Off the record

Foto cortesía

Paso clave en consulta popular

Poco eco tuvo un hecho clave que se concretó en el arranque de este año. Unos días antes de que terminara 2019 el Gobierno modificó la estructura del Ministerio del Interior para fortalecer el proceso de consulta previa. Por lo tanto, a partir del 1 de enero se transformó la dirección de Consulta Previa en una dependencia autónoma, denominada Dirección de la Autoridad Nacional de Consulta Previa, con el fin de tener independencia administrativa y financiera. Según dicha cartera, lo que pretende este decreto es modificar la planta de personal del Ministerio del Interior para crear los empleos que demande el desarrollo del proceso de consulta previa a cargo de la Dirección. Para este fin, la Dirección General del Presupuesto Público Nacional del Ministerio de Hacienda emitió un concepto favorable de viabilidad presupuestal para llevar a cabo esta modificación. Para algunos analistas, este es un paso clave en el largo proceso del Gobierno por superar el cuello de botella en que se convirtieron las consultas previas a comunidades étnicas para avanzar en muchos temas políticos, económicos, sociales, ambientales y de otra índole.

 

Gabinetes más exigentes

 

Para nadie es un secreto que las calidades académicas de la mayoría del nuevo gabinete de la alcaldesa bogotana Claudia López han recibido muy buenos comentarios, al punto que se han puesto de ejemplo frente a lo que pasa en otras alcaldías capitales y gobernaciones en donde las cuotas políticas priman de forma abierta. Precisamente por lo mismo un parlamentario de la Alianza Verde le dijo a un periodista de EL NUEVO SIGLO que “… en Colombia es necesario reformar los estándares de contratación de altos cargos… Hay muchos cargos que requieren un alto nivel de experticia académica y laboral, pero que a la hora de revisar los requisitos que se necesitan para los posibles designados se van por lo bajo, por exigir lo mínimo”. Sostuvo que debería legislarse para subir los estándares de esos requisitos, exigiendo no solo pregrados y experiencia laboral relacionada, sino como mínimo especializaciones y posgrados, sin que nada de ello pueda ser “alegado como una violación al principio de igualdad”.

 

Uribistas en la banca

 

En algunas gobernaciones y alcaldías en que hubo ofrecimientos a varios dirigentes del uribismo con miras a que entraran a los respectivos gabinetes, los mandatarios locales recibieron un “no gracias” como respuesta. En varios casos se evidenció que los dirigentes están esperanzados en que el gobierno Duque los termine nombrando este año, sobre todo después de agosto, cuando cumpla la mitad de su periodo. No es la primera vez que se habla de que Duque movería en agosto algunas fichas en altos cargos para dar cabida a una serie de nombres que, como se dice popularmente, “quedaron en la banca” al comienzo de su mandato pero aspiran a ser titulares en el “segundo tiempo”. Amanecerá y veremos.

 

Se van o…

 

Un activista de derechos humanos en Nariño fue interrogado por algunos periodistas en torno a si veía alguna forma de frenar el asesinato de los líderes sociales en ese departamento. La respuesta no pudo ser más lacónica y lapidaria: “Sí, claro: todos los líderes deben abandonar sus causas sociales, a sus familias, sus trabajos e irse al otro extremo del país, con nuevas identidades… No hay de otra porque el Estado ya no impera en la mayoría del territorio de Nariño, sino que mandan los criminales y los grupos armados de toda laya”. Pidiendo la reserva de su nombre “porque la situación no está para dar papaya”, el mismo activista dijo que “… los líderes sociales saben que los pueden matar pero no van a dejar abandonadas a sus comunidades ni a los suyos pese a ese alto riesgo… Eso explica por qué no hacen caso a las primeras amenazas que los conminan a salir de las veredas y corregimientos so pena de ser asesinados”.