Dimite hombre clave de Bolsonaro tras escándalos

Anadolu

El presidente brasileño Jair Bolsonaro ha apartado de su cargo este lunes al ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Gustavo Bebianno, quien fuera presidente de su partido (Partido Social Liberal – PSL) y coordinador de la campaña electoral del 2018.

Bebianno es el primer ministro del Gobierno de Bolsonaro en dejar su cargo, en medio de una arrastrada crisis política que involucra las candidaturas falsas del PSL y una pelea con uno de los tres hijos del presidente, el concejal de Río de Janeiro Carlos Bolsonaro.

Todo empezó cuando salió a la luz una investigación la última semana reveló que Bebianno desvió dinero público para candidaturas falsas de diputados del PSL durante las elecciones generales de 2018 —de políticos que no hicieron campaña y no recibieron ni un solo voto—. Quizás con temor de que las sospechas llegaran hasta el presidente, Carlos Bolsonaro acusó directamente a Bebianno de ser un “mentiroso” en mensajes en las redes sociales. Y el propio presidente compartió esos mensajes.

Fue suficiente para instaurar la primera gran crisis interna en el Gobierno del ultraderechista, ya que tanto Carlos como sus dos hermanos, el diputado Eduardo Bolsonaro y el senador Flavio Bolsonaro, empezaron a presionar a otros miembros del Gobierno en una especie de lobby para articular la salida de Bebianno de la gestión. Mientras tanto, otros ministros, entre ellos nombres importantes del Gobierno, como el ministro de Economía, Paulo Guedes, además de todo el eje militar de la administración, salieron a la defensa del compañero.

Después de días en los que Bolsonaro ha evitado a toda costa reuniones con Bebianno —su hijo incluso publicó un audio en el que se escuchaba al presidente dar largas para no quedar con el ministro—, el portavoz de la presidencia, Otavio Rêgo Barros, ha anunciado este lunes que la salida de Bebianno era una “decisión de fuero íntimo” de Bolsonaro.

Minutos después, el presidente publicaba un video en las redes en el que afirmaba que “diferentes puntos de vista, sobre cuestiones relevantes trajeron la necesidad de una reevaluación” del Gobierno, añadiendo que pudo haber “incomprensiones y cuestiones mal entendidas de parte y parte” y deseó suerte a su antiguo aliado.

Bebianno, que todavía no ha hecho ninguna declaración pública tras su dimisión, era un hombre clave en el Gobierno. Además de haber tenido un papel esencial en la elección de Bolsonaro, era su principal negociador en el Congreso y la apuesta para que el presidente lograra aprobar en las Cámaras reformas importantes, como la de la Seguridad Social.

Desde que el presidente señaló, hace pocos días, que pensaba destituir a Bebianno, el entonces ministro, consciente de su poder e influencia política en Brasilia, empezó a hacer amenazas. En una entrevista en televisión, dijo que no iba a pedir dimisión y añadió: “Si caigo, no caeré solo”. Queda por ver en qué consiste esa amenaza y si la cumplirá.

Todavía no se sabe quién sustituirá a Bebianno, pero todo indica que será el general Floriano Peixoto Vieira Neto. De ser así, Neto será el octavo militar en ocupar uno de los ministerios de Bolsonaro.