Emisor: economía tendrá mejor desempeño en 2do semestre

Cortesía
Se prevé un aumento en el consumo y en el gasto público ante el cambio de alcaldías y gobernaciones en todo el país

 

Un mejor desempeño de la economía se tendrá en este segundo semestre, de acuerdo con el Banco de la República. Para los directivos del Emisor, después de la desaceleración observada en el primer trimestre, se espera una recuperación del crecimiento económico hacia tasas algo superiores al potencial a partir del segundo semestre del año.

Indica en su informe sobre la inflación presentado por el equipo técnico de la Junta Directiva, que “los choques que enfrentó el crecimiento se habrían empezado a revertir desde el segundo trimestre de manera paulatina, lo que permite proyectar para dicho período una aceleración del crecimiento anual”.

Así, en el segundo semestre la economía deberá ganar dinamismo gracias a una mayor recuperación del consumo público y de la inversión en obras civiles, y a que el consumo privado y la inversión en maquinaria y equipo registrarán tasas de crecimiento similares a las del primer trimestre. Los resultados para el pronóstico de la senda central del Producto Interno Bruto (PIB) y su intervalo de confianza.

Demanda interna

Sostiene el informe que “para 2019 se sigue esperando un crecimiento mayor que el observado en 2018 (2,6%), pero menor que lo previsto en el informe de marzo (3,5%). Este pronóstico implica una expansión de la demanda interna similar a la del año pasado, unas exportaciones débiles y una demanda externa neta que restarán una vez más al PIB”.

“En 2020 la economía continuará ganando dinamismo. Para ese año, al igual que en 2019, la economía seguirá beneficiándose de unas condiciones financieras internas amplias. A esto se sumará el impacto positivo de la Ley de Financiamiento, la continuación de importantes proyectos de obras públicas y la reactivación de la construcción de vivienda. Gracias a ello, y a unas condiciones de financiamiento externo que se mantendrán relativamente favorables, la economía deberá presentar un mejor desempeño”, sostiene el análisis.

Sin embargo, la estimación del crecimiento económico para 2020 se revisó a la baja teniendo en cuenta los efectos negativos de una mayor incertidumbre global sobre las decisiones de inversión. También, se contempla una desaceleración del consumo público acorde con un menor dinamismo en el gasto de los nuevos gobiernos regionales y locales (usual durante su primer año de administración) y con el recorte contemplado en el anteproyecto del Presupuesto General de la Nación presentado para el próximo año.

Choques negativos

Acorde con los pronósticos de crecimiento, la brecha del producto comenzaría a cerrarse gradualmente a partir de la segunda mitad del año, aunque a una menor velocidad. Los choques negativos de demanda que afectaron a la economía colombiana en el primer trimestre de 2019, junto con las revisiones a la baja del crecimiento en 2020, hicieron que la brecha del producto fuera más negativa que la estimada previamente

Afirma el estudio que “los resultados a junio de la ejecución presupuestal sugieren que en el segundo trimestre del año el consumo público habría mantenido un crecimiento relativamente bajo comparado con años anteriores. Sin embargo, el recaudo tributario, principal componente de los ingresos del Gobierno Nacional Central (GNC) (86%), registra un buen desempeño”.

Al cierre de junio el recaudo acumulado presentó un crecimiento de 9,6% frente al mismo período del año anterior y un cumplimiento de 52% frente a la meta de todo 2019: $157 billones, la cual es superior en $15,3 billones a la de 2018. De continuar la buena dinámica de ingresos del GNC, en el segundo semestre del año la ejecución presupuestal podría acelerarse, sujeto al cumplimiento de la meta del déficit fiscal de 2,4% del PIB para este año. Esto contribuiría a que el consumo público tenga un mejor desempeño en el segundo semestre del año.

Adicionalmente, este es el último año de las administraciones territoriales, las cuales históricamente se han caracterizado por una mayor ejecución de recursos con respecto a los tres primeros años de mandato. Acorde con lo anterior, el pronóstico de crecimiento del consumo público se ubica entre 3,3% y 3,6% para todo 2019.

Para 2020 existen dos razones principales para esperar una desaceleración del consumo público. La primera es que será el primer año de los gobiernos regionales y locales, período en el que la ejecución de gasto ha sido tradicionalmente baja por parte de estas entidades. La segunda tiene que ver con que el anteproyecto del PGN para 2020 sugeriría un recorte frente al aprobado para 2019.

 

 

Defensa de política monetaria

La decisión del Banco de la República en 2016 de subir las tasas de interés fue criticada por el presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), Bruce Mac Master, quien señaló que este hecho frenó la economía colombiana.

Sin embargo, el gerente del emisor, Juan José Echavarría, defendió la gestión que ha adelantado esa entidad y aseguró que contrario a frenar la economía, lo que se ha venido haciendo es darle un impulso económico al país.

“El Banco está impulsando la economía y quisiéramos impulsarla más. Si el Banco tuviera gran credibilidad y todos los agentes nos aceptaran que la inflación va a ser cercana a 3%, podríamos bajar las tasas”, explicó el directivo.

Señaló que en el pasado los siete miembros de la Junta Directiva del Banco de la República tomaron la decisión más acertada frenando la demanda, porque la inflación subió en ese momento hasta el 9% a raíz de los efectos del fenómeno del Niño, acompañado de un largo paro de transportadores.

“Me parece que hizo un buen trabajo. Tuvo que frenar la demanda porque la inflación se subió a 9% y la única forma cuando la inflación se sube y los agentes empiezan a apostar que eso no es un fenómeno temporal, es frenando la demanda”, sostuvo.

Echavarría agregó que las decisiones adoptadas en materia de política monetaria en el pasado, no están causando los problemas actuales que enfrenta la economía colombiana, teniendo en cuenta que todos los estudios muestran que la tasa de interés del Banco tiene un impacto de un año y es transitoria.

El directivo respaldó esa tesis señalando que “llevamos 15 meses bajando las tasas o manteniéndose estables. Llevamos dos años con tasas de interés a la baja y estables, luego lo que interesa analizar es qué impacto están teniendo esas nuevas tasas”.