Resultado censal obliga a reingeniería pública

Foto cortesía Dane
El PIB per cápita crecerá con menos ciudadanos por lo que habrá más recursos para la asistencia social 

____________

De acuerdo con los resultados del Censo 2018, la población colombiana es menor a la proyectada con 45,5 millones de habitantes contra los 50 millones que se había establecido.

Que los colombianos sean menos de los esperados tiene consecuencias en mediciones y en la planificación de servicios y políticas. En las mediciones, por ejemplo, modifica el PIB per cápita, y en la planificación alteraría la inversión en servicios públicos como el acueducto, el alcantarillado y la energía eléctrica. Pero también alterarían el suministro de recursos que van destinados a los subsidios de la población más necesitada.

También podría conducir a una reasignación de recursos para los departamentos tanto en el Sistema General de Participaciones (SGP) como en los recursos del Presupuesto General de la Nación.

Para el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, “estas son las consecuencias de unas proyecciones de población que no recogen los cambios socioeconómicos dados en los últimos años, resultado, entre otros factores, de la bonanza petrolera que favoreció el presupuesto público y, por supuesto, todas las estrategias de transferencias condicionadas para la mitigación de la pobreza y consolidación de una clase media en el país, que, como reflejo directo, implica hogares más pequeños y con un mayor poder adquisitivo y capacidad de gasto”.

El mismo funcionario señala que una menor población implicaría tomar decisiones estratégicas desde el punto de vista de planeación urbana, y que el hecho de que esa población esté ubicada en áreas geográficas específicas hará que las políticas comerciales, públicas, educativas y sociales puedan ser mucho más pertinentes y focalizadas, según sus condiciones particulares encontradas a nivel de departamentos, municipios y localidades.
Incidencia
El mismo Oviedo destaca que otros expertos han dicho que esa menor población o menor número de habitantes afectará varios indicadores socioeconómicos, como el de riqueza relativa (PIB per cápita), las coberturas de servicios públicos como acueducto y alcantarillado, energía eléctrica e Internet.

"Las proyecciones de 2005 estaban proyectando un país en el que el tamaño promedio por hogar era de 3.8 personas, y el censo de 2018 lo que nos está diciendo es que tenemos en promedio tres personas por hogar (...) las proyecciones se descachan entre más lejos lleguen; este censo estaba previsto para hacerlo en 2015 y desafortunadamente solo lo pudimos hacer este año", dijo Oviedo.

Uno de los efectos inmediatos cuando culmine el Censo y confirme que es menor la población colombiana, será “reproyectar” los reportes de información a entes multilaterales e internacionales (como el Banco Mundial, el Fondo Monetario y la CAF) con las nuevas series de población resultantes.

En su momento, el exdirector del DANE, Mauricio Perfetti, había indicado que “tener un censo actualizado es relevante porque a partir de la medición se podrá conocer cuántas personas residen y demandan servicios públicos en el país en una fecha determinada, su composición por edad y sexo, los niveles y patrones de fecundidad, mortalidad y migración interna y externa”.

El PIB

En la medición del Producto Interno Bruto per cápita o por persona, se tiene en cuenta la cifra de la totalidad de la población. En el segundo trimestre de 2018 el valor del Producto Interno Bruto de Colombia fue de $211 billones y el PIB per cápita fue de $4.262.000.

En las estadísticas del Banco Mundial se tiene que el PIB total de 2017 fue de US$327.978 millones teniendo en cuenta una población de 49.974.090 millones de habitantes y con un PIB per cápita de US$6.562.

Sin embargo, si se tiene en cuenta ese mismo PIB total de US$327.978 millones y se reparte entre una población de 45,5 millones que arroja el Censo hasta ahora, se tiene un PIB per cápita de US$7.208.

Según datos del Banco Mundial, si se ordenan los países en función de su PIB per cápita, Colombia se encuentra en el puesto 47, por lo que sus habitantes tienen, según este parámetro, un bajo nivel de riqueza en relación a los 50 países de los que publicamos este dato.

Teniendo como fuente las cifras que maneja la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Colombia es uno de los países donde más aumentará el nivel de vida para 2060.

Según la institución, el PIB per cápita en Colombia aumentará en 73,5% a 2060, por sobre la media de 68,97% de los países miembros.

Las variables más importantes en este rubro son la eficiencia laboral, que llega a 43,6%, y la capacidad por trabajador, que llega a 25,1%.

Por su parte, la caída en la proporción de población activa, debido al envejecimiento de la misma, restará 2,26% al PIB per cápita para 2060.

Concejos y curules

Otro elemento que puede modificar el descache del Censo será la conformación de los Concejos Municipales que tienen en cuenta el número de habitantes. El Concejo es una corporación administrativa integrada por no menos de siete miembros ni más de 21, según el número de habitantes, excepto el caso de Bogotá que elige 45 concejales. Los municipios cuya población no excede 5.000 habitantes, eligen siete; los que tienen desde 5.001 hasta 10.000, eligen nueve; a partir de 10.001 y hasta 20.000, los miembros son 11; los que tienen 20.001 hasta 50.000, eligen 13 personas; en el rango que va de 50.001 hasta 100.000, eligen 15; desde 100.001 hasta 250.000, eligen 17; de 250.001 a 1.000.000, eligen 19 y de 1.000.001 en adelante, eligen 21 concejales.

Asimismo, al modificarse el Censo se podría alterar la conformación de algunas curules en el Congreso. En efecto, en el Acto Legislativo 03 de 2005 modificó el Artículo 176 de la Carta al establecer que “habrá dos representantes por cada circunscripción territorial y uno más por cada 365.000 habitantes o fracción mayor de 182.500 que tengan en exceso sobre los primeros 365.000”.

El parágrafo número 1° de dicho artículo establece que dicha disposición se comenzaría a aplicar desde las elecciones de 2014. “A partir de 2014, la base para la asignación de las curules adicionales se ajustará en la misma proporción del crecimiento de la población nacional, de acuerdo con lo que determine el censo. Le corresponderá a la organización electoral ajustar la cifra para la asignación de curules”.

Presupuesto y el SGP

En este sentido, otros rubros que se podrían modificar ante la disminución de la población son la asignación en las regiones del Presupuesto General de la Nación y el reparto del Sistema General de Participaciones (SGP).

Dentro del Presupuesto, se debe tener cuenta que allí está depositada la planificación pública que significan la mayor parte de subsidios que otorga el Estado como por ejemplo, Bienestar Familiar, Familias en Acción, Seguridad Alimentaria, como también en sectores de Educación, Salud, Seguridad Social y otros.

El SGP está constituido por los recursos que la Nación transfiere por mandato de los Artículos 356 y 357 de la Constitución Política de Colombia a las entidades territoriales (departamentos, distritos y municipios), para la financiación de los servicios a su cargo, en salud, educación y los definidos en el Artículo 76 de la Ley 715 de 2001. Se incluyen la Asistencia a la primera infancia de todos los departamentos y para Asignaciones Especiales, como asistencia a resguardos indígenas y pensiones territoriales (Fonpet).

También para garantizar el servicio de Agua Potable y para los servicios de Salud de la población perteneciente al Régimen Subsidiado.