Se desaceleran contagios pero no la angustia en Italia

Foto Agence France Presse

Italia constata desde hace tres días una aparente desaceleración de los contagios de coronavirus, pero la angustia persiste: el norte, donde inició el brote, teme que las cifras oficiales estén subestimadas, mientras en el sur hay miedo a una "explosión" de casos.

En algunos municipios del norte, como en el pueblo de Nembro, cerca de Bérgamo, el balance de muertos en tres meses era de 158, casi cinco veces el promedio anual de 35.

Una tendencia que se repite en otros municipios de esa próspera región, donde se registran seis veces más muertes que en los años precedentes.

"Los datos no son agradables. Registramos otros 2.500 casos de contagio, más que en los días anteriores", reconoció preocupado Attilio Fontana, presidente de la región Lombardía, durante el encuentro diario con la prensa.

"Nos damos otros dos a tres días para analizar los datos y entender si las medidas adoptadas han sido eficaces. Esperamos que comiencen a disminuir", añadió.

El alcalde de Brescia, Emilio del Bono, al mando de otra de las ciudades más golpeadas, confesó la víspera que teme que el número de los contagios sea mucho más alto de lo que resulta oficialmente.

"Hay personas enfermas en sus hogares y no sabemos cómo están", advirtió.

En Bérgamo, otra ciudad mártir, conmovió la imagen de los convoyes militares que a diario atraviesan la ciudad para transportar cadáveres a otras regiones donde puedan ser incinerados debido a que el cementerio no tiene capacidad, como constató un fotógrafo de la AFP.

Por otro lado, la pandemia de coronavirus superó los 4.000 muertos en España, donde las autoridades esperan estar acercándose poco a poco al máximo de casos, en un país con muchos hospitales desbordados por la afluencia de pacientes.

 

OMS ve esperanza

Asimismo, el director de la filial Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que hay "señales alentadoras" de desaceleración de la pandemia de coronavirus en el continente, a pesar de que la situación sigue siendo grave.

"A pesar de que la situación continúa siendo preocupante, comenzamos a ver señales alentadoras", afirmó Hans Kluge en una conferencia de prensa online.

Italia, el país más afectado actualmente por el COVID-19, "acaba de conocer una tasa de aumento levemente inferior, a pesar de que sea aún demasiado pronto para decir que la pandemia alcanzó su apogeo en ese país", agregó.

OMS Europa, que incluye 53 países tan diferentes como Rusia o Andorra, cuenta más de 220.000 casos oficiales y 11.987 muertos relacionados con el virus, según cifras de esta organización.

Un 60% de los casos y 70% de los decesos provienen de la región, señaló Kluge.

El responsable también se congratuló de las "medidas sin precedentes para ralentizar e interrumpir la transmisión del COVID-19 (que) nos hacen ganar tiempo y reducen la presión sobre nos sistemas sanitarios".

De igual manera, China negará la entrada a la mayoría de extranjeros, incluidos aquellos que ya tengan visado o permiso de residencia, para cortar cualquier rebrote del coronavirus, informó el ministerio de Relaciones Exteriores.

El gigante asiático, de donde surgió el COVID-19 en diciembre, reducirá igualmente de forma drástica la llegada de vuelos internacionales.

"La suspensión es una medida temporal que China se ve obligada a tomar ante la situación de rebrote" informó el ministerio en un comunicado, en el que detalló que la medida entrará en vigor la medianoche del sábado.