Off the record

Foto Archivo El Nuevo Siglo

No debió anunciarse

No cayó nada bien entre los mandos militares y policiales retirados que el nuevo titular de la cartera de Hacienda, José Manuel Restrepo, anunciara de entrada que, en medio de la difícil situación fiscal y de la polémica sobre la nueva reforma tributaria, Colombia aplazaba la compra de los aviones de combate que se viene estudiando desde hace varios años. Un general retirado le envió a esta sección un mensaje según el cual “… resulta tan inconveniente aplazar la renovación de la aviación estratégica como el hecho de haberlo admitido públicamente, lo que implica que la dictadura venezolana ya sabe de esta deficiencia grave en nuestra seguridad nacional”. En ex alto mando de la Fuerza Aérea dijo hace unas pocas semanas en este Diario que la vida útil de la mayoría de los aviones de combate en Colombia vence en 2023.

Registro de migrantes

Esta semana, como se sabe, comenzó a aplicarse el Estatuto de regularización de la migración venezolana en Colombia. La gran pregunta es cuántos de los más de 1,7 millones de personas del vecino país que se encuentran en el nuestro cumplirán con el requisito de registro y respuesta a la encuesta de caracterización, que son los primeros dos pasos del proceso. Un exalto funcionario que manejó en el gobierno pasado algunos de los programas de asistencia humanitaria a los migrantes venezolanos dijo que “… si se alcanzaba a pasar del millón de personas registradas sería un resultado muy positivo, ya que esta clase de procesos en los que las personas que se encuentran en situación irregular deben aportar datos sobre en dónde viven, en qué trabajan, cuánto ganan y qué asistencia necesitan, suelen generar un grado de prevención alto entre los migrantes”.

Reforma para julio

Un senador de la coalición oficialista fue preguntado por un periodista de EL NUEVO SIGLO en torno a cuál podría ser el trámite del nuevo proyecto de reforma tributaria que el Ministerio de Hacienda debe presentar en reemplazo del ya retirado en medio de la ola de paros y vandalismo de los últimos días. El parlamentario dijo que “… lo mejor sería dejar esa iniciativa para radicarse el 20 de julio”, cuando se instale la última legislatura. “… Vea, por más que se corra ahorita con el proyecto, no creo que se pueda radicar antes de la tercera o la cuarta semana de mayo, en el mejor de los casos, y esta legislatura va hasta el 20 de junio… Sí, nos podemos ir a sesiones extras pero aun así los tiempos son muy apretados…”, explicó.

Urge previo acuerdo

Sin embargo, el senador, que pidió omitir su nombre, dijo que “… si se radica el 20 de julio, hay tiempo suficiente para acordar con todos los partidos y bancadas los alcances del proyecto, las fuentes y destinación de recursos, al tiempo que el resto del país podrá conocer desde antes a quiénes tocará el apretón de impuestos y para qué se utilizará la plata… Si el proyecto ya llega hablado y con acuerdo previo entre las bancadas, lo podemos evacuar en menos de dos meses y listo, antes de que termine octubre ya estaría aprobado y sancionado por el Presidente… Aquí hemos sacado reformas tributarias en la última semana de diciembre e igual se han aplicado desde el 1 de enero siguiente… No nos podemos arriesgar a otra ola de paros por no consensuar antes esta reforma tributaria”.