Demanda de servicios notariales se ha reducido en 80%: Rojas

Foto cortesía

 

“Realmente el servicio se ha reducido ostensiblemente, el registro civil, los matrimonios, los divorcios, todo se ha reducido en casi un 80%”, manifestó Álvaro Rojas, presidente de la Unión Colegiada Del Notariado Colombiano.

EL NUEVO SIGLO: ¿Cómo están las notarías del país?

ÁLVARO ROJAS: Lo bueno es que el Gobierno declaró como servicio esencial el servicio notarial y nunca hemos suspendido el servicio, con limitaciones de horario, y de turnos, eso lo ha definido el señor superintendente, el doctor Silva.

Lo malo es que siempre las limitaciones de movilidad, el Pico y Género, nos ha complicado un poco, pero por lo menos en Bogotá, la Alcaldesa fijó las excepciones para la movilidad de las parejas y de las personas que deben concurrir en contratos bilaterales, multiusuarios o multicontratantes, pero realmente el servicio se ha reducido ostensiblemente, el registro civil, los matrimonios, los divorcios, todo se ha reducido en casi un 80%.

ENS: Muy poco movimiento…

AR: Hubo un poco de reactivación las dos semanas anteriores, pero esta semana volvió a caer. Estamos en un promedio de un 20% del servicio que la gente requiere. La situación es dramática. Ya tenemos alguna afectación, no obstante, en cuanto a los protocolos de seguridad en los notarios que son muy exigentes, tanto para los empleados, los notarios y los usuarios, pero la concurrencia de usuarios que vienen, lo hacen en transporte público de las diferentes áreas, es un riesgo serio.

ENS: Entonces, ¿han disminuido los ingresos?

AR: Obviamente la disminución de los ingresos. Estamos haciendo un gran esfuerzo por mantener la nómina, mantener a los empleados, pagar los salarios, pero estamos pasando por una situación muy dramática y muy difícil.

Sobre todo que tenemos que ver mucho con otras actividades. Por ejemplo, el tema de la construcción tiene que ver con nosotros, las escrituras, registros. Nosotros somos recaudadores de impuestos: recaudamos el IVA, retención la fuente, el impuesto departamental de beneficencia, el impuesto de registro e instrumentos públicos, entre otros.

De ahí se hacen aportes a la administración de justicia. Esos recaudos han caído ostensiblemente, casi que un 90%. Entonces no estamos recaudando para el Estado los impuestos que normalmente recaudábamos. La situación es bien dramática. Estamos prestando el servicio en línea.

 

En línea

 

ENS: ¿Qué se está haciendo?

AR: Estamos terminado el piloto de autenticación en línea o fuera del despacho notarial, pero le digo: la situación es bien dramática. Sin embargo, con optimismo continuamos trabajando, apoyando las determinaciones del Gobierno, del gobernador, de los alcaldes, pero es muy complicado esto.

ENS: ¿Cómo se puede ir reactivando el sistema notarial?

AR: Esto es una cadena, esto es un engranaje, como el de los relojes suizos: falla un piñón y se paran los otros. Entonces, mientras no haya una normalidad productiva, es muy complicado.

Le doy el caso de los matrimonios. Dicen, primero no puedo hacer reuniones, no puedo recibir los regalos, no puedo hacer fiesta, no puedo invitar a los familiares, no puedo tener el viaje de bodas, mejor lo aplazo.

Y el de la promesa de compra venta, qué afán. Esperemos a que esto se supere. No tenemos para el pago de los impuestos, la situación es difícil.

ENS: ¿Cómo se hacen los pagos?

AR: Nosotros recibimos transferencias y tarjetas de crédito. La gente dice ya “es que mi tarjeta de crédito está a full, ¿por qué no me dan un plazo, porque no me dan un tiempo para pagar?”. Y son impuestos que no se pueden dar crédito.

Yo veo que esto está muy complejo, pero la parte notarial está dispuesta, abriendo las notarías, dando los turnos, haciendo teletrabajo, pero qué sacamos abriendo notarias, si no llegan los usuarios. Por ejemplo, esta semana la notaria nuestra, la 67 en Bogotá, fue visitada por 11 usuarios y se hizo una escritura, dos registros de nacimiento. Es una infraestructura plena. Hay que pagar agua, luz, teléfono, pagar la nómina, insumos y los implementos de bioseguridad, que en este mercado persa están abusando algunos fabricantes de estos productos: los tapabocas por el cielo, los geles, el alcohol, los lavamanos portátiles que costaban $400.000, están por encima de $1.200.000. El tema es muy complejo. Uno aguanta, uno sostiene la nómina, dos, tres meses, pero ya cinco, seis meses con pérdida de 80 o 100 millones para la notaria, eso no lo aguanta nadie.

Estamos colaborando con el Gobierno asumiendo toda la corresponsabilidad, acatando todas las normas que nos señalan ellos, pero hasta ahí podemos llegar. Ocurre lo mismo que con los restaurantes: pueden abrir restaurantes, pero la gente no va.

ENS: ¿Qué conclusión saca?

AR: Esto es muy complejo. Si se reactiva la movilidad, se amplía la posibilidad de contagio. Si se cierra la actividad productiva, no hay producción de recursos, no hay actividad económica y aumenta el desempleo. Una cosa con la otra hay que compaginarla, pero la situación es muy dramática. Ya tenemos varios casos de notarías del país con presencia de funcionarios y notarios contagiados con el virus y estamos a la expectativa de ellos, estamos dando en apoyo pertinente.