Asbesto, a dos pasos de ser prohibido

AFP

Luego de la aprobación en segundo debate del proyecto de ley que busca prohibir el uso del asbesto en Colombia, la senadora conservadora Nadia Blel, autora de la iniciativa, le dijo a EL NUEVO SIGLO que el Congreso está en mora de proteger la salud de los colombianos, debido a que la propuesta duró estancada más de un año en el orden del día en la plenaria del Senado.

Blel manifestó que le faltan dos debates al proyecto para que se convierta en ley a pesar de las demoras en el Legislativo y de los resultados negativos que ha tenido la propuesta en las tres ocasiones anteriores que se ha presentado.

“Confiamos en que el Congreso de la República nos va a dar ese sí definitivo a la vida y a la salud de los colombianos”, anotó.

Frente a ello, envió un mensaje al Congreso para que lo apoyen en las discusiones que restan y de esta manera defiendan la vida, “porque este proyecto no es para las víctimas del asbesto. Lastimosamente muchos de ellos ya perdieron la guerra frente al cáncer. Este proyecto es para todos los que vienen detrás, para los niños, para nuestras familias y para los colombianos”.

“El asbesto cobra vidas de colombianos inocentes y el Congreso debe proteger la vida de los colombianos por encima de todo”, agregó.

Por lo anterior, Blel explicó que la importancia de prohibir este material se debe a que produce cáncer de pulmón, mesotelioma, asbestosis, cáncer de laringe, de faringe, ovarios y testículos.

“Es un cancerígeno demostrado científicamente que produce alrededor de 100.000 muertes en el mundo. Por eso se ha prohibido en más de 60 países”, señaló.

En ese sentido, la legisladora manifestó que en Colombia también existen cifras alarmantes. “Son más de 1.744 casos de cáncer de pulmón atribuibles a la exposición al  asbesto en los últimos cinco años y 250 casos de mesotelioma en el último quinquenio”, indicó.

Expresó que este es un factor alarmante teniendo en cuenta que el presupuesto para la salud está bastante corto y son los colombianos a través del sistema general de salud “quienes estamos asumiendo las enfermedades producto de la exposición del asbesto, mientras los empresarios siguen enfermando a todos los colombianos”.

En cuanto al uso del material en diferentes productos como tejas, tuberías y los tanques de agua, aseguró que esto es “injusto porque todos sabemos lo doloroso que es el cáncer, no solamente es una carga emocional sino una carga económica y psicológica para las familias. Queremos que la vida y la salud de los colombianos esté por encima de todos esos intereses comerciales”.

Por último, Blel le manifestó a este Diario que, aunque el proyecto contempla la prohibición absoluta del asbesto, entiende también que es una industria productora en la que hay muchos trabajadores vinculados, por lo que establece un período de transición de cinco años en donde las empresas busquen sustitutos que no pongan en riesgo la vida de sus trabajadores y que a su vez, se les permita continuar operando en el país.

“Se les dio ese período de transición para proteger a los trabajadores de la industria y por supuesto, para que el Gobierno en este período de tiempo haga un plan de adaptación laboral con el fin de ofrecerle una alternativa de empleo a los trabajadores de la mina, porque para ellos si no hay otra alternativa”, expresó.