Corte condena a Ocensa por la masacre de Machuca

Archivo

Al subrayar la magnitud de la tragedia ocurrida hace 20 años en el corregimiento de Machuca (Antioquia) tras el atentado terrorista perpetrado por el Eln al oleoducto Cusiana–La Belleza–Vasconia–Coveñas, la Corte Suprema de Justicia condenó ayer a la Sociedad Oleoducto Central S.A. (Ocensa) al pago de más de $9.400 millones a las víctimas y las familias que interpusieron recurso de casación por estos hechos en que perdieron la vida 84 personas.

“Las circunstancias del inmenso dolor que se refleja en la ferocidad y barbarie de las acciones padecidas por los demandantes el 18 de octubre de 1998, la atrocidad de los hechos y el desamparo en que quedaron muchos niños al ser privados de sus familias, cuidado y amor, constituyeron elementos de juicio para que la Sala de Casación Civil reajustara las condenas hasta por $338 millones a favor de las 97 víctimas que acudieron a la Corte”, indicó el alto Tribunal.

Para la Sala quedó demostrada la responsabilidad civil de Ocensa, decretada en primera y segunda instancia por el Juzgado Promiscuo del Circuito de Segovia y el Tribunal Superior de Medellín, al determinar que fue equivocada la ubicación del oleoducto en relación con la población, por situaciones previsibles como la posible alteración del orden público y el caudal del río Pocuné, cuyas corrientes efectivamente contribuyeron al siniestro padecido por los ribereños.

“Aún de encontrar súbita, repentina e irresistible la acción criminal del grupo subversivo frente a ella, es lo cierto que esa circunstancia, como también lo hubiera podido ser un desastre natural, debió haberse previsto frente a las consecuencias que un derrame del petróleo tenía en la población de Machuca, con ocasión del diseño del trazado del ducto… tal recorrido a la altura de la población afectada enfrentaba una dificultad en cuanto a la insuperable posibilidad de refrenar los efectos perniciosos del derrame del crudo, cualquiera fuese la causa que lo ocasionara”, concluyó la Sala.

Según la sentencia, la ubicación del oleoducto respecto del corregimiento de Machuca representaba un peligro para esa población. La falla en el diseño se tradujo en una conducta culposa.

La Sala de Casación Civil, al dar la razón a los reclamos de los demandantes en relación con daños extrapatrimoniales (a la vida de relación y moral), procedió a reajustar las condenas que por tales rubros impuso el Tribunal Superior de Medellín a cargo de Ocensa, al considerar que no correspondían a lo que la Corte había establecido como parámetro que debía aplicarse en casos que, como en el de Machuca, la crueldad y sufrimiento innegables de las víctimas ameritaban el reconocimiento de perjuicios extrapatrimoniales en toda su dimensión.

Como se recordará, esta tragedia ocurrió al 18 de octubre de 1998 cuando, como gracias a un atentado dinamitero perpetrado por el grupo guerrillero Eln, se produjo el derrame de aproximadamente 22.000 barriles de petróleo que cayeron al cauce del río Pocuné.  El crudo en llamas llegó a la ribereña población de Machuca o Fraguas en horas de la noche. Muchos de sus habitantes fallecieron o quedaron heridos con secuelas permanentes.

En relación al fallo emitido por la Corte, esta compañía señaló en un comunicado “el 18 de octubre de 1998, Ocensa fue víctima de un atentado terrorista que afectó el oleoducto que va desde el departamento del Casanare hasta el de Sucre, cerca de la población de Fraguas o Machuca, en el departamento de Antioquia. El 7 de marzo de 2007, la Corte Suprema de Justicia condenó a miembros del Ejército de Liberación Nacional por este atentado terrorista, haciéndolos responsables por los daños causados a los distintos afectados por el atentado”.

Añadió Ocensa “a pesar de lo anterior, hemos recibido la noticia de que el día de hoy (ayer), la misma Corte Suprema de Justica profirió una sentencia donde se ordena a Ocensa indemnizar a las víctimas del atentado terrorista del Eln. Ocensa se encuentra analizando el texto de la sentencia para determinar la posición de la compañía dentro de los procesos en curso”.

Solo hacia finales de 2011 el Coce (Comando Central) del Eln se decidió a pedir perdón por el atentado que ejecutó contra el oleoducto Cusiana–La Belleza–Vasconia–Coveñas, uno más de los cientos que ha desarrollado a lo largo de esta infraestructura en diferentes regiones del país, pero que en el caso de Machuca produjo unas consecuencias impensadas.

"Consideramos importante seguir esclareciendo a todos los colombianos y a la comunidad internacional, que dicho suceso nada tiene que ver con nuestra política, pues jamás ha sido ni será propósito del Eln, causar daño alguno al pueblo. Dicho suceso nunca fue pensado ni planeado para producir tal daño, ello no nos exime de responsabilidades, pero no se puede confundir con un hecho premeditado…", dijo el Coce en esa oportunidad.

En marzo de 2007 la Corte Suprema de Justicia ratificó la condena de 40 años de prisión contra los integrantes de la cúpula del Eln por la masacre en el corregimiento de Machuca.

El fallo cobijó a Nicolás Rodríguez Bautista, alias ‘Gabino’; Herlinton Javier Chamorro Acosta, ‘Antonio García’; Víctor Orlando Cubides, ‘Pablo Tejada’; Rafael Sierra Granados, “’Ramiro Vargas’ o ‘Capitán Franco’; Pedro Elías Cañas Serrano, ‘Oscar Santos’, Luis Carlos Guerrero Cárdenas, ‘Lucho’; e Israel Ramírez Cepeda, ‘Pablo Beltrán’, actual jefe del equipo de esta guerrilla en La Habana que está a la espera de que el presidente Duque reinicie la negociación de paz que dejó andando el anterior gobierno.