Francia celebra los 250 años del nacimiento de Napoleón

Archivo
Cerca de 700 apasionados provenientes de toda Europa arrancaron las festividades por la mañana con un desfile.

 

La isla francesa de Córcega vive a partir de este martes tres días de celebraciones para marcar los 250 años del nacimiento de Napoleón Bonaparte con una reconstitución de la batalla de Austerlitz y un baile imperial en el menú de las festividades.

En las calles de Ajaccio, ciudad donde nació en 1769 el Emperador de los francesas, un espectáculo peculiar comenzó el martes. Entre los turistas aparecen miembros de la Guardia Imperial, vestidos con uniformes de lana, y elegantes damas con vestidos del Primer Imperio (principios del siglo XIX).

Las tropas, compuestas de cerca de 700 apasionados provenientes de toda Europa, principalmente de República Checa y Bélgica, arrancaron las festividades por la mañana con un desfile.

"Ajaccio tiene en este mes de agosto una cita con la historia", anunció en tono solemne Jean-Pierre Aresu, consejero municipal encargado de poner en relieve el patrimonio napoleónico, en un discurso en la plaza principal de Ajaccio.

A su lado, Pierre Pugliesi, funcionario municipal encargado del turismo, declaró oficialmente abiertas las jornadas dedicadas a Napoléon al grito de "¡Viva Ajaccio, viva el Emperador!".

Redobles de tambores y ensordecedores disparos de mosquetes, estos cañones largos que funcionan con pólvora negra, se escucharán en la ciudad el martes y miércoles, con la reconstitución de escaramuzas.

También se prevén conferencias sobre los prisioneros de guerra durante la Revolución y el Primer Imperio o sobre la infancia de Napoleón en Ajaccio, exposiciones y bailes de época.

Antes de las ceremonias oficiales el jueves, el plato fuerte de las festividades será el miércoles por la noche con la reconstitución de la batalla de Austerlitz, que marcó en 1805 la victoria de Napoléon sobre las tropas austro-rusas.

Nacido en Ajaccio el 15 de agosto de 1769, Napoleón Bonaparte murió el 5 de mayo de 1821 prisionero en Santa Helena, una remota isla del Atlántico. Este militar que llegó al poder con un golpe de Estado en 1799 fue proclamado Emperador en 1804.