487 fallecidos en los últimos dos meses a manos del régimen sirio

Anadolu

La Red de Derechos Humanos Siria (SNHR) informó este lunes que 487 civiles murieron y otros 495 resultaron heridos debido a los ataques llevados a cabo por el régimen sirio y sus partidarios en la denominada Zona de Reducción de la Tensión en Idlib, entre el 26 de abril y el 23 de junio.

El informe de la SNHR indicó que los responsables por los ataques en Idlib no solo eran los miembros del régimen de Bashar al-Assad, también sus partidarios rusos y grupos terroristas extranjeros respaldados por Irán.

El informe de la red detalló que entre las víctimas se encuentran 118 menores y 92 mujeres.

El informe señala que 495 civiles, la mayoría mujeres y niños, resultaron heridos durante ese período.

El régimen de Al-Assad y sus partidarios llevaron a cabo ataques aéreos y terrestres en varios asentamientos en el costado sur de Idlib, el campo norte de la provincia de Hama, y las zonas rurales de Latakia entre el 26 de abril y el 23 de junio. Según la SNHR, la mayor parte de los ataques fueron realizados en zonas con asentamientos civiles.

El régimen detuvo a más de 478 mil personas desde inicios del 2019

La Red de Derechos Humanos Siria (SNHR), también afirmó este lunes que el régimen capturó a más de 478.000 personas desde el comienzo del año.

La red afirmó que de los detenidos, 764 están desaparecidos. Además, muchos de los capturados fueron llevados a la fuerza en violación al debido proceso.

La mayoría de las detenciones por parte del régimen sirio ocurrieron en las provincias capitales de Damasco y Alepo.

La situación en la zona de reducción de tensión de Idlib

La provincia de Idlib, al noroeste del país, ha sido un bastión de la oposición al régimen desde el comienzo de la guerra civil.

Actualmente el centro de la ciudad de Idlib ha alcanzado 4 millones de personas debido al desplazamiento interno y está bajo el control de la oposición desde marzo de 2015.

Idlib se ha convertido en el objetivo de ataques del régimen más intenso en la región.

En los diálogos de Astaná del 4 y 5 de mayo de 2017, Turquía, Rusia e Irán declararon que Idlib y sus alrededores serían una "zona de reducción de tensión".

Turquía y Rusia habían llegado a un acuerdo adicional contra los ataques de las fuerzas del régimen firmado en Sochi el 17 de septiembre de 2018. Sin embargo, el régimen continúa sus agresiones militares a pesar del acuerdo.