Críticas en el Concejo al proyecto del POT presentado por López

Cortesía Alcaldía de Bogotá

El viernes pasado se materializó una de las noticias más importantes para Bogotá en los últimos 12 años: la administración de Claudia López radicó ante el Concejo el Plan de Ordenamiento Territorial, el cual tiene (a la fecha) 87 días para ser tramitado.

Luego de la extensa presentación de la alcaldesa López y de la Secretaría de Planeación sobre este proyecto, los concejales emitieron sus conceptos sobre la iniciativa.

El concejal del Polo Democrático Alternativo, Carlos Carrillo, refirió que mientras este documento se radicaba él lideraba un plantón en las afueras del Cabildo y fue crítico frente a la falta de participación porque "no escucha a la comunidad”.

El cabildante, quien ya había dicho que de haber ponencia negativa la apoyará, pasada la radicación también dijo quela ciudadanía rechaza un POT sin concertación, impuesto, que destruye sus territorios y que privilegia a las constructoras.

En el marco de esta manifestación, la concejal de la Comisión del Plan, Susana Muhamad, dijo que los tiempos fueron apretados, la participación se hizo a toda carrera y “hay preocupación por las densidades de la renovación urbana; hay preocupación de que vayan a sacar a los habitantes de los barrios para construir nuevos proyectos inmobiliarios; hay preocupación por que se pasan vías encima de humedales y hay preocupación porque no hay una ruta clara en el tema de residuos. El trámite fue muy acelerado, se radicó otra versión y vemos cosas preocupantes como cinco líneas de metro”, indicó la concejal Muhamad.

También Martín Rivera de la Alianza Verde se refirió a la apremiante necesidad de que la Alcaldía de Bogotá subsane la falta de participación que varios han denunciado con relación a este documento.

“La Administración Distrital tiene la responsabilidad de garantizar la participación ciudadana en el POT. Hay varias organizaciones reclamando que este ha sido un POT sin concertación. ¡Tenemos que trabajar de la mano para darle a Bogotá el POT que necesita!”, indicó Rivera, quien desde ya aclaró que tramitará debidamente sus posibles impedimentos para dar un debate con argumentos y visibilizar las causas ciudadanas.

Y el concejal de Bogotá para la Gente, Carlos Fernando Galán, dijo que no es cierto que el proyecto del POT hubiese sido el más participativo de Bogotá. “No hay razones para sentirse satisfecho con una participación menor al 1% de la población en esta revisión”.


Además lea: Bogotá alcanzó el 70% de vacunados con primera dosis


“La ciudadanía insiste en que el proceso fue deficiente, hay que escucharla. Si uno compara lo que hizo esta Administración con lo que hizo la alcaldía de Enrique Peñalosa ve grandes diferencias, pues fueron tres años de participación desde que inició el proceso de participación hasta que radicó el proyecto en el Concejo”, dijo.

Algunas propuestas y preocupaciones

Por último, la concejal verde Lucía Bastidas dijo que el tema de la participación “se quedó flojo” y se refirió a lo difícil que será convertir a esta en una ciudad de 30 minutos sin obras de movilidad.

De hecho, a este respecto en específico la concejal cuestionó el plan de movilidad que incluye la eliminación y modificación de tramos de vías importantes como la Avenida Longitudinal de Occidente.

“Este Plan acaba con la ALO, una vía que se necesita para el noroccidente y el norte de la ciudad, cuando ya se habían comprado predios; muchas vías y arterias se convertirán en atascos porque decidieron priorizar obras para ciclorutas y ciclovías. Necesitamos generar suelo, una ciudad para todos, va a ser imposible una ciudad de 30 minutos como tanto lo ha proclamado cuando se sacrifican obras y proyectos por la movilidad. La discusión será larga”, indicó la cabildante.

Punto aparte, el concejal también de la Alianza Verde, Julián Rodríguez Sastoque, precisó que, ya radicado el POT de Bogotá, “nuestra tarea debe ser aportar de manera rigurosa y técnica". Entre otras, una de las propuestas que presentará el concejal Rodríguez para que sea incorporada a este documento, es delimitar Zonas de Baja Emisión con alta contaminación atmosférica para tomar medidas especiales y mejorar así la calidad del aire. También propondrá incluir y fortalecer un programa de construcción sostenible y establecer medidas de protección del peatón, entre otros.