"Ley de seguridad para Hong Kong sería desestabilizador"

Foto AFP

Estados Unidos advirtió el jueves a China contra la adopción de una ley de seguridad nacional en Hong Kong que según Washington sería algo "muy desestabilizador" para el territorio semiautónomo, sacudido por manifestaciones prodemocráticas el año pasado.

"Cualquier intento de imponer una ley de seguridad nacional que no refleje la voluntad de los ciudadanos de Hong Kong sería muy desestabilizador y sería fuertemente condenado por Estados Unidos y la comunidad internacional", dijo la portavoz de la diplomacia estadounidense, Morgan Ortagus.

La vocera del Departamento de Estado dijo que las declaraciones de Pekín y la legislación propuesta "socavan" las promesas que China hizo antes de recuperar el control del centro financiero de Gran Bretaña en 1997. 

"Instamos a Pekín a cumplir sus compromisos y obligaciones en la Declaración conjunta sino-británica, incluida la promesa de que Hong Kong 'gozará de un alto grado de autonomía' y que la gente de Hong Kong gozará de los derechos humanos y las libertades fundamentales", dijo Ortagus. 

El jueves, el presidente Donald Trump también prometió una respuesta enérgica cuando se le informó sobre la medida en Hong Kong.  "No sé qué es, porque nadie lo sabe todavía. Si sucede, abordaremos el problema con mucha fuerza", dijo el mandatario.

China anunció que presentará una legislación el viernes, en el primer día de su asamblea legislativa anual, que reforzaría la aplicación de las leyes en Hong Kong que prohíben la "subversión". 

Los líderes y activistas prodemocráticos advirtieron que la medida marcaría "el fin de Hong Kong", un temor expresado en meses de protestas masivas y a veces violentas el año pasado.

El Congreso estadounidense enfureció a Pekín al aprobar en noviembre una ley que quitaría el trato comercial preferencial de Hong Kong en Estados Unidos si el centro urbano deja de considerarse autónomo de China continental.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, dijo a principios de este mes que retrasó un informe sobre la certificación de la autonomía de Hong Kong, como lo exige la nueva ley, diciendo que el Departamento de Estado esperaría al final de la reunión parlamentaria.

El Departamento de Estado advirtió el jueves que las acciones de China afectarían su decisión.