Caída de economía colombiana no será de las mayores en Ocde

Foto archivo El nuevo Siglo

Colombia no va a estar en los primeros lugares, tampoco en la mitad de la tabla, pero no será la última en el listado que sobre el comportamiento de la economía 2020 realice la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde).



El impacto de la pandemia ha sido devastador no solo en el plano de la salud sino también en el de la productividad de todas las naciones, ya que inclusive China, la única que por el momento registra una expansión de su PIB en 2.3%, señala  la misma como la más baja desde 1976. Sin embargo es la única potencia global que ha logrado tal guarismo en positivo.

Este esperado dato por todos los gobiernos no se ha consolidado en la mayoría del mundo, pero con lo que se conoce se confirma el difícil panorama de la economía global. Hasta ahora se ha informado el comportamiento de la economía en una docena de países, la mayoría de ellos los llamados “pesos pesados” europeos, con cifras negativas muy preocupantes.

Con lo informado, entre los 37 países miembros de la Ocde, el que registra el mayor hundimiento es España, con 11% y el menor Portugal, con 2.2%.

Aunque la cifra de Colombia se conocerá hasta finales de mes, con el acumulado al tercer trimestre, la caída en la economía era del 9%. Sin embargo todas las proyecciones señalan que el cierre de año habría tenido una leve recuperación, por lo que la contracción de 2020 estaría entre un 6.5% y un 8%, según el sector privado mientras que el Gobierno estima que cerraría el año con un 8.5% negativo.

Por ejemplo, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) prevé que el PIB cierre con una caída de 8% y destacó que, a diferencia de otros países, Colombia está viviendo por primera vez en su historia reciente una recesión.

El presidente de este gremio, Mauricio Santamaría, señaló días atrás que “los pronósticos de crecimiento económico son bastante pesimistas. Teniendo en consideración la incertidumbre actual que no permite reflejar cómo terminará el año, todas las entidades han presentado proyecciones negativas y tasas que no son comunes en nuestra economía”.



Mientras tanto para entidades como Fedesarrollo, la economía colombiana podría perder 7% de su crecimiento, debido al alto impacto de la pandemia. A su turno, la ANDI, el gremio de los empresarios, dijo que el PIB de 2020 va a caer -7,5%, sobre todo porque muchas empresas están resentidas y a la pérdida de empleo y de ingreso de los hogares durante el año pasado.

Otros analistas como el exministro Juan Carlos Echeverri, sostienen que en el mejor de los casos la economía pudo haber retrocedido -6,8% al cierre del año, ya en el último trimestre pudo mostrar una recuperación sostenida, luego de la recuperación sostenible desde mayo, tras registrar en abril su peor registro con -20.6%.

Si se cumple las previsiones, en el amplio rango en que están (6.5% y 8.5%), la economía colombiana, como reseñamos anteriormente, no estaría en las últimas del listado Ocde, porque se ubicaría encima de grandes como España, Italia e inclusive Francia.

Este es el panorama, hasta ahora, de la contracción económica que sufrieron los países que ya tienen consolidado el comportamiento del PIB en 2020 y muchos de los cuales son miembros de la Ocde.

Alemania: El pasado 14 fue la primera de las grandes economías de la zona euro en anunciar una caída de su PIB de 5%, su peor año desde la reunificación en 2009, pero logró limitar los daños gracias al impulso del sector industrial. Y aunque el retroceso es histórico, fue menor al que esperaba el gobierno en 0.5 puntos porcentuales y sale mejor librada que otros de sus compañeros en la Ocde y el Viejo Continente. En el cuarto trimestre, el crecimiento fue positivo aunque muy magro de 0,1%.



España: El desplome del PIB y, por lo pronto, el mayor que se registra en Europa y la mencionada Organización. Fue de 11% y corta seis años de sostenido crecimiento. Con una economía muy dependiente de sectores como el turismo, muy dañado por las restricciones de movilidad por Covid, España resistió peor los embates de la pandemia que sus vecinos. La cifra se ajustó a las previsiones del gobierno. Considerada hasta ahora como la cuarta economía de la zona euro es la occidental más impactada por la pandemia y el peor descalabro sufrido en el país desde la Guerra Civil (1936-1939).

Italia: También miembro de la Ocde  registró una caída de su Producto Interior Bruto del 8,9% en 2020, mayor a la que se proyecta tendrá Colombia. Tras registrar un repunte del 16% en el tercer trimestre, una vez se dio la reapertura, volvió a desplomarse a 2% en el siguiente debido a las restricciones estrictas producto del fuerte impacto de la tercera ola de la pandemia del covid, que impidieron el turismo, uno de los fuertes renglones de su economía ya que aporta el 14%. Para reactivarse tiene un plan de más de 200.000 millones de euros pero no podrá implementarlo hasta que ceda la emergencia sanitaria.

Francia: La pandemia del coronavirus hizo estragos en su economía y provocó en 2020 la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial, y eso a pesar de que el desplome no fue finalmente tan malo como se temía. La caída de 8,3% del Producto Interior Bruto es brutal en comparación con el crecimiento de 1,5% registrado en 2019, pero sin embargo resistió mejor a lo que se preveía (-11%). El primer confinamiento provocó una caída de 5,9% en el primer trimestre y 13,7% en el segundo. La reapertura de la economía permitió un rebote de 18,5% en el tercer trimestre, antes de la llegada de nuevas restricciones, que llevaron en el cuarto a un retroceso de 1.3%.



Estados Unidos: También miembro de la Ocde sufrió en 2020 su peor desempeño desde 1946 con una contracción del 3,5% del PIB por la crisis del covid-19, que pese al paso de los meses sigue destruyendo empleo. En el tercer trimestre tuvo una recuperación con un crecimiento del 4%, pero en el último fue apenas superior al 1%. Ello evitó que el desplome fuera mayor. La recuperación había iniciado con fuerza después de la histórica contracción de 31,4% en el segundo trimestre en proyección anual, que fue compensada en los meses siguientes, pero con una desaceleración en el ritmo.

México. La segunda más grande de América Latina se contrajo un 8,5% en todo el 2020. La contracción fue ligeramente inferior a la caída del 9% que preveían los analistas privados que mes a mes consulta el Banco de México (central). Según los datos oficiales, dicha economía creció un 3,1% en el periodo octubre-diciembre tras haber registrado un alza del 12% en el tercer trimestre y una histórica caída del 17% en el segundo.

Portugal. El PIB de esta nación también miembro de la Ocde retrocedió un 7,6% el año anterior por los efectos de la pandemia en la economía, que había crecido un 2,2% en 2019. Es la mayor contracción de la economía lusa desde la llegada de la democracia, en 1974, pero menor a la prevista por todas las instituciones del gobierno que la ubicaban entre 8.1% y 8.5%. En el último trimestre del año pasado, la actividad económica avanzó un 0,4%, con respecto al trimestre precedente, pero cayó un 5,9% respecto al mismo período del año anterior.



Polonia.  La economía más grande de Europa central y oriental, confirmó la primera caída (-2,8%) de su Producto Interno Bruto desde 1991, según la oficina nacional de estadísticas.

Rusia. Decidió mantener su economía abierta tras un solo confinamiento en la primavera de 2020, registró una caída anual del 3,1% de su PIB el año pasado y se aduce a las restricciones impuestas para combatir el coronavirus y a la caída de la demanda mundial de recursos energéticos. La economía también fue golpeada por la guerra de precios del petróleo entre este país y Arabia Saudita. No hace parte de la Ocde.

Hong Kong. Cayó 6,1% en 2020, algo nunca visto para la ciudad Estado, afectada por la pandemia de coronavirus y en el marco de un mayor control por parte del poder central chino frente al movimiento de protesta prodemocracia. El Producto Interior Bruto (PIB) retrocedió 3% interanual en el último trimestre de 2020, confirmando una caída récord para todo el año. Registra así su segundo año de recesión consecutivo, ya que en 2019 su economía retrocedió 1,2%. Tampoco es miembro de la Ocde.