Puja sin fin por silla en el Consejo Nacional Electoral

Foto archivo
En rechazo a la presencia de Hollman Ibáñez, quien se posesionó ante notario como magistrado, las salas plenas de ese organismo se levantaron sin sesionar el martes y este miércoles

_____________

En rechazo a la presencia de Hollman Ibáñez, de Colombia Justa Libres, quien se posesionó ante notario como magistrado del Consejo Nacional Electoral (CNE), las salas plenas de ese organismo se levantaron sin sesionar ayer y el martes.

El asunto no es menor, pues el CNE tiene que resolver, a 18 días de las elecciones, asuntos como nulidad de candidatos, inscripción de cédulas y reposición de gastos de la campaña pasada.

El presidente del CNE, Hernán Penagos, del Partido Social de Unidad Nacional (La U), aseguró que no se va a pronunciar al respecto y que buscará un espacio para reunirse con los magistrados y ver quiénes están a favor de la presencia de Ibáñez en el organismo y quiénes no. Sin embargo, ese espacio no se ha dado.

¿Ibáñez o no?

Todo comenzó con la muerte del magistrado y presidente del organismo, Heriberto Sanabria, del Partido Conservador. Tras su fallecimiento, quien debe tomar la decisión de posesionar al reemplazo es el Senado de la República. Sin embargo, el presidente de la corporación, Lidio García, del Partido Liberal, indicó que antes de tomar una decisión solicitaría un concepto a la Procuraduría, que consideró que el escaño vacante “no pertenece a ningún partido en particular” y recomendó hacer el llamado para cubrir la vacancia absoluta y continuar en orden sucesivo y descendente con la lista original presentada en su momento por las colectividades, “de manera que no resulta necesario modificarse dado que su integración fue el resultado de un acuerdo manifiesto de las agrupaciones que integraron la coalición”.

“Lo elemental es que de presentarse cualquier falta absoluta o, eventualmente, tener la posibilidad de acceder a otra curul adicional, y con el fin de mantener la representación de la coalición de manera que refleje la composición de las fuerzas políticas y electorales del país, al momento de su elección, y mientras no se hayan agotado los integrantes de la lista, se opte por el trámite establecido por el artículo 134 de la Constitución Política”.

En el proceso se filtró un documento de la Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado, que tenía origen reservado, sugiriendo que ante la vacancia absoluta de un miembro del CNE “es necesario que el Congreso de la República efectúe una nueva elección para remplazar a quien deba ocupar el cargo vacante”.

Según el documento “quienes se encuentran legitimados para postular candidatos en esta nueva elección son los partidos o movimientos políticos que conformaron la coalición que, en su momento, propuso como candidato al magistrado que resultó electo (…) En consecuencia, tal derecho no le pertenece al partido político en el cual milite o haya militado dicho exfuncionario”.

Esto en contra de la tesis del presidente del Partido Conservador, Ómar Yepes, quien aseguraba que el magistrado Sanabria representaba a esa colectividad y que debía ser reemplazado por alguien de la misma organización política.

La plancha por la que fue elegido Sanabria fue presentada por los partidos Centro Democrático, Liberal, Conservador, Colombia Justa Libres y MIRA, siendo elegidos también Pedro Gutiérrez, César Augusto Abreu, Renato Rafael Contreras, Doris Rut Méndez y Jaime Luis Lacouture.

Los siguientes en la lista fueron Ibáñez, Juan Antonio Nieto y Carlos Mauricio Iriarte. Se dijo en un principio que el abogado Ibáñez no cumplía los requisitos para asumir el cargo, pues la Comisión de Acreditación del Senado había rechazado los documentos. Sin embargo, Colombia Justa Libres argumentó que fue un error superado luego de una demanda interpuesta ante el Consejo de Estado que fue fallada a favor de Ibáñez.

Sin decisiones

Tras posesionarse en una Notaría, Ibáñez el martes fue a asumir funciones en la sala plena. Penagos decidió levantar la sesión y lo volvió a hacer ayer.

Aunque el senador García recibió el concepto que estaba esperando (el de la Procuraduría) decidió pedirle otro a la sala de Consulta Civil del Consejo de Estado. Ese alto tribunal aún no ha analizado el tema pues, dijo el congresista, “se demoró en darle traslado desde el Ministerio del Interior”.

“Estamos esperando una respuesta de la sala. Seguimos esperando que se pronuncie. Ya la Procuraduría hizo su acompañamiento y daremos una definitiva. No sabemos qué va a pasar con la decisión del doctor Ibáñez que se posesionó ante un notario. Estamos en el procedimiento que nos corresponde. Gracias a Dios no tenemos un tiempo establecido para retractarnos”.

El abogado Ibáñez sostuvo que “no solamente asistí a sala plena y no entré de manera abrupta. Entré en compañía de los magistrados pedro Felipe Gutiérrez y Renato Rafael Contreras”, ambos del Centro Democrático, “quienes me han reconocido como miembro de la corporación en virtud del acta de posesión y de la misma posesión que hice ante una notaría”.

Según dijo, “yo fui posesionado no porque quiera, sino en virtud de un derecho que me asiste como integrante de una plancha que resultó elegida con la mayor votación al momento de ser elegidos magistrados del Consejo Nacional Electoral. Yo tengo claro que tengo una responsabilidad con los partidos políticos que represento, Colombia Justa Libres y el MIRA, una responsabilidad con las iglesias evangélicas de Colombia a quienes también represento. Quien tiene el deber de hacer funcionar el CNE es el Presidente de esa corporación. Ahora si él no está de acuerdo con mi posesión, no es a través de levantar la sesión que lo puede hacer. Lo único que puede hacer es demandarme ante el Consejo de Estado. Si yo recibo una orden judicial diciendo que no me asiste el derecho y que por eso no puedo seguir asistiendo, yo hago caso”.

El presidente de Colombia Justa Libres, el senador John Milton Rodríguez, se refirió al asunto y aseguró que “denunciaremos el caso ante la Procuraduría y estamos pidiendo las medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por agresión y la violencia hacia minorías políticas y desconocimiento de los derechos. En este proceso nosotros estamos dispuestos a defender nuestros derechos como minoría política”.