Empresarios de bebidas en lucha frontal contra la obesidad

Una lucha frontal contra la obesidad de la población, presentaron los empresarios al país, preocupados por el alto consumo de azúcar desde la niñez. El objetivo es que los  estudiantes de primaria, menores de 12 años, tendrán menos acceso a gaseosas, té y bebidas hidratantes, con el fin de que sean orientados por sus padres y tutores sobre hábitos de consumo responsable. 
 
La iniciativa proviene de la propia industria de bebidas del país que, en un ejercicio de autorregulación, único en el mundo, decidió firmar un pacto con cinco compromisos que buscan estimular los hábitos de vida saludable.
 
Postobón, Pepsico, Coca-Cola, Coca-Cola Femsa, Bavaria, Redbull, AJE y Monster Energy hacen parte del acuerdo firmado a instancias de la Cámara de la Industria de Bebidas de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, Andi. Estas empresas representan el 76 por ciento de las bebidas no alcohólicas -sin las lácteas- en volumen que se comercializan en el mercado. Se espera que gradualmente se ponga en marcha el acuerdo, pero que desde enero del 2017 se consolide su práctica y plan de seguimiento.
 
Los compromisos
 
El primer compromiso consiste en que las empresas comercializarán exclusivamente en escuelas primarias las siguientes bebidas: agua mineral y potable tratada, jugos 100 por ciento de fruta, bebidas cuyo contenido de fruta sea superior o igual al 12 por ciento y bebidas a base de cereal.
 
Igualmente, los dispensadores de venta no tendrán marcas, sino mensajes que promuevan buenos hábitos de consumo.
 
“Entendemos que el padre y el rector son los tomadores de decisores en relación con el consumo de los menores. En ese orden de ideas, respetamos el escenario que ellos tienen y por eso a menores de edad que no tienen decisión propia de consumo no les vamos a ofrecer estos productos”, dijo Santiago López, director de la Cámara de la Industria de Bebidas de la Andi.
 
Como segundo compromiso, las empresas acuerdan implementar un sistema de etiquetado frontal, adicional a la tabla nutricional que incluya datos referentes al nivel de calorías y azúcar.
 
El tercer compromiso pactado implica no dirigir publicidad de bebidas no alcohólicas a menores de doce (12) años relacionada con gaseosas, bebidas hidratantes y té. 
 
¿Y las sanciones?
 
Lo que no quedó estipulado dentro de los acuerdos son las sanciones que recibirán los colegios donde se expenden gaseosas. “No tenemos la competencia de sancionar”, explicó el funcionario, quien llamó la atención de los rectores, quienes servirán de garantes de que la medida se cumpla.
 
Las gaseosas podrán venderse exclusivamente a estudiantes de bachillerato. “Hay colegios donde la primaria y secundaria comparten la misma cafetería, lo que planteamos es que la medida también vincule a los rectores de estos colegios para que ellos también nos ayuden a controlar”, concluyó López.
 
Mineducación acogió la propuesta 
 
El Ministerio de Educación celebró  esta  decisión : "el no comercializar estas bebidas en los colegios públicos y privados del país es un gran avance para aportar a la salud y el desarrollo integral de nuestros estudiantes", afirmó el Viceministro de Educación Preescolar, Básica y Media, Víctor Saavedra.
 
Para Saavedra, "esta decisión es benéfica en la medida en que promoverá el consumo de agua y jugos de frutas naturales, que son considerados unos de los principales grupos de alimentos del plato saludable de la familia colombiana establecido por el ICBF y que hemos incluido en las acciones de promoción de estilos de vida saludables que el Ministerio impulsa en todo el país".
 
La no comercialización de bebidas azucaradas en los colegios contribuirá enormemente para disminuir problemas de obesidad, sobrepeso, o el riesgo de otras enfermedades como la prediabetes y la mal nutrición de los niños.
 
"Con esta medida, las tiendas escolares, los restaurantes escolares pero también las familias tienen la oportunidad de cambiar el consumo de estas bebidas por agua o por jugos con frutas frescas y así mejoramos la forma en que los niños y niñas se alimentan", afirmó el Viceministro.
 
El llamado es a los rectores y en general a la comunidad educativa, para que todos seamos garantes y que estos productos no sean comercializados en los establecimientos educativos de primaria.
 
No satanizar
 
Entre tanto, María Clara Obregón, nutricionista y maestra de la Unidad La Sabana, explicó en Caracol Radio, que la gaseosa, aparte de ser líquido y azúcar, no aporta nada nutricionalmente.
 
"Tampoco se puede satanizar el azúcar. Lo importante es la cantidad que se consuma diariamente y tratar de no pasar de los 50 gramos al día diario. Una gaseosa tiene 20 gramos aproximadamente, pero los niños y los adultos estamos en disposición de comer muchos alimentos que tienen azúcar como tortas, entre otros. Entonces, es fácil pasarse de la azúcar necesaria diariamente".
 
Obregón destacó que el azúcar no es mala porque hay algunos órganos del cuerpo que la requieren como el cerebro y los riñones, pero se puede obtener a través de alimentos que no necesariamente son gaseosas.