Congreso daría el primer ‘sí’ a reforma judicial

Archivo

El tribunal de aforados es uno de los temas más polémicos en todo el articulado

 

Para comenzar a votar en primer debate el articulado de la reforma a la justicia, fue citada hoy la Comisión Primera del Senado.

La idea del presidente de Comisión, Eduardo Enríquez, del Partido Conservador, es sacarla entre hoy y mañana, por ello es probable que no se realice la sesión de la plenaria del Senado.

Elevar a rango constitucional el presupuesto para la Rama Judicial con el fin de fortalecerla; la creación de un Comité Interinstitucional del sector jurisdiccional, que reemplazaría al Consejo Superior de la Judicatura; la conformación de un tribunal de aforados, integrado por tres magistrados; y el robustecimiento de la primera instancia son algunos de los aspectos que plantea el proyecto de acto legislativo de reforma a la justicia.

En la pasada sesión de la Comisión, tras la suficiente ilustración la célula legislativa aprobó la proposición con que termina el informe de la ponencia, en la que también se propone el otorgamiento de una mayor contribución ciudadana en las audiencias de participación y la consolidación de los requisitos para ser magistrado de altas cortes.

En medio de la presentación de la ponencia, conformada por 30 artículos, la senadora Paloma Valencia, del Centro Democrático, planteó la posibilidad de que los procesos de embargos que solicitan los bancos pasen de la justicia a otra autoridad administrativa, para que los jueces se dediquen al conocimiento de temas que realmente demanda la ciudadanía.

La ministra de Justicia, Gloria Barrero, recalcó que se acumularon los tres proyectos presentados sobre el tema, a la vez que subrayó que “en la ponencia la tutela no se toca”.

La propuesta original del gobierno de modificar la tutela originó un rechazo de la mayoría de los partidos representados en la Comisión Primera. Incluso la defensa de esa acción se convirtió en una especie de punto de honor de varios de los partidos políticos.

Borrero anunció que uno de los objetivos del Gobierno es digitalizar la Rama Judicial.

Seguidamente reveló algunas de las funciones que tendrá a su cargo el Comité Interinstitucional de Justicia. Una de sus tareas será aprobar el plan de desarrollo de ese sector; sincronizar el mapa judicial con el territorio y defender ante el Congreso el presupuesto de la Rama Judicial.

El senador Miguel Ángel Pinto, del Partido Liberal, aplaudió la decisión de no modificar la tutela y respaldó que el régimen presupuestal tenga rango constitucional.

El senador Enríquez dijo que en la actualidad hay más de 100 mil audiencias represadas, a la vez que dijo señaló la reforma que se estudia no soluciona todos los problemas de la justicia. Propuso acabar con los anónimos, a la vez que destacó la acción de tutela. Recordó que la Fiscalía tiene más recursos que la propia Rama Judicial.

En otro de los momentos del debate intervino el senador Iván Name (La U) quien se mostró partidario de que los procuradores delegados asuman funciones de jueces para de esa manera ayudar a fortalecer la justicia.

El senador Gustavo Petro, de Colombia Humana, se mostró en desacuerdo con el tribunal de aforados, a la vez que dijo que en una reforma a la justicia lo importante es el acceso que tiene la ciudadanía a esta.

Igualmente tomó la palabra el senador Temístocles Ortega, de Cambio Radical, quien apuntó que “este proyecto no mejora el acceso del ciudadano a la justicia. No se mejora en nada la justicia que necesita el país”. Al concluir su intervención anunció su voto negativo a varios artículos del proyecto.

Por su parte, el senador uribista Santiago Valencia también apoyó la propuesta de que los procuradores delegados desempeñen las tareas de juez y que se ocupen de estudiar los procesos de las llamadas pequeñas causas.