Referendos de Rusia en zonas ucranianas, una "escalada": OTAN

AFP

Como una “escalada adicional” a la guerra calificó el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, los referendos convocados en varias regiones de Ucrania para decidir la anexión a Rusia, que deben verificarse desde este viernes.

"Referendos falsos no tienen legitimidad y no cambian la naturaleza de la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania. Esta es una nueva escalada en la guerra de Putin", apuntó el funcionario en Twitter.

Por su parte Estados Unidos advirtió que "nunca reconocerá" las anexiones rusas de territorio ucranianos, por lo cual desconocerá los resultados de tales convocatorias.

"Estos referendos son una afrenta a los principios de soberanía e integridad territorial que sustentan el sistema internacional", dijo el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan.

"Estados Unidos nunca reconocerá los reclamos de Rusia sobre cualquier parte supuestamente anexada de Ucrania", agregó.

Los territorios separatistas prorrusos de Donetsk y Lugansk, en la región del Donbás (este de Ucrania) así como las regiones de Jersón (sur) y Zaporiyia (sudeste), todos ocupados por el ejército ruso, anunciaron esas votaciones.

Putin ya reconoció la independencia de las regiones de Donetsk y Lugansk, poco antes de lanzar su ofensiva en Ucrania el 24 de febrero. La región de Jersón, a su vez, fue ocupada por las tropas rusas poco después del inicio de la invasión de Moscú, el 24 de febrero.

Ucrania respondió de inmediato. "Ucrania va a solucionar la cuestión rusa. La amenaza sólo puede liquidarse por la fuerza", escribió en Telegram el jefe de la administración presidencial ucraniana, Andrii Yermak, quien denunció un "chantaje" por parte de Moscú motivado por "el miedo a la derrota".



El canciller ucraniano Dimitro Kuleba tras calificar como una “farsa” dichos referendos sostuvo que tras los mismos “no cambiará nada y tampoco lo hará ninguna movilización híbrida…Rusia ha sido y sigue siendo un agresor que ocupa ilegalmente parte del territorio ucraniano”.

En este sentido, ha hecho hincapié en que "Ucrania tiene todo el derecho de liberar sus territorios y seguirá haciéndolo, independientemente de lo que Rusia tenga que decir", en el marco de las contraofensivas lanzadas por el Ejército ucraniano durante las últimas semanas en partes de las regiones de Jersón y Járkov.

Por su parte, el jefe de la Administración Regional de Lugansk, Serhiy Haidai, sostuvo que las autoridades prorrusas buscan con ello fijar unas fronteras administrativas de los territorios capturados durante la guerra para que Rusia pueda denunciar un "ataque" contra su territorio una vez el Ejército ucraniano continúe avanzando en sus ofensivas e irrumpa en estas zonas, tal y como publicó la agencia ucraniana de noticias Unian.

Por su parte, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, argumentó que estas iniciativas, también planteadas por las autoridades prorrusas en Zaporiyia, suponen una muestra del deseo de la población de poder determinar si quieren ser parte de Rusia. "Desde el inicio de la operación militar especial y, en general, en el periodo precedente, dijimos que la población de los respectivos territorios debía decidir su futuro…La situación actual confirma que quieren ser dueños de su destino", agregó.

De otra parte, el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov, señaló que "en este momento" no es posible lograr una solución política o diplomática a la guerra en Ucrania” al reaccionar a las declaraciones del presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, quien advirtió que las tropas rusas "sólo tienen dos opciones: huir de nuestra tierra o rendirse".

Los territorios separatistas prorrusos de Donetsk y Lugansk, en la región del Donbás (este de Ucrania) declararon hace meses su independencia y fueron reconocidos por Rusia. Ahora votarán ese deseo de anexión en referendo.