Uribe fue quien dio inicio a la carrera presidencial 2022: Fajardo

Foto cortesía

Para el virtual aspirante a la Casa de Nariño, Sergio Fajardo, es claro que el gobierno Duque arrastra muchas falencias y advierte que hasta el líder del Centro Democrático ya puso la mira en su sucesión. Raja la gestión de Trujillo en Mindefensa.

Sobre Petro insiste en que no haría una alianza con él por extremista y ve bien que haya cuatro precandidatos en la Alianza Verde.

Llama a respetar la protesta y abrir un diálogo social de fondo. Dice que hay que repensar la Policía, defiende a la JEP y la renta básica. Cree que Duque, que no pudo unir el país, tampoco puede liderar un gran acuerdo político pospandemia. 



EL NUEVO SIGLO: ¿Qué tanto le conviene al país esta campaña presidencial tempranera en la que salen precandidatos y candidatos por todos los lados?

SERGIO FAJARDO: Respondo por lo que nosotros estamos haciendo, y cuando digo nosotros es el movimiento que estoy liderando, Compromiso Ciudadano. Venimos trabajando de manera juiciosa hace más de un año, recorriendo el territorio colombiano para escuchar desde las diversidades a nuestras regiones, los diferentes rumbos, las diferentes vertientes.

Ahora ha sido un recorrido virtual pero apasionante en el sentido de que hemos conversado con gente de toda Colombia, de todos los departamentos. Al mismo tiempo, nos hemos preocupado por atender los problemas que tiene el país en el marco de una pandemia. Esto es muy dramático porque a veces en Colombia pareciera que no hay problemas, que no hay pandemia y nos la pasamos es discutiendo sobre otra cantidad de cosas en el marco de una polarización política.

Hemos presentado propuestas para evitar la deserción de estudiantes de la educación superior, para prevenir asesinatos y la entrada al mundo de la criminalidad de jóvenes vulnerables. Esta semana presentamos una propuesta de empleo de emergencia para Colombia. Es decir, nosotros estamos trabajando sobre los problemas y hay mucha gente que quiere participar. Esto ha sido desde el rigor, desde la seriedad, de no caer en la trampa de la polarización, de no buscar la figuración de cualquier manera o desde cualquier medio, sino de trabajar con seriedad.

Ahora, de hecho, me parece que el mismo expresidente Álvaro Uribe puso al país desde esta semana en tónica presidencial. Y el Gobierno nacional lo va a tener muy difícil porque si el partido de gobierno, el líder del Centro Democrático, fue el mismo que llamó la atención sobre el 2022, al Gobierno le veo que va a tener mucha dificultad para tramitar estos últimos años de mandato.

ENS: Precisamente el expresidente Uribe dijo “ojo con el 2022”. ¿Usted cómo reacciona a este campanazo?

SF: Ponerle atención al 2022. Nosotros hemos venido trabajando, como lo he explicado, desde hace tiempo en las diferentes decisiones, trabajo con las regiones, resolviendo los problemas del momento, presentando propuestas, construyendo la propuesta que queremos presentarle al país. Todo en el objetivo político de construir una convergencia política alternativa, por fuera de los extremos, para que en el 2022, en marzo, vayamos a una consulta interpartidista para escoger a una persona que represente los intereses de esa convergencia, con una lista fuerte al Congreso y que esa persona sea quien resulte elegida como Presidente de la República.

ENS: En la Alianza Verde ya hay cuatro precandidatos pero allá muchas personas daban por hecho que el Partido lo iba a respaldar a Usted de entrada ¿Cómo lee esta situación?

SF: Bien. La Alianza Verde es un partido establecido y he tenido en general muy buena relación con él. En la coalición Colombia de 2018 participamos con Compromiso Ciudadano -que yo lidero-, con el Polo Democrático de Jorge Robledo y la Alianza Verde, en cabeza de Claudia López. No tengo sino gratitud  y simpatía por Robledo, por López y por la Alianza porque estuvieron siempre y en cada momento en 2018. Son mis amigos y dentro del Partido Verde compartimos muchísimas visiones acerca de nuestra sociedad, de lo que nosotros queremos hacer. Ahora, es un Partido y ellos tienen, por supuesto, un interés político, las personas quieren participar, se quieren destacar. Eso es algo en lo que yo no debo opinar sino que debo respetar.



ENS: Volviendo a su propuesta de convergencia, ¿quiénes no caben  en esta?

SF: No caben los extremos que hacen de la política la polarización. Voy a darle los que considero lineamientos fundamentales para encontrarnos, en términos políticos. Por supuesto, vamos a tener que construir un acuerdo programático pero antes que esto, nosotros en Colombia tenemos que construir un acuerdo ético que le diga a la sociedad colombiana cuáles son los principios y valores sobre los cuales queremos construir nuestra transformación. En particular, un acuerdo ético que haga estricta la forma en que nos vamos a relacionar entre personas para superar la violencia; un acuerdo ético sobre la forma en que nos vamos a comportar las personas para derrotar la corrupción y esas conductas ciudadanas ilegales. Ese acuerdo ético es una condición  previa para poder avanzar a construir un acuerdo programático.

ENS: Dentro de esa convergencia, ¿definitivamente se excluye una  consulta interpartidista o una confluencia entre Sergio Fajardo y Gustavo Petro?

SF: He señalado desde hace años y todos los días recibo insultos por decir lo que he dicho y me lo preguntan en todas las entrevistas. (La convergencia) es por fuera de los extremos. Y eso lo pienso, lo creo y estoy convencido de que es lo que necesita Colombia.

ENS: ¿Eso significa que considera a Petro un extremo de la política colombiana?

SF: Muy buena deducción.


"Ahora, de hecho, me parece que el mismo expresidente Álvaro Uribe puso al país desde esta semana en tónica presidencial"


Gobierno sin rumbo

ENS: ¿Cómo analiza al gobierno Duque cuando ya tiene dos años y tres meses de gestión?

SF: Un Gobierno que nunca tuvo un rumbo o norte claro hacia el cual quería conducir la sociedad, que no ha tenido un proyecto claro de transformación de esa sociedad y, desde esa perspectiva, nunca pudo cumplir con una premisa que el presidente Duque decía desde el primer día: unir a Colombia. Vamos a terminar con un Gobierno que no ha tenido rumbo y cada vez Colombia va a estar más fragmentada, más desunida.

A partir de esa perspectiva, no tengo duda de que Colombia va a cambiar y que ese proyecto político no va a continuar en el poder. Ya ha tenido un poder extraordinario durante este siglo pero, como se llama eso siempre en materia política, ya se le acabó el recorrido que tenían para hacer. Ese Gobierno le va a entregar a un gobierno de otro tipo la conducción del país.

Y no sobra agregar lo que ya comentamos: que el mismo expresidente Álvaro Uribe le dio inicio a la carrera presidencial y eso significa que está viendo que el Gobierno no tiene la capacidad ni las herramientas para, precisamente, fijar un rumbo que marque lo que sería la contienda presidencial.

ENS: Pero, ¿en qué puntos se debe unir el país?

SF: Esa será la propuesta. En particular, nosotros tenemos en el terreno de la política lo que señalaba del acuerdo ético, que es la primera fase para ejercer cómo nos relacionamos.

Digo unas frases que son sencillas pero son potentes: En Colombia nosotros tenemos que aprender a ser diferentes sin ser enemigos.

Y eso qué significa: que vamos a enfrentar la polarización, porque justo lo que busca la polarización es dividir entre amigo y enemigo; si usted no es mi amigo es mi enemigo, y al enemigo hay que destruirlo. Entonces, inmediatamente, aparece la rabia, el resentimiento, el deseo de venganza, las mentiras, las trampas y las fake news, para maltratar al que no piensa como piensa determinada persona. Y desde esa perspectiva es un país que va a aumentar la violencia y ejercer la posibilidad de una violencia física que, acompañada por una cultura de la ilegalidad, es donde crece la corrupción. Nosotros tenemos que enfrentar eso en el mundo de la política, en la forma de hacer la política

Ahora, ya tendremos que presentar después programas que nos permitan unir el país. Pero señalo dos o tres elementos que creo son fundamentales para conseguir una nueva situación. Primero, una propuesta de desarrollo para Colombia que tenga a las regiones como los nodos centrales de la construcción del desarrollo. El país ha menospreciado el desarrollo regional y nosotros no hemos dado la capacidad ni la fuerza para desarrollarnos desde nuestras regiones.



Tenemos que avanzar en la consolidación de la paz, hay que entenderla en un sentido más amplio con respecto a las relaciones de las personas y, sin duda, debemos hacer una gran apuesta por el desarrollo rural. Por ejemplo: hacer de la seguridad alimentaria un proyecto estratégico de país. Todo lo que tiene que ver con el desarrollo ambiental y el cambio climático, con la riqueza de nuestra biodiversidad convertida en una riqueza social, entendiendo un desarrollo sostenible.

También urge una apuesta fundamental por el desarrollo de jóvenes y mujeres en nuestro país, entendiendo las condiciones que se necesitan alrededor de la educación, la ciencia, la tecnología y el conocimiento para avanzar en el desarrollo. Todos esos son elementos que servirán para unir el país, romper con la polarización y superar el populismo que pretenden dar soluciones pacifistas en un ‘tuit’. Hay que avanzar de manera seria a la transformación que necesita Colombia.

La protesta

ENS: Hablando de extremos se dice que la protesta social y la Minga, entre otras, están movidas por uno de los extremos del país ¿Qué opina?

SF: No, creo que apuntar eso es precisamente caer en la polarización. Hay una protesta social en nuestro país, asociada con la Minga que viene del departamento del Cauca, que es importante revisar muy bien antes de caer en trivializaciones, en una confrontación del Centro Democrático contra Petro, etc. Hay que entender algo que es muy profundo: el Cauca vive una situación que es una tragedia en muchos sentidos, desde el asesinato de líderes sociales, hasta los enfrentamientos en el territorio con disidencias, bandas criminales y el narcotráfico.

Se necesita un gran diálogo social que tendría que darse en el mismo Departamento porque la clase política del Cauca no ha sido capaz de conversar, de encontrar mecanismos para conversar y buscar un diálogo con la población indígena, que son cerca del 30%, también cerca de un 30% son afros y los mestizos…Y esa conversación se tiene que dar en el Departamento.

De hecho, el Gobierno nacional debía tener una presencia permanente en el Cauca, algo análogo a lo que a comienzos de los 90 se hizo para Medellín, donde participó el Gobierno nacional, con la Consejería para Medellín.

Se tiene derecho a protestar. Hay que evitar al que busca siempre que en el marco de las protestas se dé violencia. Pues que no se dé y que la discusión se pueda dar de manera respetuosa en nuestro país. Eso es necesario

ENS: El fallo de la Corte Suprema para que el Esmad no utilice ciertas armas en el control de desórdenes en las protestas sociales ¿Qué piensa?

SF: Esto es una reflexión acerca de lo ocurrido en el país y está asociada con el tema del asesinato de Javier Ordóñez en Bogotá. La Policía tiene que repensarse y se tiene que revisar el tipo de armas que utiliza, así como la manera cómo se enfrenta y se manejan las protestas sociales. Eso es muy importante para la institución de la Policía, tan necesaria para nuestro país, y hablo con el conocimiento de haber sido gobernante, haber trabajado con la Policía y haber tenido muy buena relación con ella. Pero por todo lo que ha venido ocurriendo la Policía debe repensarse. Hay que darle una revisión.


"El país ha menospreciado el desarrollo regional y nosotros no hemos dado la capacidad ni la fuerza para desarrollarnos desde nuestras regiones"


ENS: ¿Cree que el Gobierno ha abandonado los territorios?

SF: Creo que la presencia del Gobierno nacional en los territorios ha sido muy débil. De hecho, un Gobierno que siempre estuvo asociado con la seguridad ha descuidado la seguridad en buena parte del territorio y eso se ve con los conflictos que hay. Se conoce y todo el mundo sabe la naturaleza de los conflictos sociales, siendo Cauca un ejemplo, que es lo mismo que ocurre en Nariño, específicamente en la zona de Tumaco, en Antioquia, el bajo Cauca, Catatumbo, Arauca, en fin… Creo que el Gobierno no ha hecho una buena tarea de ocupar el territorio y eso es contradictorio porque es un Gobierno que siempre tuvo la seguridad como una característica.

ENS: Muchos han dicho que el Ministro de Defensa es un candidato presidencial y que por ello debería salir del Gobierno para enfrentar esa situación ¿Qué piensa?

SF: Ya hablamos de la seguridad en Colombia y precisamente señalaba cómo el Estado, bajo la conducción del Gobierno nacional, no ha ocupado los territorios y los índices de seguridad en nuestro país se han deteriorado. Tenemos problemas en unos sectores muy importantes del país y esa es una responsabilidad del Gobierno nacional y, en particular del Ministro de Defensa. O sea, creo que la gestión no ha sido una buena gestión y eso hace parte de la discusión política. Por supuesto, si participa luego como candidato pues ya se verá, pero la evaluación de su gestión alrededor del Ministerio de Defensa y, en general, la labor del Gobierno nacional alrededor del Ministerio de Defensa durante todo el gobierno Duque, ha sido muy precaria.

¿Disminuir el Congreso?

ENS: El expresidente Uribe plantea un referendo en donde uno de los temas es la disminución del tamaño del Congreso ¿En Colombia necesitamos más o menos congresistas?

SF: No creo que el problema sea el número de congresistas pero sí hay que preocuparse por la representatividad de todos los territorios dentro del Congreso. Hay que preocuparse sobre la forma cómo se hace la política, romper con el clientelismo, la forma cómo se financian las campañas que después se convierte, en muchos casos, en corrupción extendida por todo el país. Pero no creo que el problema sea del número de los congresistas sino de la calidad de los congresistas, de la calidad de la política que se hace en Colombia y, por supuesto, que tengan representatividad todos los territorios colombianos. Pero, repito, no creo que el problema sea el número de congresistas sino esos tres factores que acabo de señalar.



ENS: ¿Está de acuerdo en eliminar la Jurisdicción Especial de Paz?

SF: Estoy en desacuerdo con el proyecto de eliminar la JEP. Lo que tenemos que hacer es dejar que la JEP funcione, ya tiene en sus manos una responsabilidad muy grande y que, precisamente como institución creada en el marco de la justicia transicional, juegue el papel preponderante que tiene que jugar. No creo que haya que eliminarla y lo que esperamos es que actúe de manera transparente y contundente, pero dejémoslos trabajar para que recuperemos la confianza en las instituciones en Colombia. Hoy una de las fatalidades en nuestro país es la desconfianza en todas partes. En cada institución del Estado siempre hay una duda, quién está detrás, por qué hace una u otra cosa.

Dejemos que las instituciones funcionen, respetemos a las personas que tienen la responsabilidad de impartir justicia en nuestro país. Ahora, siempre exijamos la transparencia, el respeto a las personas, el juicio debido, las garantías que deben tener las personas.

Sí a renta básica

ENS: Por la pandemia, uno de los temas más discutidos aquí y en el mundo es la creación de una renta básica, pero hay quienes dicen que urge evitar que se caiga en el populismo ¿Está de acuerdo con este mecanismo?

SF: Estoy de acuerdo. La pandemia nos ha permitido revisar, en vivo y en directo, muchos de los problemas que tenemos en la sociedad colombiana, asociados con la pobreza, la desigualdad, con la corrupción. Y esta es una oportunidad para revisar la forma cómo se da la protección social en nuestro país y evolucionar hacia una renta básica que, por supuesto, habrá que discutir. Creo que se necesita y es fundamental la construcción de una verdadera red de protección social en Colombia.


"Creo que el Gobierno no ha hecho una buena tarea de ocupar el territorio y eso es contradictorio porque es un Gobierno que siempre tuvo la seguridad como una característica"


ENS: ¿Cómo crear empleo en el próximo gobierno?

SF: Nosotros presentamos una propuesta para generar empleo ya, porque no sabemos qué va a pasar dentro de un año y medio. Los signos que estamos viendo ahora son muy preocupantes y por eso hay que hacer un esfuerzo extraordinario para generar empleo hoy, empleo de emergencia. La cifra de cerca del 17% de desempleo en Colombia es grave. Por ejemplo, en las mujeres es más del 20% y en los jóvenes alrededor del 28%, eso es un drama social. Pero, además, entendiendo que desde antes de la pandemia ya teníamos un desempleo en doble dígito y eso tiene explicaciones en la forma cómo funciona en la economía nacional nuestro aparato productivo.

Esta misma semana, el DANE presentó las cifras de pobreza a 2019, donde entre pobreza y pobreza extrema ya estamos alrededor del 50% en el país, y eso fue antes de la pandemia. Nosotros no estamos hablando de generación de empleo en el 2022 sino hoy, porque es urgente y la crisis social que tenemos es muy profunda y se enfrenta con un malestar ciudadano creciente. Hay que actuar hoy, desde ya.

ENS: Desde algunos sectores se ha planteado que en esta época de pandemia el Gobierno debería llamar a los líderes y a los partidos para hacer un acuerdo por la reactivación, un pacto nacional para sacar al país de la crisis ¿Cree que el gobierno Duque tiene la voluntad y la capacidad para liderarlo?

SF: En respuesta anterior dije que el presidente Duque no había sido capaz de unir al país alrededor de ciertos temas. Esta habría sido una oportunidad para convocar a todas las fuerzas políticas pero no lo hizo y no lo va a hacer porque no tiene la capacidad para liderar este tipo de acuerdos. La idea era muy buena hace unos meses y entonces no lo hizo el Gobierno, y ahora no lo va a hacer.