Un año del pacto Gobierno-estudiantes ¿Cómo va?

Foto cortesía
El 14 de diciembre de 2018, Ejecutivo y universitarios lograron un acuerdo para desactivar la protesta estudiantil. Un año después la ministra Angulo dice que se ha cumplido, pero los jóvenes creen que no

___________

 “Le estamos cumpliendo a la educación”

Según la ministra de Educación, María Victoria Angulo, desde el 14 de diciembre pasado, cuando se creó la Mesa de Diálogo para la construcción de Acuerdos para la Educación Superior Pública, y hasta el 7 de octubre el diálogo ha sido permanente, se realizaron, solo en esa fecha seis sesiones y 56 jornadas de trabajo, con la participación de todas las entidades del Gobierno.

Angulo sostuvo que la mayoría de los compromisos fueron consignados en el Plan Nacional de Desarrollo aprobado por el Congreso, “prueba de ello es que ya se inició el giro y ejecución en 2019. Se han destinado $512.452 millones adicionales del Presupuesto General de la Nación para funcionamiento, inversión, pasivos y cooperativas de las 62 instituciones públicas de educación superior. Del Sistema General de Regalías, la educación superior pública recibirá este año $750.000 millones destinados a infraestructura, programas de formación doctoral y al fortalecimiento de Ciencia, Tecnología e Innovación”.

Además, destacó que “pasamos de tener un presupuesto de $38,5 billones en 2018, a $44,1 billones en 2020, siendo este el más alto de la historia. Estos recursos se acompañan de un trabajo riguroso para la implementación de proyectos que hoy nos permiten mostrar logros en primera infancia, alimentación y transporte escolar, infraestructura educativa, acompañamiento y dignificación de maestros y directivos, jornada única, doble titulación, educación rural, entornos escolares para la convivencia y la paz, la evaluación y el fortalecimiento de la educación superior con la democratización del acceso y el fomento a la calidad centrada en los aprendizajes”.

La ministra Angulo ha dicho que “hemos avanzado en educación superior. Asignar más de $4,5 billones para fortalecer este rubro ha sido una apuesta responsable, coherente y resultado del diálogo, y el respeto por el disenso y el aporte de todos los sectores”.

Angulo asegura que durante este año se ha avanzado en la reforma del Icetex, “que se caracterizará por ser integral, incluyente, rigurosa, responsable y de cara a las expectativas de los usuarios, del sector y el país”, de hecho, hace pocos días el presidente de la República, Iván Duque, anunció que su Gobierno prepara un revolcón en la entidad para que sea más justa.

La Ministra destaca que en Colombia se ha avanzado en el programa Generación E, “que promueve la gratuidad y la excelencia, y permite que hoy más de 71.000 estudiantes accedan a la educación superior. Trabajamos por el fortalecimiento del Sistema de Aseguramiento de Calidad (SAC), y rediseñamos el proceso de convalidaciones para hacerlo más ágil y oportuno”.

Igualmente, el Gobierno sostiene que tiene un compromiso con la educación y prueba de ello es la objeción que presentó el Presidente al artículo 44 de la Ley de Presupuesto General, que en voz del Gobierno podría generar una “interpretación que sugiera que los recursos del Presupuesto General de la Nación puedan ser destinados al pago de sentencias o fallos proferidos en contra de la Nación no solamente resulta contraria a los compromisos del Gobierno nacional en materia de educación, sino también a los principios de planeación y especialización que rigen la formación del Presupuesto General de la Nación”.

 

ens

 

 

 “El aumento logrado no es suficiente”

Para Alex González, integrante de la Unión Nacional de Estudiantes Superior (Unees), la situación de los acuerdos que se llegó con el Gobierno en 2018 no es la mejor.

“En términos de lo puntual fueron $4,5 billones que designó el Gobierno. De esos, 1,5 se ejecutarán en 2019. Los repartieron en $512.459 millones tanto para universidades como para institutos técnicos y tecnológicos, y $750.000 millones para el sistema general de regalías. La situación de mayor crítica se encuentra en el punto ocho del acuerdo, que son los saldos apropiados y no comprometidos del Estado, donde aproximadamente se tenían que destinar $300.000 millones y al final se terminaron destinando $78.500, casi el 10% del rubro. Eso es lo que nosotros calificamos como un incumplimiento”, dijo González, anotando que “hay poca participación en el Sistema General de Regalías, un proyecto que está en cuarto debate y la participación por parte del movimiento estudiantil ha sido muy baja. Además nosotros criticamos la reforma al Icetex que no se ha visto el avance y tampoco hay participación por parte del movimiento estudiantil. Lo que ellos quieren que hagamos es que nos sentemos, hagamos un saludo a la bandera, y aprobemos lo que el Gobierno quiere sin escucharnos y sin volver vinculantes nuestras exigencias”.

González sostuvo que la preocupación central del movimiento que representa es que “estamos avanzando en un modelo de educación para el subdesarrollo. Que son las tesis que están implementando en el acuerdo 2034 de 2014, en donde se potencia para 2034 es una  educación para el trabajo. Esto genera que la Educación superior no sea un derecho fundamental ni un bien común porque más allá de las reivindicaciones económicas es a dónde apunta el desarrollo económico”.

El estudiante indicó que la mayor preocupación para el movimiento “se encuentra en este momento en la criminalización y represión de la protesta social, ese punto es el más crítico. El año pasado este punto no estaba en el acuerdo cuando a un estudiante del Cauca, Esteban Mosquera, le hicieron perder un ojo. Son muchos los estudiantes en todo el país que han perdido ojos y otras partes de su cuerpo”.

“Nosotros vemos que en el discurso de la ministra ella dice que el próximo año la educación superior va a tener la mayor cantidad de recursos pero quiero aclarar que son muy pocos los que se aumentan. En 2018 se asignó a la educación superior 10,27 del rubro, para el próximo año 10,62. Es decir que ni siquiera se aumenta un punto porcentual. El sistema de educación superior está en un déficit profundo desde 1993 porque aumenta solo en IPC y no tiene en cuenta el aumento de la investigación, la planta docente, la cobertura. En 1993 había 250.000estudiantes, hoy esa cifra se ha quintuplicado, hay muchos más docentes y los venimos manejando con los mismos recursos. Por eso es que tenemos un déficit en planta presupuestal de 3,5 billones y en infraestructura de 15 billones”, expresó.