Distrito y CAR llegaron a concertación ambiental del POT

Cortesía Alcaldía de Bogotá

Transcurridos dos meses desde que la Alcaldía radicará ante la Corporación Autónoma Regional (CAR) el Plan de Ordenamiento Territorial, ayer ambas entidades lograron llegar a una concertación de los temas ambientales de esta hoja de ruta sobre el ordenamiento territorial de la ciudad.

“Este POT honra y amplía la ruralidad, honra y amplía las áreas protegidas, fortalece y amplía la estructura ecológica principal. Aquí también honramos a nuestro país, a sus propósitos, que no solamente son trascendentes a los gobiernos, sino también a varias generaciones”, aseguró la alcaldesa mayor, Claudia López Hernández.

El plan también propone elevar los niveles de protección a diferentes componentes de la estructura ecológica principal, como por ejemplo los humedales, e igualmente incrementa su número de hectáreas y les da un mayor rango de protección; crea figuras concretas para poder proteger la zona de borde entre lo urbano y lo rural; y sobre todo, toma la decisión de sembrar el mayor bosque urbano de América, la Reserva Thomas van der Hammen.

Así mismo, continúa en el esfuerzo de proteger nuestro río Bogotá, columna vertebral de ordenamiento territorial de la ciudad capital.

“Este es un POT verde, y yo si quiero agradecer en nombre de muchos niños que disfrutarán esta ciudad, de muchos jóvenes, de nosotros también, que disfrutaremos de ese inmenso pulmón que se le quiere dar al Distrito, y que sin lugar a dudas va acompañado y directamente proporcional a la sabana, a esa región metropolitana”, dijo, por su parte, Luis Fernando Sanabria, director de la CAR.

Esta propuesta se entregará al Consejo Territorial de Planeación Distrital (CTPD), que dispone de 30 días para su análisis, continuando con el proceso de participación ciudadana y, posteriormente, se radicará el proyecto ante el Concejo Distrital en agosto, todo esto con la intención de que la ciudad tenga un nuevo POT antes de finalizar el 2021.

Proceso de concertación 

La firma del Acta de Concertación Ambiental, por su parte, se realizó después de ocho sesiones de trabajo con la CAR para los temas rurales y nueve jornadas con la Secretaría de Ambiente (SDA) para los aspectos urbanos-ambientales, además de las mesas técnicas efectuadas sobre asuntos específicos.


Además lea: Alias ‘Manolo’ no fue capturado, se entregó voluntariamente


Con la Secretaría de Ambiente se discutió el contenido estratégico y las estructuras territoriales que componen este POT (Estructura Ecológica Principal –EEP-, estructura socioeconómica y cultural, estructura funcional y del cuidado y estructura integradora de patrimonios), con especial énfasis en la EEP y las áreas protegidas del orden distrital. Igualmente, se revisaron temas de gestión de residuos, dimensión ambiental de las actuaciones estratégicas (intervenciones en grandes sectores urbanos), asuntos de ecourbanismo y construcción sostenible, entre otros.

Y con la CAR se revisaron las escalas (regional, distrital: urbano y rural, y local), objetivos y estrategias del ordenamiento territorial, así como, de gestión del riesgo y el cambio climático, para fortalecer el enfoque regional. Igualmente, se reforzaron aspectos asociados a la EEP, en el marco de sus competencias y respecto a los usos del suelo rural.

Principales puntos ambientales concertados

Con cada una de las autoridades ambientales se concertaron asuntos fundamentales. Con la Secretaría de Ambiente se discutieron y acordaron los objetivos del ordenamiento territorial para reconocer todos los ecosistemas estratégicos del Distrito y se consolidaron los paisajes bogotanos como la expresión de los distintos ecosistemas presentes en el territorio.

En la EEP se acordaron las condiciones para los usos y la delimitación de los elementos de competencia de esta entidad, se precisaron aspectos asociados con la definición del sistema hídrico y los límites físicos de las rondas hídricas. En el componente urbano se incorporaron las Zonas Urbanas por un Mejor Aire (ZUMA), como estrategias de conectividad de la EEP, para definir acciones de mitigación de emisiones de contaminantes atmosféricos y reducir la vulnerabilidad de las personas frente a la mala calidad del aire.

Igualmente, se precisaron los usos industriales y las medidas de mitigación aplicables y definieron aspectos esenciales sobre ecourbanismo y construcción sostenible, que serán objeto de reglamentación posterior. Frente a las actuaciones estratégicas (intervenciones en grandes sectores urbanos), se establecen condiciones para garantizar la conservación y protección ambiental, y el reverdecimiento.

Con la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) se discutieron y concertaron asuntos relativos a la consolidación de la Estructura Ecológica Regional y su relación e interacción con la EEP del Distrito, con el enfoque regional del POT; además se precisó la incorporación de las determinantes ambientales del orden nacional y regional, brindando mayor claridad sobre los lineamientos y condiciones para su gestión y manejo.

En el componente rural del POT se definieron aspectos relacionados con mayor precisión sobre la incorporación de la gestión del riesgo de desastres en el componente rural. Se incluyeron de forma más clara los elementos de la EEP en el suelo rural, con las áreas estratégicas de importancia ambiental del orden nacional, regional y distrital.

A su vez, se precisaron los regímenes de usos y condiciones para el desarrollo en cada una de las categorías del suelo rural y se fortaleció la articulación con los programas y proyectos de los Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas (POMCA) de los ríos Bogotá y Guayuriba, para garantizar la articulación entre la autoridad ambiental y el Distrito frente a las intervenciones de estas cuencas.

Y con la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) se discutieron y concertaron asuntos relativos a la consolidación de la Estructura Ecológica Regional y su relación e interacción con la EEP del Distrito, con el enfoque regional del POT; además se precisó la incorporación de las determinantes ambientales del orden nacional y regional, brindando mayor claridad sobre los lineamientos y condiciones para su gestión y manejo.

 “Por mucho rigor técnico, por mucha buena intención y perspectiva plural y diversa que hemos tenido hasta ahora en este año y medio de trabajo para formular este Plan de Ordenamiento Territorial, por supuesto aún queda un amplio debate público, que seguramente lo nutrirá con nuevas visiones, con correcciones, con apuestas, y con aportes”, concluyó la alcaldesa mayor Claudia López, al anunciar que la próxima semana entregará el POT al Consejo Territorial de Planeación Distrital y después al Concejo de Bogotá.