo. En el actual Gobierno marcha en forma lenta. La JEP no se puede modificar ni eliminar. Sería como destruir lo avanzado en materia de paz y reconciliación.

Seguramente las preocupaciones del Presidente son las mismas de muchos ciudadanos, respecto a los crímenes que se cometieron dentro del conflicto armado, como el reclutamiento de niños. Esto no puede quedar impune y se debe castigar a los responsables. No es un asunto de prontitud, sino de debido proceso. En mi opinión, el trabajo de la JEP ha sido muy bueno. Así lo demuestran las cifras en su gestión. Solamente lleva funcionando dos años y medio. Los reproches a la JEP no le hacen bien a la paz ni a las víctimas, pero sí afectan la independencia de los jueces y la división de poderes.