Semana clave de Trump para su proteccionismo comercial

Foto AFP

Tendrá reuniones con Pekín para reducir la guerra comercial y con México y Canadá evaluarán el Tlcan

ESTADOS UNIDOS abrió una semana clave para su política comercial encaminándose a aplicar aranceles a nuevos bienes chinos y realizar audiencias para imponer aún más gravámenes a las importaciones.

Al mismo tiempo, funcionarios de Washington y Pekín mantendrán reuniones para reducir la guerra comercial entre las mayores economías mundiales.

También, negociadores de Estados Unidos seguirán sus tratativas con México para “modernizar” el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), que tiene 24 años, y esperan cerrar las gestiones antes de que finalice el 2018.

Las agresivas acciones del presidente Donald Trump contra China y otros socios comerciales están generando una creciente inquietud entre empresarios y granjeros perjudicados por los aranceles de represalia impuestos a Estados Unidos.

Docenas de representantes de la industria expresan sus problemas en la primera de seis jornadas de audiencias públicas sobre una nueva andanada de aranceles en la que Trump pretende aplicar una tasa de 25% a bienes chinos importados por valor de 200.000 millones de dólares.

Las más diversas asociaciones de la industria y la producción agrícola demandan a la oficina del Representante Comercial de Estados Unidos que reconsidere la imposición de aranceles que podrían entrar a regir ya el mes que viene.

La propuesta arancelaria "expande dramáticamente el daño a los consumidores, trabajadores, empresarios y a la industria" de Estados Unidos, dijo en una nota la poderosa Cámara de Comercio.

Trump insiste con que su política comercial apunta a que China deje de aplicar prácticas que considera desleales y que incluyen el robo de tecnología.

Desde el jueves Estados Unidos aplicará aranceles a productos chinos complementando una primera ronda de sanciones que totalizará productos por 50.000 millones. China dijo que inmediatamente replicará con medidas idénticas contra productos estadounidenses.

Aún está pendiente la amenaza de Trump de gravar con 25% los autos importados para defender a la producción doméstica.

Entre tanto, una encuesta entre economistas de empresas mostró que la mayoría de ellas está preocupada por el "desfavorable" impacto de la política comercial en la economía de Estados Unidos. 

El gobierno ya anunció la asignación de 12.000 millones de dólares para ayudar a granjeros perjudicados por la guerra comercial, pues los productos agrícolas son un blanco fácil para China y otros países.

El miércoles funcionarios de China y Estados Unidos abrirán en Washington una reunión de dos días para discutir la pelea comercial.

Modernización del Tlcan

Los esfuerzos para revisar el Tlcan, iniciados hace un año, parecen ser algo esperanzadores luego de que el Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijera que espera los primeros resultados para los próximos días.

El principal negociador de México, su ministro de Economía Ildefonso Guajardo, dijo que un entendimiento con Estados Unidos podría ser alcanzado a mediados de esta semana tras lo cual, Canadá se sumará a las negociaciones.

"Faltan todavía algunos temas que deben ser acordados", entre ellos el pedido de Estados Unidos de detener el Tlcan cada cinco años para actualizarlo, dijo Guajardo el viernes