A preparar el bolsillo: costo de vida seguirá subiendo este año

Cortesia

La escalada de precios con que los colombianos se han encontrado a comienzos del 2022 puede que haya sorprendido al común de la población, pero no a los expertos.

Ahora cuando los padres de familia se enfrentan a incrementos de hasta el 50% en los precios de los útiles escolares, o a las alzas en las matrículas de colegios y universidades, los hogares están sintiendo todo el rigor del aumento de la inflación que mide el costo de vida.

Aunque el Gobierno y los principales gremios tienen una explicación para el aumento del Índice de Precios al Consumidor, sobre todo por el alto precio que los importadores y productores deben pagar por las materias primas que se traen desde el exterior, en el trasfondo de esta escalada hay otros indicadores que están presionando las alzas tanto de alimentos, gasolina, peajes y otros servicios.

Según el jefe de investigaciones del Bancolombia, Juan Pablo Espinosa, hay “en el panorama otros elementos: el efecto de indexación causado por el aumento de 10,07% en el salario mínimo y la inflación de 5,62% al cierre de 2021, la disipación del efecto bajista que generaron las jornadas sin IVA, la mayor escasez de insumos y bienes finales y la reactivación del impuesto al consumo”.

Espinosa señala que “en este contexto, anticipamos que la inflación a 12 meses permanecerá por encima de 6,5% durante el resto del primer trimestre, y que tan solo a mediados de año la mayor base de comparación permitiría una moderación de cerca de 100 puntos básicos en este indicador”.

Se trata, sin dudas, de una perspectiva desafiante para los hogares, en particular los de menores ingresos, que están experimentando un acelerado incremento en el costo de vida. Pero también es una coyuntura que, una vez más, pondrá a la Junta del Emisor en la disyuntiva de mantener el ritmo de aumentos en las tasa de intereses.

En el mundo

Pero esta situación que vive Colombia no es exclusiva. El aumento de los precios ha golpeado al mundo y el caso más notorio es el de EE.UU., en donde la variación anual de 7% registrada a finales del año anterior no se observaba hace casi cuatro décadas, por cuenta de una aceleración de los principales grupos del IPC.

Desde luego si en otras latitudes llueve, en Colombia no escampa. Según los analistas, para este primer mes del año, se estima una variación mensual de los precios de 1,3%, la más alta para el primer mes del año desde que se implementó el régimen de inflación objetivo.

Esta proyección, que supera en más de 40 puntos básicos al consenso del mercado según la encuesta del Banco de la República (0,89%) implica que el cambio de 12 meses llegaría a 6,56%. Una cifra de esta magnitud no se presentaba desde 2016, cuando uno de los fenómenos de El Niño más intensos de las últimas décadas propició uno de los mayores episodios inflacionarios en lo que va de este siglo.

La información de los primeros días del mes sugiere que los precios de proteínas como la carne y el pollo continuarán presentando un incremento en sus cotizaciones, algo que también ocurriría con la leche y los huevos. A esto se suman incrementos marcados en tubérculos como la papa y el plátano. Por si fuera poco, este mes se reactivará el cobro del impuesto al consumo, lo que traerá consigo un aumento en el rubro de las comidas fuera del hogar, en las cuales también se sentirán los mayores costos de los insumos.

Los factores

En la inflación sin alimentos el panorama también luce retador, ya que se proyecta un cambio mensual de 1%, cifra que no se presentaba desde febrero de 2017. Este resultado sería consecuencia de varios factores:

Los incrementos de $180 en el galón de gasolina corriente y de $170 en el de ACPM.

Un aumento en los precios de la energía, en la medida en que el aporte a las reservas hídricas se ha reducido durante las últimas semanas, y que la entrada de un nuevo operador en la Costa Atlántica ha generado incrementos en las tarifas.

Un mayor efecto de indexación en los arrendamientos.

Los muebles y artículos del hogar, que tradicionalmente aumentan sus precios en enero, lo harían con mayor intensidad este año.

El incremento en las tarifas de Transmilenio, taxis y otros medios de transporte público generan presiones al alza en transporte.

Señala el economista Espinosa que “son múltiples los factores que sustentan este significativo incremento en los precios al consumidor en Colombia al comienzo de 2022. Algunas de las causas subyacentes ya venían presentándose desde hace varios meses: la depreciación del peso frente al dólar, el estrés en la logística global y el inusitado aumento en los costos de los productores”.


Le puede interesar: Sigue remezón en coaliciones de centroderecha y centroizquierda


Respecto al incremento de precios en los alimentos, esta situación ya venía desde hace rato, incluso en medio de la pandemia, cuando las cuarentenas hicieron que se dispararan los precios de productos básicos como la papa, la carne de res y pollo, y los huevos, así como todo tipo de verduras.

Esta carestía incluso afectó la venta de alimentos el año pasado. Según el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, 2021 cerró con una caída en las ventas de alimentos: “Es natural que la perspectiva inflacionaria que hay en el país de materia de alimentos lleve a que se racionalizan las compras por parte de los hogares. Tanto es así, que las ventas de alimentos en 2021 fueron un 3,4% inferiores a las que se hicieron en noviembre de 2020 como resultado del alto costo de vida".

Los productos que más han subido de precio, según el último dato de inflación del DANE, fueron la carne de res, pollo, papa y aceites comestibles.

Según el reporte de la entidad, el aumento en el precio del dólar y la crisis logística mundial que repercute en la escasez de insumos está incidiendo en el encarecimiento de alimentos y en el costo de vida de los colombianos.

Camilo Durán, economista sénior de Credicorp Capital, estima que durante el primer trimestre del año seguirá aumentando el costo de vida de los colombianos. Señaló que, incluso, la inflación se podría acercar al 7% entre abril y marzo.

"Esperamos hacia adelante presiones de corto plazo fuertes en el primer trimestre que podrían llevar a la inflación incluso cercanos al 7%, entre abril y marzo de este año", sostuvo.

Por su parte, María Paula Castañeda, economista de BBVA Research para Colombia, aseguró que "en los próximos meses esperamos que la inflación continúe al alza, pero empiece a ceder luego del primer trimestre del año".

Sin embargo, los analistas consideran que el costo de vida de los colombianos empezaría a descender desde el segundo semestre del año, por lo que estiman que a finales de este 2022, la inflación sería de 3,7%.

Munir Jalil, economista jefe para la región Andina de BTG Pactual, dijo que el comportamiento de la inflación en Colombia será determinante incluso hasta mitad de 2022. Según el analista, luego de acabar en el 5,62% en 2021, durante enero de 2022 la inflación ya habría pasado el 6%, para llegar al 6,2%.

El punto está en que el pico inflacionario, de acuerdo con Jalil, estaría entre el 6,6% y el 7%, hacia marzo y abril de 2022.

La receta del Gobierno

El ministro de Hacienda de Colombia, José Manuel Restrepo, dijo respecto a los planes que lidera el Gobierno para controlar el alza de precios, que el primer eje de trabajo tiene en cuenta el hecho de que, si las expectativas de inflación aumentan, lo que se ha hecho es mantener un incremento en las tasas de interés.

En segundo lugar, el Ministerio de Comercio adelanta medidas para reducir a cero aranceles en insumos o bienes de capital para que puedan redundar en una reducción de los costos de estos productos. De la mano de lo anterior, el Ministerio de Agricultura también lidera una serie de medidas para reducir aranceles para insumos de la producción agropecuaria.

Asimismo, Restrepo indicó que la iniciativa de desindexar varios de los incrementos en tarifas y costos, que se fijaban con el salario mínimo, para llevarlos a un aumento con la inflación, será sustancial para que el poder adquisitivo de los trabajadores del país no se vea afectado.