Congelar pago de impuestos hasta final de año: empresarios

Foto archivo El Nuevo Siglo

Aplazar el pago de las obligaciones fiscales hasta el final de año, pidió un sector de los empresarios ante la actual coyuntura económica que soporta el país por el impacto del Covid 19 y la entrada en cuarentena.

Esta medida, entre algunas más, servirán de acuerdo al empresariado para preservar el empleo de los colombianos. En cartas dirigidas al presidente Iván Duque, el sector turístico nacional representado por gremios como Anato, Cotelco, Acoltex, Asobares, Acodrés, Fedec, Aditt, Acolap, Iata, entre otros, señalan que “desde la campaña presidencial que lo condujo a la primera magistratura, usted manifestó la importancia de facilitar el trabajo del sector privado y racionalizar los costos de su operación. Fue usted el único candidato que propuso disminuir impuestos y cargas tributarias al empresariado con el fin de dinamizar la economía y el empleo. Esas promesas se vieron materializadas inicialmente en la ley 1943 de 2018 y, posteriormente, en la ley 2010 de 2019. Dan ellas fe de su confianza en la iniciativa privada para generar empleo y desarrollo”.

Indican los gremios que, teniendo en cuenta esto, “acudimos a usted para manifestar la necesidad de profundizar en el alcance de medidas ya tomadas por su Gobierno, que no logran mitigar el impacto de la crisis que enfrentan nuestras empresas, la mayoría de ellas familiares, micro, pequeñas y medianas”.

 

Sin caja

El sector del turismo le propone al Mandatario el “aplazamiento de las obligaciones fiscales para llevarlas hacia el final del año. Si bien, el Decreto 401 que ajustó el calendario tributario, aplazó el pago del impuesto de renta, la nueva fecha no consulta la realidad de nuestro sector, que en los meses de junio y julio apenas estarían volviendo a la normalidad (que es lo que quisiéramos creer) sin la disponibilidad de caja suficiente para asumir la segunda cuota de este impuesto. Este pago debería trasladarse entonces al mes de septiembre y el correspondiente al mes de agosto, para el mes de noviembre”.

Señalan que “así como los empresarios no tendrán liquidez para atender las obligaciones fiscales de la nación, tampoco podrán hacer frente a los pagos de los impuestos locales como ICA, predial y valorización. Por tanto, Señor Presidente, le solicitamos que también el pago de estos impuestos se aplace para el segundo semestre, a partir del mes de agosto”.

 

Créditos

También solicitan los gremios que “por disposición del Gobierno los bancos congelen el pago de créditos e intereses por seis meses, a partir de los cuales se reanuden los pagos sin que esto implique una refinanciación ni cobro de intereses de mora y sin que la suspensión implique el reporte a centrales de riesgo”.

Solicitan, asimismo, que se les permita suspender los contratos de trabajo de muchas empresas que no pueden pagar los salarios, pero que el Gobierno otorgue un subsidio de desempleo a aquellos empleados que van a quedar cesantes.

Asimismo, indican que el Gobierno les ayuda en la congelación de los arriendos. Aseguran que “según el observatorio económico realizado hace una semana, gran parte de los afiliados a nuestros gremios pagan arriendos comerciales y, ante la suspensión ordenada de actividades de bares y restaurantes su productividad es cero, lo que les deja en una situación de imposibilidad de pago; no es que no quieran, es que no pueden pagarlos en todo el territorio nacional”.

 

La infraestructura

Por otra parte, el sector de la infraestructura también le solicitó al Gobierno aplazar el pago de los impuestos. El presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), Juan Martín Caicedo Ferrer, dice que el impacto de la emergencia sanitaria “afectará en manera grave el flujo de caja y especialmente la liquidez de nuestras empresas. Es por ello que, hemos informado al señor Presidente de la República y a la señora Ministra de Transporte, sobre el alcance de nuestras preocupaciones y el diagnóstico de las afectaciones para el sector de la infraestructura, sugiriendo al Gobierno, a la vez, una serie de medidas que pueden mitigar la situación actual”.

Entre las solicitudes están, “el aplazamiento de las obligaciones tributarias de las compañías, de sus obligaciones financieras con el sector bancario e incluso, de la flexibilización o suspensión temporal de los pagos al sistema de seguridad social”.

Sostiene el dirigente gremial que “de cara a las entidades contratantes, estamos solicitando el pago urgente de las facturas ya radicadas y próximas a radicar, que cuenten con las aprobaciones contractualmente requeridas, con el fin de dar liquidez a las empresas y de esta forma, a toda la cadena de abastecimiento”.

Asegura la CCI que “en su momento, superadas las actuales circunstancias de suspensión de los contratos, el gremio socializará los fundamentos conceptuales que permitan a las entidades contratantes el reconocimiento, no solo de los nuevos plazos contractuales de ejecución, sino de aquellos rubros que garanticen el equilibrio económico de los contratos”.

Manifiesta Caicedo Ferrer que, “esta coyuntura se convierte en una oportunidad para que los empresarios de la infraestructura apoyen a los empleados y colaboradores que, en forma decidida, han impulsado con su trabajo el destacado aporte del sector de las obras civiles a nuestra economía. Es el momento entonces de proteger, aún a costa de un mejor resultado económico de las empresas, a estos trabajadores, subcontratistas y proveedores que, por la situación actual, también están en riesgo de supervivencia”.