HACE UN AÑO SE APROBÓ EL PLAN DE ORDENAMIENTO DEL CENTRO HISTÓRICO
El Metro ayudará en la restitución de la Plaza de Los Mártires

Cortesía: Alcaldía de Bogotá

Hace un año, el 22 de junio del 2021, en la capital se aprobó el Plan Especial de Manejo y Protección del Centro Histórico de Bogotá (PEMP), la hoja de ruta del ordenamiento del centro histórico que establece un marco normativo seguro para las intervenciones que se hagan alrededor del patrimonio.

Un año después, ¿qué avances ha tenido la materialización de este documento? Es decir, ¿qué se ha ejecutado bajo este paraguas? Para responder a esta pregunta, EL NUEVO SIGLO habló con el director del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC), Patrick Morales, así como con la subdirectora de Protección e Intervención del Patrimonio, María Claudia Vargas, quienes socializaron los avances que se han hecho en el marco de este Plan.

Dicho esto, se han dado cuatro logros importantes y que realmente llevan a pensar que Bogotá avanza por el camino de pensar el ordenamiento en clave patrimonial.

El Metro y el inventario de proyectos

El primero de estos logros tiene que ver con la incidencia de la norma PEMP en proyectos de ciudad, específicamente en lo relacionado con la Primera Línea del Metro de Bogotá, con el Cable Aéreo del centro y con el Corredor Verde, en los tramos que pasarán por el centro histórico de la capital.  

En el marco de estos proyectos de ciudad, en este primer año desde que entró en vigencia el PEMP, el IDPC ha adelantado múltiples reuniones en las que se han logrado articulaciones clave de los proyectos de infraestructura arriba mencionados, con las normas previstas en el Plan y sus ejes programáticos.

Por poner un ejemplo, el director del IDPC refirió que “la Primera Línea del Metro, que pasa por el centro de Bogotá, tendrá entre sus prioridades la restitución de la plaza de Los Mártires, que es un proyecto contemplado en los ejes fundacionales del PEMP: restituir esta plaza como un lugar emblemático del patrimonio. Así que, en cuanto a incidencia de proyectos ciudad, hemos estado en múltiples reuniones y todos se han ido ajustando a las normas y a la visión de esta ruta de ordenamiento para el centro histórico”, comenzó por advertir Morales a EL NUEVO SIGLO.

Por otra parte, en los últimos tres meses la Administración Distrital comenzó a adelantar un proceso de articulación interinstitucional, con una especie de comité de infraestructura, en donde fueron citadas todas las entidades que tienen proyectos en el centro histórico y con quienes ya se adelantó un inventario de estos.

“Iniciamos un camino de incidencia para que esos proyectos que tienen distintas entidades del Distrito puedan adaptarse de nuevo a la norma y a la visión del centro histórico. Ya recibimos el inventario de los proyectos que se tienen previstos para esta vigencia y la otra en esta zona de Bogotá, para iniciar un proceso de adaptación de esos proyectos a las prioridades que propone el PEMP”, añadió el director del IDPC.



De hecho, el Instituto está acompañando el proyecto de recuperación del Parque Santander, que congrega a varias entidades del Distrito, y ajustando la norma PEMP a ese proceso de recuperación y reactivación de ese emblemático lugar.

Una tercera acción, que se puso en marcha en este primer año de implementación, está relacionada con los instrumentos de gobernanza del PEMP. De hecho, “estamos a punto de sacar las resoluciones de los instrumentos de gobernanza del Plan que prevé este instrumento. La junta centro y los comités por unidades de paisaje van a ser los escenarios de gobernanza del territorio centro y esas resoluciones van a crear y a hacer operativos todos los instrumentos habidos en esta hoja de ruta”, comentó.  

Y por último, frente a esta hoja de ruta cuya meta misional es ordenar el Centro Histórico y unifica todas las normas para las localidades de Santa Fe, Mártires y La Candelaria, en este año se han aprobado más de 200 intervenciones en inmuebles ubicados en este territorio y su zona de influencia.

“También se han hecho más de 40 intervenciones en el espacio público de diferentes tipos: publicidad exterior visual; mejoramientos de andenes e instalaciones de radioeléctricas para facilitar el trámite sin tener que tener dobles instancias y demás”, indicó, por su parte, la subdirectora de Protección e Intervención del Patrimonio, María Claudia Vargas.

Suspensión del POT

Punto aparte, el Plan de Ordenamiento Territorial es un documento en el cual están contempladas, a grandes rasgos, dos apuestas relacionadas con el patrimonio: una es la de organizar el territorio a partir de la Estructura Integradora de Patrimonios (EIP); y otra relacionada con el reúso de edificaciones y el reciclaje para proyectos de vivienda a través de una serie de incentivos en cuanto al régimen de propiedad horizontal, la exoneración de cargas urbanísticas, pago por compensación de parqueaderos, etc.

Con ese recordatorio sobre la mesa, la suspensión temporal de este documento ¿qué implicaciones podría tener sobre, por ejemplo, el reciclaje de edificaciones e incluso sobre la materialización del PEMP, así sean dos herramientas distintas?

“La norma PEMP es de superior jerarquía en el ordenamiento al Plan de Ordenamiento Territorial, de tal manera que la suspensión temporal del POT no ha tenido ninguna incidencia en cuanto al desarrollo, ejecución e implementación de este Plan del Centro Histórico, ni tampoco en la fase de formulación de los planes para el Parque Nacional, Teusaquillo y Bosa. Esa ruta sigue sin problemas”, indicó a este respecto el director Morales.

Y añadió que “frente al reciclaje de edificaciones, efectivamente el POT de Bogotá contemplaba una serie de incentivos que, en estos momentos, están suspendidos hasta tanto no haya una decisión de fondo sobre este documento. Pero para claridad de la ciudadanía, el reciclaje de edificaciones estaba permitido en la norma patrimonial pero sin los incentivos que estaban previstos en el Decreto 555”, concluyó el Director del IDPC.

Luz verde a los instrumentos de divulgación

Desde que se adoptó el Plan Especial de Manejo y Protección del Centro Histórico de Bogotá (PEMP), el IDPC volvió a abrir una de sus sedes con una exposición, precisamente para no bajar la guardia en cuanto a la socialización con los vecinos de su zona de influencia sobre qué contiene esta norma y de cómo se desarrollará.

“Allí se han adelantado diversas reuniones para contarle a la ciudadanía cómo va a funcionar su norma en un enfoque participativo. Ya sacamos las tres cartillas de divulgación con toda la norma, su resumen ejecutivo y la cartilla normativa, que se están entregando de manera gratuita. Ese es el otro logro de este año: que ya contamos con los instrumentos de divulgación y socialización”, finalizó el director del IDPC, Patrick Morales.