Hay que fortalecer el acceso a la educación superior

Foto cortesía

EL censo poblacional muestra otra realidad demográfica del país y es que así como Colombia va en la ruta del envejecimiento, hay departamentos de la periferia donde la población joven es numerosa y las tasas de natalidad son altas. En dichas regiones se requieren de instituciones educativas de calidad y facilidades para que los jóvenes ingresen a la educación superior.

Departamentos como La Guajira, Guaviare, Casanare, Putumayo, Caquetá, Arauca y Chocó tiene una población joven que requiere ser formada y profesionalizada para promover el desarrollo de la región, el aumento de la productividad, la creación de empresas y en general promover el desarrollo económico. A continuación algunos casos

La Guajira

El departamento de La Guajira ocupó en el año 2018 el puesto 30 entre los 33 departamentos en los resultados de las pruebas Saber 2018. La situación refleja que los niveles académicos requieren de un refuerzo y fortalecimiento para mejorar el capital humano que va a trabajar por el desarrollo académico del departamento.

Adicional, La Guajira no tiene ninguna universidad acreditada de alta calidad. Según cifras del censo poblacional 2018, el departamento tiene cerca de un millón de habitantes. Su capital Riohacha tiene cerca de 300.000 habitantes y la segunda ciudad Maicao supera los 150.000 habitantes, pero ninguna cuenta con universidades acreditadas en calidad.

8.900 guajiros se gradúan en promedio cada año, de ellos casi 600 obtiene más de 310 puntos, los que los hace elegibles a distintos programas de apoyo. Sin embargo, la mayoría de ellos no tienen acceso a la educación superior, por eso se hace necesario aunar esfuerzos para fortalecer el capital humano del departamento en áreas como ciencia, tecnología e investigación.

Casanare

El departamento del Casanare ocupó el décimo puesto entre los 32 departamentos en la prueba Saber 11 del año 2018.  Eso demuestra que la región ha hecho esfuerzos por mejorar la calidad de la educación básica y en especial es notoria la mejoría en la educación pública. Sin embargo, los bachilleres casanareños tienen dificultades para ingresar a universidades acreditadas de alta calidad. Aspecto que afecta el desarrollo del capital humano para ciencia, tecnología en investigación en la región.

Según cifras del censo poblacional 2018, el departamento se acerca a los 400.000 habitantes Su capital Yopal tiene cerca de 200.000 habitantes. En promedio cada año 5.900 casanareños terminan el colegios, para 2018 136 jóvenes de Casanare obtuvieron más de 350 puntos en la prueba Sabe, y a pesar de tener los mejores resultados, no pueden ingresar a instituciones educativas de calidad, por eso se requiere de una estrategia para fortalecer el talento humano de la región y facilitar el retorno para el desarrollo de proyectos asociados en ciencia y tecnología.

El asunto no es solo de calidad, también es de acceso a la educación superior, el reto requiere de una estrategia para fortalecer el capital humano. Situación más crítica viven departamentos como Guaviare, Caquetá, Putumayo o Arauca. Por eso, las gobernaciones y las entidades territoriales deben unir esfuerzos para promover la formación de talento humano en sus regiones. Es el camino para el progreso, el cierre de brechas sociales y económicas.

*Especialista en Educación @hurtadobeltran  mario.hurtado@hotmail .com

* La opinión del autor no refleja necesariamente la posición del medio y es responsabilidad exclusiva suya.