Con doblete de Richarlison, Brasil superó por 2-0 a Serbia

FIFA

Imponiendo condiciones y demostrando buena parte de su gran juego, Brasil comenzó el Mundial de Catar 2022 con victoria 2-0 frente a Serbia, en el Estadio de Lusail de la ciudad de Al Daayen, por el grupo G.

Se puede decir que desde el primer minuto hasta el final, el compromiso fue una noche estelar para la 'canarinha', que dominó en todas las líneas y pudo haber hecho más goles, de no ser por la mala definición a portería y el portero serbio Vanja Milinkovic.

Las primeras aproximaciones al arco de la 'canarinha' fueron por Casemiro al minuto 22, en un disparo que quedó en manos del guardameta, y la otra de Raphinha al 34' cuando le pegó muy suave.

En términos generales, el primer tiempo fue de mucha presión del 'pentacampeón' en campo contrario pero chocando varias veces ante la férrea defensa de las 'águilas blancas'.

El rival tuvo como puntos fuertes que sus centrales Pavlovic, Veljkovic y Milenkovic cerraron muchos de los espacios que crearon Vinicius Junior y Neymar por los costados.


Le puede interesar: Embolo marcó el gol: Suiza superó por 1-0 a Camerún


Sin embargo, la parte complementaria fue una presentación de 'jogo bonito' de Brasil, que en los primeros 30 segundos avisó lo que pasaría con la recuperación de balón por parte de Raphinha en el borde del área y el disparo rebotó en el cuerpo de Milinkovic.

Luego fueron las aproximaciones de Neymar al 55, cuando la mandó por encima, y el zapatazo de Alex Sandro sobre los 61' que se estrelló en el palo.

Mientras los brasileños se acercaban a la anotación, el juego ofensivo de Serbia era casi que inexistente, al punto que los atacantes Milinkovic-Savic, Tadec y el goleador Mitrovic estaban desconectados del resto de sus compañeros.

Todo el esfuerzo hecho por la 'canarinha' para abrir el marcador tuvo sus frutos a los 62 minutos, cuando Neymar le dejó el balón en el área a Vinicius Junior, disparó y Milinkovic dejó rebote al atajarla, apareció Richarlison y la empujó al fondo.

La anotación le dio un estado de tranquilidad enorme a todos los jugadores y cuerpo técnico brasileño, ya que no querían sorpresas como ocurrió con Japón ante Alemania o la de Arabia Saudita frente a Argentina.

El sistema defensivo de Serbia se fue desmoronando de a poco y el juego de Brasil cada vez era recurrente en campo contrario, sea por velocidad por los costados o con juego a un toque.

Para el minuto 74, los más de 75.000 espectadores en el Estadio de Lusail tuvieron como recuerdo para toda su vida el golazo de Richarlison, en un balón elevado que definió con una 'media chalaca'.

Esa obra maestra del delantero brasileño significó la cereza en el postre a todo el trabajo que hicieron sus compañeros en el partido, quienes lo celebraron a rabiar con la victoria en el bolsillo para ese momento.

Sin embargo, no fue suficiente para la 'canarinha' y buscó el tercero con otras opciones claras de Casemiro al 80', que chocó en el palo, y de Fred al 82' que salió por encima.

El único 'lunar' para los pentacampeones fue la salida de Neymar por Antony, sentándose en el banco y con muestras de dolor, que a espera de un resultado oficial, sería una lesión fuerte.

Con el pitazo final, el equipo brasileño no solo ratificó su condición de favorito con la victoria en el debut, sino que mostró buena parte de lo que será su juego en el Mundial.

Ahora lideran el grupo G con tres puntos, los mismos que Suiza pero un gol más, seguidos por Camerún y Serbia sin sumar unidades.