4 pasos infaltables e insaltables para cuidar la piel

Foto Freepik

Darle importancia a la piel, crear y corregir hábitos y estilos de vida, es darle un cuidado integral y tener un gesto de amor con este, el órgano más importante, y además el más extenso, ligado al funcionamiento integral del cuerpo y actúa como barrera protectora frente a las agresiones externas como la temperatura, el aire, toxinas, bacterias, entre otras, manteniendo integra la estructura corporal y permitiéndole la comunicación con el entorno.

Con relación al rostro, esta es la parte de la piel más sensible y delicada ya que siempre está en contacto con el medio ambiente, para tener una piel radiante, hidratada, nutrida y protegida, sin importar la edad, es indispensable tener una rutina esencial de cuidado diario de acuerdo al tipo de piel.

Desde temprana edad se deben reforzar hábitos de limpieza profunda, humectación y protección y con el paso de los años, tener cuidados especiales según las necesidades que  plantee cada etapa de la vida.  Así se garantiza una buena calidad de piel independiente de la edad, siempre teniendo cuidados ligados al tipo y necesidad puntual, de allí que la asesoría profesional personalizada sea fundamental.

Un claro ejemplo de lo anterior es que si una piel joven no ha tenido un buen cuidado y presenta líneas de expresión, pigmentaciones, piel fatigada, lo más seguro es que requiera un tratamiento para minimizar estas agresiones y los productos deban ser más correctivos.

Cutis, la cadena de Droguerías Dermatológicas de origen colombiano, con más de 19 años de experiencia en el mercado, y 21 sedes ubicadas entre Bogotá y el Valle del Cauca, lanza una campaña para el cuidado de la piel antes y durante las vacaciones y como propósito del año nuevo.

A punto de iniciar la temporada de vacaciones, es importante tener en cuenta las recomendaciones de los profesionales de Cutis, expertos en el cuidado de la piel.

Los cuidados básicos que se deben tener con la piel son:

  • Limpiar: Ayuda a eliminar toxinas, grasa y otras impurezas recogidas durante el día. Sin importar el tipo de piel, se debe limpiar diariamente en la mañana y en la noche, utilizando limpiadores adecuados que ayuden a conservar el equilibrio de la piel.
  • Hidratar: Proporciona el nivel óptimo de agua que requiere el manto Hidrolipídico, y así conservar el nivel de hidratación de la piel, manteniendo su elasticidad y cuidando que no se vuelva frágil, áspera y sin brillo.
  • Tratar: Tratar de manera específica las necesidades de piel, ejemplo: mascarillas, sueros, tratamientos puntuales para acné, arrugas, pigmentaciones y más.
  • Proteger: Utilizar un filtro solar adecuado para cada tipo de piel es importante para protegerla de los rayos UV. Este es un tema sensible al que se le debe prestar suficiente antelación, La exposición solar incontrolada y prolongada puede ocasionar quemaduras, deshidratación, fotoenvejecimiento, pigmentación, alteración de la función inmune de la piel, carcinomas entre otros. De ahí que el uso de protección solar es indispensable para mitigar los daños externos y para elegir el bloqueador indicado se debe tener en cuenta el tipo de piel, es importante optar por un FPS (factor de protección solar) mínimo 15 para el cuerpo y 30 para el rostro, que proteja de los rayos UVA y UVB y que sea preferiblemente a prueba de agua.