Expertos creen que Emisor seguirá subiendo intereses

Archivo

El próximo 29 de septiembre se reunirá la junta directiva del Banco de la República para tomar decisiones acerca del incremento en las tasas de interés. De acuerdo con varios analistas del mercado, la tendencia alcista se mantendrá y sería posible terminar el 2022 con tasas en el 11%.

En este sentido, expertos consultados por Fedesarrollo consideran que el Emisor aumentará el costo del dinero de 9% a 10%. Sin embargo, esperan una reducción a lo largo de 2023, pasando por 9% en septiembre, hasta ubicarse en 8% en diciembre.

Sin duda la inflación que no cede y que actualmente está en dos dígitos con el 10,84%, y otros factores externos como el incremento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), afectan la economía colombiana ya que podría presentarse, según expertos, una desaceleración en los próximos meses.

Cabe recordar que, en la última reunión de los codirectores del Banco, se decidió incrementar la tasa de intervención en 150 puntos básicos, ubicándola en 9%.

Inflación no da tregua

En este sentido José Ignacio López, director ejecutivo de investigaciones económicas de Corficolombiana, le dijo a EL NUEVO SIGLO que están de acuerdo con el consenso de analistas que consultó Fedesarrollo. “Pensamos que en la próxima reunión, el Banco de la República aumentará 100 puntos básicos, es decir 1%, y haría lo mismo en noviembre, es decir que se llevaría la tasa a 11%”.

 “Además, claramente las cifras de crecimiento de inflación van a pesar en esa decisión de tasas, de tal manera que el Banco va a privilegiar seguir en el aumento de intereses, dado que el choque inflacionario continúa y la economía, si bien esperamos que se desacelere en los últimos meses, en los datos observados aún siguen siendo buenas proyecciones”, agregó López.

Decisiones de la Fed

Por otro lado, en cuanto a la afectación a la economía colombiana con el aumento de las tasas de la Fed, el experto sostuvo que “a medida que la Reserva Federal siga subiendo tasas habrá una presión sobre el mercado doméstico ya que reduce el diferenciador de tasas con Estados Unidos. Lo anterior obliga a que probablemente los inversionistas demanden tasas de interés más altas en el país”.

“Todo esto de alguna manera se ha visto reflejado en el mercado de renta fija con las tasas que han venido en aumento. Además, el hecho de que el Emisor suba los intereses mantiene el diferencial. Por el lado del peso colombiano hay una debilidad asociada a mayores tasas de interés en EE.UU. y un dólar fortalecido con la perspectiva de tasas al alza de la Fed. Sin duda lo anterior tiene un efecto sobre nuestra moneda”, agregó el analista.



Así mismo Wilson Tovar, gerente de Investigaciones Económicas de Acciones & Valores, le dijo a EL NUEVO SIGLO que, "en su lucha por frenar la inflación, la Fed volvió a subir sus tasas de interés, y además anunció nuevos incrementos para este año. Para varios expertos las subidas de tasas, por lo general, ayudan a contener la inflación, así como el consumo y la inversión, por ende, la demanda de materias primas, que son las que generalmente dan ingresos a economías emergentes. Tal decisión presiona implícitamente a nuestro Banco Central, que la semana siguiente ajustará sus tasas".

A diferencia del mercado "estimamos que el Banco de la República incrementará 150 puntos básicos, es decir que la tasa quedaría en 10,5%, esto debido al incremento sorpresivo en la inflación en agosto y además por el alza en el costo de combustibles", dijo el experto.

Al respecto, Jorge Restrepo, economista y docente de la Universidad Javeriana, le dijo a este Diario que “la subida de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal mantiene la presión en el peso colombiano en su tendencia devaluacionista, porque al aumentar la rentabilidad de los activos en los Estados Unidos contribuye a que los capitales sean atraídos a ese país en detrimento de la inversión en Colombia”.

“Además, incrementa el costo de capital para el Gobierno nacional y los gobiernos locales, aumentado el costo del servicio de la deuda pública, pero también de la deuda privada para las grandes empresas y el sistema financiero, que consigue fondos en el exterior. Esto tiene un doble efecto: el declive del peso y el aumento del costo de capital que afectará de forma importante a la economía colombiana y contribuirá a la desaceleración del crecimiento”, sostuvo el analista.