Off the record

Foto archivo El Nuevo Siglo

Censo poblacional vs. censo electoral

 

Como se sabe, el 27 de octubre de 2019 los colombianos acudirán a las urnas para elegir 1.101 alcaldes y 32 gobernadores así como a los integrantes de 1.101 concejos municipales, 32 asambleas departamentales y más de 6.000 miembros de juntas administradoras locales. Los escogidos estarán en sus cargos entre el período 2020 y 2023. Algunos parlamentarios han empezado a preguntar qué tan castigado se verá el censo electoral para dentro de 11 meses, ya que el censo poblacional que está a punto de terminar evidenció que los colombianos no serían más de 46 millones de personas, cuando las proyecciones que venía manejando el mismo DANE desde años atrás ya situaban al país con 50 millones de habitantes. Esto significa, entonces, que hay 4 millones de personas menos a las calculadas.

 

¿Poca afectación?

 

¿En qué afecta esta circunstancia el censo electoral? A primera vista, según algunos analistas, el impacto no sería mayor, ya que la base de ciudadanos que pueden ejercer el derecho al sufragio se hace con sustento en las cédulas expedidas y vigentes, un universo que es constantemente depurado al excluir a los fallecidos, incluir a quienes cumplen los 18 años de edad y actualizar el volumen de personas que por orden judicial tienen sus derechos políticos suspendidos o hacen parte de la Fuerza Pública. Lo cierto es que el censo electoral más reciente en Colombia es de 36.421.026 personas habilitadas para votar, con corte al 25 de julio pasado.

 

4 millones menos

 

Lo que no se sabe es, una vez aplicado el nuevo censo poblacional, cómo vaya a variar ese universo de votantes. “…No entiendo a profundidad el tema estadístico, pero es apenas lógico que si de un proyectado de 50 millones de personas, se baja a empadronamiento de apenas 46 millones, eso tiene que impactar el censo electoral”, precisó un directivo partidista en charla informal con reporteros políticos.

 

Las circunscripciones

 

Sin embargo, varios analistas sí han puesto sobre la mesa que el resultado del censo poblacional debería reflejarse de inmediato en materia de número de congresistas por circunscripción territorial (de cara a los comicios de 2022) pero también frente al número de diputados, concejales y ediles que deberá escogerse en octubre del próximo año. “…Ese es un tema delicado que en esta reforma no estamos tratando directamente, ya que solo estamos cambiando lo referente a las circunscripciones regionales para Senado… Me parece que es un asunto que debe referirse a la ley, sobre todo ahora que con 4 o 5 millones de personas menos el temor a un aumento desaforado de curules en la Cámara queda neutralizado”, le dijo a un periodista de EL NUEVO SIGLO un senador ponente del actual proyecto de reforma política.

 

Operativo en marcha

 

Lo cierto es que ya la Registraduría Nacional –que ayer conmemoró sus 70 años de existencia– puso a andar el cronograma electoral. Desde el pasado 27 de octubre abrió un nuevo período de inscripción de cédulas para votar en esos comicios, que se extenderá durante 10 meses, es decir hasta el 27 de agosto de 2019. Adicionalmente ahora los colombianos podrán descargar a través de la página web de la Registraduría el comprobante de realización de su inscripción. En este formulario aparecerán la fecha, lugar donde realizó el trámite y cualquier novedad por trashumancia electoral. Incluso, ya se determinó que para las elecciones de octubre de 2019, los bogotanos contarán con 174 nuevos puestos en las 20 localidades de la ciudad, llegando a un total de 816 habilitados para esa cita en las urnas.